Gente

Joe Biden se ríe de las conspiraciones y Beyoncé anuncia disco: los mejores momentos de la Super Bowl

Para todos aquellos que no son seguidores del fútbol americano lo importante de la velada deportiva son los detalles de cultura pop como la actuación musical, los nuevos tráilers y los famosos que acudieron

Taylor Swift y Travis Kelce después de que los Chiefs se llevaran su segunda Super Bowl consecutiva.

Taylor Swift y Travis Kelce después de que los Chiefs se llevaran su segunda Super Bowl consecutiva. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Este año la Super Bowl parecía tener un especial interés, más allá del deportivo e incluso del musical. Los Chiefs de Kansas se enfrentaban a los 49ers de San Francisco con la oportunidad de ganar su segundo título seguido. El Allegiance Stadium estaba a reventar de fans del fútbol americano, pero también de estrellas de todos los ámbitos de la cultura popular.

Cuando el quarterback Patrick Mahomes consiguió la victoria para los Chiefs, una explosión de colores rojo y amarillo inundó el Allegiant Stadium. Llegó el momento más esperado: Taylor Swift baja de las gradas para fundirse en un abrazo con su novio, el tight end Travis Kelce.

La historia de amor de película que parece sacada de la imaginación de una escritora de fan fiction y que se ha hecho realidad en la noche del 11 de febrero.

Patrick Mahomes levanta la copa Vince Lombardy tras ganar la Super Bowl LVIII en Nevada. EFE/EPA/CAROLINE BREHMAN

Travis Kelce, el novio de Taylor Swift, no se ha quedado sin polémicas. Durante un momento de tensión, el tight end de los Chiefs corrió a su entrenador para gritarle algo y sacudirle. Un gesto que ha sido muy criticado por los seguidores del deporte, pero Andy Reid, técnico del equipo, le ha restado importancia. El jugador no ha querido desvelar qué fue lo que le gritó a su líder, y este le ha restado importancia: "Puso a prueba mi cadera. Me pilló por sorpresa, le hubiera respondido normal pero no estaba bien apoyado".

Joe Biden responde con humor a las conspiraciones

Por suerte para la política estadounidense, Taylor Swift no hizo discursos ni pronunció proclamas políticas. Acallaba así los rumores de que su relación con Travis Kelce era una estrategia de campaña de Joe Biden, o de que la Super Bowl estaba comprada para los Chiefs desde el principio.

Ciertos sectores de los republicanos estadounidenses acusaban a la cantante de ser una agente del pentágono. De utilizar su poder mediático para ayudar a la victoria del actual presidente en las próximas elecciones. Pero Joe Biden se ha tomado a risa las teorías conspiratorias que situaban a Taylor Swift como parte de la campaña presidencial.

La cuenta oficial del líder demócrata ha publicado: "Justo como lo organizamos". Junto al texto, una foto del POTUS con los ojos de láseres rojos, un sorprendente meme que viene directo de la Casa Blanca.

Taylor Swift y Travis Kelce se funden en un abrazo después de que los Chiefs se llevaran su segunda Super Bowl consecutiva.
Taylor Swift y Travis Kelce se funden en un abrazo después de que los Chiefs se llevaran su segunda Super Bowl consecutiva. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Sin embargo, con esta nueva aparición pública, Taylor Swift aún se ha llevado críticas. Da igual que esté ahí para apoyar a su novio como hacen las tradicionales WAGs (wife and girfriends). No consigue silenciar las incesantes voces que critican absolutamente todo lo que hace, acusando a la cantante de tener ansias de protagonismo o ganas de chupar cámara.

Las casi 12 horas de vuelo para llegar desde su último concierto en Tokio (el sábado) hasta la costa este de Estados Unidos no impidieron que estuviera fresca. O que hiciera guiños a su próximo álbum, The Tortured Poets Department, que sale el próximo 19 de abril. Son detalles casi imperceptibles al público general pero que sus fans no se pierden. Véase la trenza en el pelo, que no ha dejado de llevar en los últimos meses y que ya está confirmada como una pequeña pista del nuevo disco.

Beyoncé anuncia nuevo álbum

Pero hay otra diva del pop que se ha hecho hueco para anunciar que el podio musical de 2024 no estará solo ocupado por Taylor Swift. Beyoncé, que también estaba en el estadio con Jay Z y sus hijas Blue Ivy y Rumi, ha dado a conocer que tiene nuevo álbum a la vuelta de la esquina. Lo dejaba caer en el anuncio que ha protagonizado de una conocida compañía de teléfono e inmediatamente después aparecía una nueva publicación en las redes sociales de la cantante.

