Inteligencia artificial & Ciencia | Investigación | Medio AmbienteOlas de calor

Las muertes por olas de calor aumentarán drásticamente en el próximo medio siglo

Según un estudio en el que ha participado el CSIC, deberían aplicarse medidas para evitar el incremento de la mortalidad estimada

logo
Las muertes por olas de calor aumentarán drásticamente en el próximo medio siglo
Hombre sofocando el calor en una fuente pública

Hombre sofocando el calor en una fuente pública EP

Resumen:

Las muertes por olas de calor aumentarán drásticamente de aquí a 50 años, según un estudio internacional en el que ha participado el CSIC.

Los científicos avisan de que las olas de calor serán cada vez más frecuentes, intensas y duraderas.

En España, se estima que la motalidad por olas de calor aumente un 292%, aunque las zonas más afectadas serán las más próximas al ecuador.

El número de muertes por olas de calor en el próximo medio siglo aumentará drásticamente si la población no logra adaptarse al aumento de las temperaturas que está por venir. Es la principal conclusión a la que ha llegado un estudio internacional formado por científicos de 19 países, entre los que se encuentran científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Las áreas más perjudicadas por el calor serían las regiones más próximas al ecuador; es decir, las zonas más tropicales y subtropicales del planeta, seguidas por Australia, Estados Unidos y Europa. Bajo la coordinación de la Universidad de Monsah de Australia, han tomado datos en 412 ciudades de 20 países y han elaborado un pronóstico que abarca los años comprendidos entre el 2031 y el 2080, basándose en los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), la adaptación y la densidad de población.

Los expertos consideran que estos datos “podrían ayudar en la toma de decisiones para planificar estrategias de adopción y mitigación del cambio climático.”

Variación porcentual de la mortalidad con olas de calor.

Variación porcentual de la mortalidad con olas de calor. CSIC

“Los estudios demuestran que las olas de calor futuras serán más frecuentes, más intensas y durarán mucho más por los efectos del cambio climático. Si no podemos encontrar una manera de mitigar el cambio climático, de reducir los días de ola de calor, y ayudar a las personas a adaptarse a ellas, en el futuro habrá un incremento sustancial de fallecimientos relacionados con estos fenómenos, particularmente en los países más pobres, ubicados alrededor del ecuador”, explica el investigador del CSIC Aurelio Tobías, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua.

En lo que atañe a España, la investigación estima que se producirá un incremento del 292% en las muertes causadas por olas de calor respecto al período comprendido entre los años 1971 y 2010.

Sin embargo, esas cifras podrían verse reducidas si España aplicase medidas de mitigación y limitación de las emisiones de GEI –apunta Tobías-. “Por todo ello, la estrategia de adaptación al cambio climático debería ser un objetivo prioritario para España”, añade el investigador.

En España aumentarán un 292% las muertes por olas de calor, según las estimaciones

Las medidas deben ser tomadas, a juicio de la investigación, por todos los actores poblacionales. En el nivel individual, el estudio señala la importancia de que cada uno sea consciente de la situación e informarse de las opciones disponibles, compartir la información y persuadir al resto. También animan a crear infraestructuras comunitarias que velen por los intereses de las poblaciones y que vigilen a las personas en riesgo.

En el nivel institucional, las medidas que habría que tomar van encaminadas a crear políticas, regulaciones y procedimientos en el terreno medioambiental, poniendo énfasis en la “planificación urbanística, la plantación de árboles en las ciudades, el agua potable y la adecuación de las viviendas a las altas temperaturas”.

Y en cuanto a las políticas públicas, recomiendan mejorar los servicios de atención sanitaria, reducir la pobreza, o la creación de un sistema de alertas de olas de calor, entre otras.

La investigación completa se ha publicado en el último número de la revista PLOS Medicine.