América Latina | Internacional

Miles de cubanos salen a las calles al grito de "abajo la dictadura" y "libertad"

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, amenaza con "combatir" a aquellos que planten cara al régimen

Varios cubanos exhiben su descontento en La Habana

Varias personas se manifiestan contra el gobierno cubano en La Habana. EFE

Los cubanos están hartos. Han entonado su «basta ya» este domingo 11 de julio en una oleada de protestas insólita en la isla desde los años 90. Miles de cubanos salieron a las calles de distintas ciudades desde San Antonio de los Baños, en Artemisa, a Palma Soriano, en Santiago de Cuba, y también en La Habana.

«Abajo la dictadura», «libertad», «patria y vida», «queremos vacuna», «Díaz Canel singao» gritaban los que han salido a clamar su ira contra un régimen que les ha condenado a la pobreza, al silencio y al abandono. Y así llevan más de 60 años.

La pandemia ha agudizado la grave crisis que vive la isla caribeña. Cada día se registran nuevos récords de contagios y de fallecimientos. El epicentro de la pandemia se sitúa en Matanzas, donde se registran la mitad de los positivos. Cuba presume de vacunas propias, Soberana y ahora Abadalá, pero en realidad ni se está vacunando a buen ritmo ni se ponen medidas para combatir la crisis. El régimen ha reconocido la gravedad de la situación, pero rechaza que se abra un corredor humanitario.

Sin tener que llevarse a la boca y sin medios para enfrentarse a la propagación del coronavirus miles de cubanos han superado el miedo a la represión. Es un miedo justificado. Ya ha empezado la represión. Hay varios heridos en Camagüey y algunos detenidos.

La orden de combate está dada. A la calle, los revolucionarios… Estaremos en la calle combatiendo»

miguel díaz-canel

El presidente Miguel Díaz-Canel, sucesor de Raúl Castro, en un segundo plano desde abril pasado, ha anunciado: «La orden de combate está dado. A la calle, los revolucionarios». En una alocución en la tarde del domingo, ha convocado a los seguidores del régimen comunista a tomar las calles. «Estaremos en las calles combatiendo», ha amenazado en lo que supone un llamamiento a la guerra civil. Díaz-Canel, que ha visitado San Antonio de los Baños, ha culpado de la crisis a las sanciones de Estados Unidos.

En una transmisión en vivo por Facebook, difundida por 14ymedio, el medio creado por Yoani Sánchez, se ve cómo numerosos cubanos de San Antonio de los Baños marchan por esta localidad. «Somos más», «Abajo la dictadura», corean los asistentes a la protesta. Los agentes del orden observan sin actuar.

Jóvenes, mujeres y niños

Hay muchos jóvenes, mujeres y niños. Después de 50 minutos la retransmisión se interrumpe. El régimen está interviniendo las redes sociales.

En las redes sociales se han difundido imágenes de protestas en otras ciudades de Cuba, entre ellas Cárdenas, en Matanzas, Camagüey, Guantánamo y también en la capital, La Habana.

En Camagüey hay dos jóvenes heridos: uno en una pierna y otro en el estómago, según ha relatado la activista María Antonia Pachecho a 14ymedio. «Vimos que tiraron a darnos», decía la activista. Las brigadas especiales, desplegadas por el régimen cubano, pretendían así frenar a los manifestantes.

El régimen ha visto cómo este año el mundo de la cultura se ha puesto en pie. El Movimiento San Isidro demandó a finales de 2020 que se iniciara una senda de diálogo. El detonante fue el arresto del rapero Denís Solís. Entonces Silvio Rodríguez, cercano al castrismo, apoyó que se favoreciera el diálogo.

Pocos meses después, una canción, Patria y Vida, despertaba entusiasmo en la isla. «Somos la dignidad de un pueblo pisoteada/ A punta de pistola y de palabras que aún son nada». Y continúa: «Se acabó/ Ya se venció tu tiempo, se rompió el silencio… Se acabó y no tenemos miedo, se acabó el engaño/ son sesenta y dos haciendo daño». Está pasando ahora.

Te puede interesar

Comentar ()