El temor a más protestas en las vísperas de la toma de posesión del líder demócrata Joe Biden aumenta a medida que nos acercaos a esa fecha, el 20 de enero. El FBI ha advertido del riesgo «protestas armadas» no solo en Washington, sino todos los Capitolios de los 50 estados americanos.

«El FBI recibió información sobre un grupo armado identificado que planea viajar a Washington DC el 16 de enero. Han advertido que si el Congreso intenta destituir al presidente invocando la enmienda 25 de la Constitución ocurrirá ‘un alzamiento gigantesco'», según un comunicado de la Oficina Federal de Investigaciones, que ha difundido la cadena de televisión ABC.

De acuerdo con esta información de la cadena estadounidense ABC, el FBI tiene datos de los planes de este «grupo armado identificado» que pretendía asaltar oficinas gubernamentales en todos los estados cuando Biden jure como presidente. Además, su objetivo sería asaltar las sedes del gobierno federal, estatal o local en los estados.

15.000 efectivos en Washington DC

Dados los fallos en seguridad que facilitaron el asalto al Capitolio, el FBI demanda que se refuercen la protección de las sedes del gobierno federal en Washington y otras capitales de EEUU. Desde entonces se han registrado tres dimisiones en el gobierno de Trump, el último el titular de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

A petición de la alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, el presidente Donald Trump ha declarado que existe una emergencia en el distrito de Columbia. Ha ordenado que los efectivos federales colaboren con los de Columbia para garantizar la seguridad en la toma de posesión de Biden», señala un comunicado de la Casa Blanca.

Unos 15.000 efectivos se desplegarán en Washington DC para proteger este solemne acto. Son unos 10.000 miembros de la Guardia Nacional que se suman a los 6.000 ya desplegados en Washington DC después del asalto al Capitolio. Se está estudiando si se permite a la Guardia Nacional llevar armas o no, según una información de The Washington Post.

El pasado miércoles 6 de enero Trump convocó a sus seguidores en las inmediaciones del Capitolio, donde el Congreso se reunía para avalar el voto del Colegio Electoral. Trump instó a sus leales a que fueran al Capitolio a impedir la confirmación. Así hicieron.

Irrumpieron en el Capitolio y forzaron a refugiarse a los congresistas. Horas más tarde, el Congreso confirmaron a Joe Biden como presidente electo por 306 votos electorales frente a los 232 obtenidos por Trump.

Indignación por el segundo ‘impeachment’

Los hooligans de Trump se preparan en caso de que se aplique la enmienda 25, que permite la destitución del presidente por incapacidad. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ha dado un ultimátum al vicepresidente, Mike Pence, para que promueva la destitución de Trump junto al gabinete.

De no ser así, el segundo impeachment (juicio político) a Trump seguirá su curso. Este lunes los demócratas de la Cámara de Representantes han presentado la argumentación en la que basan su propuesta de juicio político. Acusan al presidente de «incitación a la insurrección».

A partir de este miércoles, los demócratas promoverán el voto en la Cámara de Representantes del segundo impeachment a Trump. Será el primer presidente de EEUU al que han planteado dos juicios políticos.

Es improbable que pueda votarse en el Senado antes de la investidura de Joe Biden, de modo que se haría después. En caso de que el Senado apruebe este juicio político, Trump no podría volver a presentarse en 2024.