Se llama Act II, ya que Renaissance (que se publicó en 2022) siempre había sido considerado como una primera parte. Y se publicará el próximo 29 de marzo, pero para los que no pueden esperar ya hay dos sencillos disponibles, titulados 16 carriages y Texas Hold 'Em.

Con estos dos temas se aleja de la música disco que había reinado en la primera parte de Renaissance. Ambas canciones tienen un aire más country y soul que recuerda a Lemonade, uno de los álbumes más aclamados de Beyoncé.

Desde el estadio, millones de personas aplaudieron el anuncio. Entre ellos, las estrellas presentes como Justin Bieber y su mujer, Hailey o Blake Lively, Lana del Rey, Miles Teller y Ice Spice acompañando a Taylor Swift.

Pero también otras estrellas de la música como Paul McCartney, Shania Twain, Lady Gaga, Lizzo, Gwen Stefani y Blake Shelton o Ciara. Y por supuesto, actores como Jeff Goldblum Leonardo DiCaprio con Tobey Maguire y Lukas Haas o Paul Rudd. Y no han faltado algunas de las Kardashian. Estuvieron presentes Kim y Khloé, además de Kendall Jenner.

Usher actuó en el medio tiempo

Por primera vez en la historia reciente, otro artista que no es el que actúa en el medio tiempo se ha llevado el protagonismo. En este caso ha hecho falta dos de las mayores estrellas de la industria musical: una anunciando álbum y la otra viviendo la historia de amor que tiene enamorada a toda la sociedad americana.

Usher con H.E.R. en el medio tiempo de la Super Bowl.
Usher con H.E.R. en el medio tiempo de la Super Bowl. EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Inevitablemente, Usher, que ha sido el artista que ha puesto la nota musical al partido, ha sido desplazado a un segundo plano. El cantante de 45 años cumple 30 de carrera este 2024, por lo que su participación en la Super Bowl era toda una declaración de intenciones. Sin embargo, las circunstancias le han dejado en una posición poco favorecida, en donde su actuación ha quedado desmerecida.

Aunque en España, quizás, su música no suene tanto, en Estados Unidos es uno de esos artistas que han marcado a una generación. De hecho, temas como Yeah, Love in this Club o U Got It Bad han sonado en discotecas de todo el mundo.

Alicia Keys fue otra de las artistas invitadas en el show de medio tiempo de Usher en la Super Bowl.
Alicia Keys fue otra de las artistas invitadas en el show de medio tiempo de Usher en la Super Bowl. PA Wire/dpa

La actuación de Usher, pese a generar menos expectación, ha sido todo un éxito. El artista ha invitado al escenario a otros intérpretes como Alicia Keys, H.E.R o Ludacris, con quienes ha colaborado en el pasado. Se ha cambiado de look en varias ocasiones y ha montado toda una fiesta sobre el césped, con cientos de bailarines y acróbatas ofreciendo un espectáculo 360.

Una de las sorpresas ha sido verle actuando sobre unos patines, demostrando que además de bailar y cantar Usher tiene otros talentos. También ha sido muy comentado el emotivo mensaje que le ha mandado a su madre, diciendo "Mamá, lo hemos conseguido. Esto va para ti".

El esperado tráiler de Wicked

Más allá de la música, el cine también ha tenido su huequito en la noche más importante del deporte en Estados Unidos. En cada ocasión se cuela un tráiler de una de las películas más esperadas del séptimo arte: el año pasado fue Flash, con Maribel Verdú, y en 2024 ha sido Wicked.

La nueva versión del clásico musical El mago de Oz, basado en la novela Memorias de una bruja mala, de Gregory Maguire, con música de Stephen Schwartz y libreto de Winnie Holzman. Se trata de uno de los grandes éxitos atemporales de Broadway, en el cuarto puesto de los títulos que más tiempo permanecieron en cartelera.

Wicked supone la vuelta de Ariana Grande a la actuación y comparte protagonismo con Cynthia Erivo. La película es también el escenario en el que la cantante se ha enamorado de su nueva pareja, Ethan Slater. El filme empezó a rodarse en diciembre de 2022 en Londres y espera ver la luz el próximo 27 de noviembre. Será solo la primera parte, para 2025 habrá una segunda.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar