Inteligencia Artificial III Congreso de Inteligencia Artificial

El Gobierno atribuye a las CCAA los problemas en la gestión de Radar Covid

Laura Flores, Nuria Oliver, Senén Barro, Xabi Uribe-Etxebarria y Manuel Palomar fueron los ponentes de la primera mesa, moderada por Adrián Ballester EL INDEPENDIENTE

La Secretaría de Estado de Digitalización de Inteligencia Artificial (Sedia), que está detrás de Radar Covid, ha afirmado que un «problema» de la app de rastreo de contactos es la gestión que hacen las comunidades autónomas del reparto de códigos a los contagiados. Este es uno de los pasos fundamentales para que la aplicación envíe alertas de exposición a las personas que han compartido tiempo y espacio con un positivo en coronavirus.

Así lo ha reconocido este viernes la subdirectora general de IA y Tecnologías Habilitadoras Digitales de la Sedia, Laura Flores, durante el III Congreso de Inteligencia Artificial de Alicante. Radar Covid comenzó a funcionar a finales de agosto en algunas comunidades autónomas y, desde hace unas semanas, en toda España. Sin embargo, a través de la aplicación se reporta una parte ínfima del número total de casos que se están diagnosticando en el país.

Como otras en Europa, Radar Covid se basa en la tecnología bluetooth. Cuando una persona se la descarga y la activa, su smartphone comienza a emitir códigos cifrados. Esas claves las intercambiará con los usuarios con los que pase más de 15 minutos a menos de dos metros de distancia. Si días después una de estas personas da positivo, las autoridades sanitarias le facilitarán una clave de alerta de 12 dígitos. Cuando el infectado introduzca la clave en la app, todos sus contactos estrechos de los últimos 14 días recibirán una alerta de exposición.

Después de que la Sedia pusiera la plataforma a disposición de las CCAA en agosto, los gobiernos regionales tenían que integrar la app en sus sistemas de salud y decidir cómo facilitar los códigos a los positivos. «La tecnología está disponible y se detecta un alto nivel de contactos. El problema es que esos códigos no se están repartiendo en la cantidad que habíamos esperado. Al no estar repartiéndose, efectivamente la aplicación puede verse mermada», ha dicho Flores.

«Es importantísimo no solo la penetración de la app, que acumula más de cinco millones de descargas, pero que tiene que complementarse con la cesión de códigos por parte de las comunidades autónomas. Todas las CCAA están integradas pero si que seguimos notando que los protocolos sanitarios no están contactando a todos los potenciales usuarios de la app«, ha añadido Flores. Aún así, la subdirectora general de IA de la Sedia ha defendido el funcionamiento de la plataforma: «Se hizo en tiempo récord, se ha mejorado con nuevas versiones, hemos ido ajustando los parámetros, pero al final la clave es que todos los que obtienen un positivo por Covid-19 necesitarían recibir un código».

Por su parte, Nuria Oliver, experta en IA reconocida a nivel mundial, ha insistido en que Radar Covid no es una herramienta principal, sino de «apoyo». «Por eso es tan importante que se insista en los rastreadores manuales y que cuenten con las herramientas digitales necesarias», ha defendido. A su vez, ha descrito una serie de limitaciones que tienen las aplicaciones que se basan en el Bluetooth. El primero de ellos, precisamente, es que el bluetooth no se diseñó para detectar «proximidad». Estas plataformas, además, no conocen «el contexto» de esos contactos estrechos. Es decir, si los usuarios están con o sin mascarillas o separados por una pared. Como ejemplo, Oliver ha señalado el caso de Corona Warn, la app alemana, que sólo necesita que el usuario escaneé el código QR que se facilita en los resultados de los test para enviar las alertas de exposición.

Una «revolución digital» en nuestro sistema de salud

Flores y Oliver han compartido panel con otros expertos, en una sesión del Congreso centrada en los ‘datos y herramientas al servicio de la sanidad, ciencia y tecnología’. Entre ellos, Manuel Palomar, rector de la Universidad de Alicante, que ha afirmado que «nuestro sistema de salud necesita una revolución digital para ser eficaz contra el coronavirus».

Comentar ()