«Me siento genial». Desde el balcón de la Casa Blanca, Donald Trump, sin mascarilla, ha retomado su campaña electoral ante unos 2.000 invitados, muchos de ellos con la emblemática gorra roja de la campaña de 2016 con el lema «Make America Great Again«. Con un discurso de 15 minutos, Trump ha vuelto.

Su mensaje ha aludido a sus rivales, izquierdistas peligrosos, socialistas o comunistas, y ha presumido de su buen hacer con la comunidad afroamericana y latina. Ha asegurado que está recuperado y horas antes dijo que ya ha dejado de tomar medicación. Todo desde la Casa Blanca, la residencia presidencial que no tiene rubor en emplear como escenario de sus mítines electorales.

El presidente Trump sabe que necesita el apoyo de afroamericanos y latinos para lograr la reelección así que se ha lanzado a seducirlos sin rubor. «Daremos más oportunidades a negros y latinos». Y les ha dicho que no se dejen engañar por los radicales de izquierdas, en alusión a los demócratas, liderados por el ex vicepresidente Joe Biden y la senadora Kamala Harris.

«Hemos logrado la menor tasa de desempleo entre afroamericanos y latinos de la Historia», ha asegurado Trump. «He hecho más por la comunidad negra que ningún otro presidente con la excepción de Abraham Lincoln», ha dicho.

Donald Trump y su esposa Melania anunciaron que habían dado positivo en coronavirus el viernes 2 de octubre. Era la gran sorpresa de octubre, ese acontecimiento inesperado que puede cambiar la elección. En el acto en el que Trump presentó a su designada para el Supremo, la juez Amy Coney Barrett, se contagió más de una decena de asesores y funcionarios de la Casa Blanca.

Ese primer fin de semana Trump fue trasladado al hospital, desde donde los informes médicos fueron confusos. En todo momento los informes oficiales apuntaban que el presidente había encarado el virus con fortaleza. De hecho, se desplazó a pie al helicóptero que le llevó al centro hospitalario.

En menos de una semana ha recibido el alta médica. Ha recibido un tratamiento experimental con anticuerpos. Trump, que cumplió 74 años el 14 de junio, ha tenido fiebre y cierta fatiga. Sin embargo, parece haber superado la enfermedad sin graves consecuencias. Su médico ha dicho que ya no transmite la enfermedad.

Es la elección más importante de nuestro país. Acudid a votar»

donald trump

En su intervención ha elogiado a su vicepresidente, Mike Pence, quien a su juicio tuvo una estupenda intervención en el debate del pasado 7 de octubre frente a Kamala Harris.

Después de un primer cara a cara desastroso entre el presidente y el candidato demócrata, Joe Biden, está suspendido el segundo debate, ya que Trump se ha negado a realizarlo de forma virtual para evitar posibilidad de contagios.

«Es la elección más importante de nuestro país. Acudid a votar. Os amo», ha concluido el presidente, que irá a dar su siguiente mitin a Florida, uno de los estados cruciales para ganar la Casa Blanca.

«We love you, we love you«, coreaban los invitados desde los jardines de la Casa Blanca.

En las encuestas, el demócrata Joe Biden sigue yendo por delante, a 11 puntos. Sin embargo, lo relevante será si consigue los llamados swing states, donde la batalla aún está abierta, si bien se inclina ligeramente hacia Biden.

La sombra de 2016 cuando apenas una encuesta predijo la victoria de Trump hace desconfiar de los sondeos.