Internacional

EEUU rebaja las expectativas de un acuerdo nuclear inminente con Teherán

Robert Malley, enviado de EEUU para Irán, en Doha Forum. EFE

Josep Borrell se mostró este sábado esperanzado con la posibilidad de cerrar con Irán un acuerdo nuclear en “cuestión de días”. Unas expectativas que, sin embargo, Estados Unidos ha rebajado este domingo. Uno de los principales escollos es la inclusión del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán en la lista de organizaciones terroristas extranjeras de Estados Unidos. Teherán ha reconocido que su retirada es una demanda clave para firmar el pacto.

“No puedo confiar en que sea inminente. Hace unos meses también pensábamos que estábamos bastante cerca», ha declarado el enviado especial de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, desde Qatar, donde ha participado en el Doha Forum, un evento que ha reunido este fin de semana a políticos y líderes mundiales. “En cualquier negociación, cuando hay cuestiones que permanecen abiertas durante tanto tiempo, te dice algo sobre lo difícil que es salvar la brecha”, ha agregado.

En declaraciones a varios medios de comunicación, entre ellos El Independiente, Borrell avanzó este sábado que la reactivación del acuerdo nuclear de 2015 que Irán y las potencias mundiales negocian desde el año pasado podría ser realidad de manera inminente. “Las negociaciones no pueden prolongarse porque hay cierta fatiga y la comunidad internacional señala que si los iraníes continúan con su programa nuclear llegará cierto momento en el que el acuerdo no tendrá sentido porque lo que queremos es prevenir los progresos del programa. No podemos esperar muchos más días”, declaró el jefe de la diplomacia europea.

Para Washington, sin embargo, el actual escenario es menos previsible. A juicio de Malley, un acuerdo no era «inevitable» ni estaba «a la vuelta de la esquina». EE.UU. no acepta la exigencia de Teherán de que la Guardia Revolucionaria iraní sea eliminado de la lista de organizaciones terroristas. “Seguirá sancionada por la legislación estadounidense y nuestra percepción de la Guardia Revolucionaria seguirá siendo la misma”, ha insistido el enviado estadounidense. «El acuerdo nuclear no pretende abordar las otras cuestiones, incluidas las relacionadas con la política regional de Irán, las relacionadas con otras sanciones de Estados Unidos», ha alegado.

La exigencia iraní

La República de los Ayatolás mantiene, no obstante, la apuesta. Así lo ha traslado también desde Doha una voz relevante dentro del régimen teocrático como Sayid Kamal Kharrazi, ex ministro de Asuntos Exteriores iraní y actualmente asesor del líder supremo del país. “La Guardia Revolucionaria es el ejército nacional y el ejército nacional no puede ser catalogado como un grupo terrorista», ha subrayado. “Sí es inminente, pero depende de la voluntad política de Estados Unidos”, ha agregado.

La designación que ahora aleja el pacto final fue obra de Donald Trump. Fue anunciada en abril de 2019, meses después de que su administración se retirara unilateralmente del acuerdo nuclear alcanzado en 2015. Las negociaciones actuales buscan revivir un acuerdo que frenaría el programa nuclear de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones sobre Teherán.

Otra de las consecuencias, bendecidas por la UE, sería la inyección de petróleo iraní en el mercado, en una coyuntura marcada por las sanciones sobre Rusia y la necesidad de Bruselas de acabar con su dependencia energética con Moscú y buscar rápidamente un suministro alternativo. La ausencia de acuerdo añadiría más inestabilidad en un contexto tensionado por la guerra en Ucrania y podría tener como efecto una subida de los precios del petróleo, un escenario que podría sumarse a la crisis alimentaria.

Te puede interesar

Comentar ()