Asia | Internacional

Los talibanes dicen que las mujeres podrán "ir al colegio y trabajar en escuelas y hospitales"

Zabihullah Mujahid, portavoz del grupo yihadista

Zabihullah Mujahid, portavoz del grupo yihadista

Los talibanes, ya establecidos en el poder de Afganistán, buscan mostrar al resto del mundo una imagen moderada y menos integrista de la real. Zabihullah Mujahid, portavoz del grupo yihadista, ha asegurado en la primera rueda de prensa desde que el pasado domingo tomaran Kabul y que el presidente afgano dimitiera y abandonara el país, que las mujeres tendrán sus «derechos dentro del marco de la Sharía», la ley islámica bajo la que se regirán. «Podrán trabajar, ir a la escuela y pueden trabajar en escuelas y hospitales», ha señalado Mujahid.

La situación a la que se enfrentan actualmente mujeres y niños en territorio afgano preocupa especialmente a la comunidad internacional. El presidente de EEUU, Joe Biden, comentó su inquietud en el mensaje para la nación sobre Afganistán desde la Casa Blanca: «Vamos a seguir ayudando y vamos a seguir defendiendo los derechos de la mujeres y de las niñas. Los derechos humanos están en el corazón de nuestra política exterior».

«No vamos a permitir que nuestro territorio sea utilizado contra nadie, ni contra ningún país del mundo. Por lo tanto, toda la comunidad mundial debe saber que estamos comprometidos con estas ideas para que nadie se vea perjudicado», ha enfatizado.

Mujahid también ha vuelto a insistir en que los talibán no buscarán venganza, sino que otorgarán una «amnistía» a aquellos ciudadanos afganos que sirvieron en las fuerzas de seguridad, o bien trabajaron para el Gobierno del presidente, Ashraf Ghani, o las delegaciones extranjeras, tal y como ha venido asegurando el grupo desde que tomaron Kabul tras una meteórica reconquista.

«Hemos perdonado a todos en beneficio de la estabilidad y la paz en Afganistán», ha asegurado Mujahid., quien también ha expresado que los talibán no quieren que nadie se vaya del país. «Nuestros combatientes, nuestra gente, todos nos aseguraremos de incluir a todos los demás bandos y facciones».

Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea, ha admitido que la UE «tendrá que hablar» con los talibanes «porque han ganado la guerra».

En relación a las víctimas mortales por el avance talibán de estos días, ha dejado claro que ellos no son los responsables, sino los muertos por luchar con el «enemigo».

«Nadie le hará daño. Los jóvenes que han crecido aquí no queremos que se vayan. Son nuestro mayor activo. Nadie llamará a su puerta y le preguntará para quién ha estado trabajando. Estarán a salvo. Nadie será interrogado, ni perseguido», dice.

«No somos los mismo que hace 20 años»

Durante la rueda de prensa, Mujahid también ha querido marcar distancias con los talibán de hace veinte años, asegurando que «hay una gran diferencia» después de dos décadas «de experiencia, madurez y visión»

«Nuestro país es una nación musulmana, ya sea hace veinte años o ahora, pero cuando se trata de experiencia, madurez y visión, por supuesto que hay una gran diferencia entre el nosotros ahora y el de hace veinte años. Hay una diferencia en las acciones que vamos a tomar. Este ha sido un proceso evolutivo», explica.

Mujahid ha asegurado que todo estará «más claro» cuando se forme el gobierno, momento en el que grupo insurgente decidirá qué leyes regirán Afganistán.

En relación a la situación de mujeres y niñas, el portavoz de los talibán ha asegurado que sus derechos serán respetados, pero siempre dentro de los límites que marque la ley islámica.

Mujahid ha explicado que las mujeres serán «una parte muy activa» dentro de la sociedad afgana y que podrán estudiar y trabajar, pero siempre dentro de «los marcos del islam».

Unas premisas muy similares a las que ha utilizado para hablar de los medios de comunicación privados, que si bien serán «libres» e «independientes», no podrán actuar contra los «valores nacionales y culturales» de Afganistán.

Llegada del número dos Talibán

Por otro lado, los talibán han informado de la llegada este martes a Afganistán del ‘número dos’ del grupo insurgente, el mulá Abdul Ghani Baradar, uno de los autores del acuerdo de febrero de 2020 con el que se ponía fin a la presencia de tropas estadounidenses en el país centroasiático.

«Esta tarde, una delegación de alto rango del ‘Emirato Islámico de Afganistán’ ha llegado al amado país y aterrizado en el aeropuerto de Kandahar liderada por el mulá Baradar», ha anunciado vía Twitter otro portavoz talibán, Muhamad Naim Wardak.

Baradar, quien no había pisado Afganistán en los últimos veinte años, ha llegado desde Doha, la capital de Qatar, tal y como ha contado Wardak. Se trata de uno de los fundadores del grupo y jefe de su Oficina Política.

Por el momento se desconoce el paradero del líder principal de los talibán, Hibatulá Ajundzada.

Te puede interesar

Comentar ()