Europa

PAWEL JABLONSKI/ VICEMINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES DE POLONIA

"La única opción para que los europeos vivamos en paz es acabar con el régimen de Putin"

Polonia se ha convertido en un país crucial en la guerra contra el Kremlin: su gobierno apoyo sin fisuras a Ucrania, donde sostiene que se están defendiendo los valores europeos

Pawel Jablonski.

C.V.

Si hay un país desde donde se ve la guerra en Ucrania como una guerra en la que se juega el futuro de Europa, este es Polonia. Es un momento crucial para los europeos, el más importante desde la Segunda Guerra Mundial. "O Europa gana o lo hará Putin", sentencia el viceministro polaco de Exteriores, Pawel Jablónski (Racibórz, 1986), en un español excelente. "La única opción para que los europeos vivamos en paz es acabar con el régimen de Putin", apunta Jablónski, que estudió en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y amplió su formación en Derecho español y europeo en la Universidad de Castilla La Mancha. Fue asesor del primer ministro en 2018 y luego subdirector del Departamento de Coordinación de Proyectos Internacionales. En 2019 logró un escaño por el partido Ley y Justicia. Como número dos del Ministerio de Exteriores, está viviendo tiempos tan inciertos como extraordinarios en los que su país, Polonia, ha adquirido un papel central en la Unión Europea. Sobre el caso del periodista español Pablo González, en prisión preventiva desde hace más de 50 días, nos dice que, por lo que sabe, se atiene al procedimiento al considerarse "una cuestión de seguridad nacional".

Pregunta.- La guerra en Ucrania ha entrado en una nueva fase: el objetivo ahora es la toma del Donbás. El líder ruso, Vladimir Putin, pretende presentar un triunfo sustancial el 9 de mayo, cuando se conmemora la victoria de la Unión Soviética sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial, y por ahora no ha podido hacerlo. ¿Cómo ven desde Polonia la evolución de la guerra?

Respuesta.- Putin lo que quiere es ganar. Quiere presentarse como un líder que puede conseguir la victoria militar y política. Y después de las siete semanas de este conflicto, no lo ha conseguido. Por ello está cambiando su táctica y ahora ataca con fuerza la parte oriental de Ucrania. Están bombardeando las ciudades y atacando a la población civil. Esta brutalidad va a continuar. Rusia solo quiere destrozar Ucrania, destrozarla físicamente. Está matando a los ucranianos para que cedan. Busca vencer su resistencia, esa resistencia nacional que existe desde el 24 de febrero. Nuestra obligación es ayudar a Ucrania de todas las formas posibles. Porque si Putin gana, no va a parar ahí. Atacará otros países porque es la naturaleza de este país que es un régimen criminal.

P.- Este lunes las tropas rusas han atacado Leópolis con cinco misiles. Por primera vez hubo víctimas. Leópolis está muy cerca de la frontera polaca, a unos 70 kilómetros. ¿Temen ustedes que Putin ataque Polonia? ¿Creen que están en el punto de mira del Kremlin?

R.- Hoy mismo no, porque no tiene capacidad para hacerlo. Está ocupado al cien por cien con la guerra en Ucrania. Los ucranianos, con su defensa heroica, no solo están defendiendo su propia independencia y libertad, sino también la independencia y libertad de otros países europeos. Es cierto que Putin si pudiera, atacaría otros países, como Moldavia, los Bálticos y Polonia. Ahora no puede hacerlo porque tiene a todas sus fuerzas concentradas en Ucrania, donde ya no hay lugares seguros. Lo más importante ahora es ayudar a defender la línea de frente en el este. Esta batalla, que ahora empieza, es la más grande desde la Segunda Guerra Mundial.

P.- ¿Cree entonces que si los ucranianos reciben suficiente apoyo armamentístico para afrontar esta batalla del Donbás pueden ganar?

R.- Los ucranianos son muy fuertes, mucho más fuertes de lo que casi todos habían previsto antes de la guerra. Y si les apoyamos con armas y con lo que necesitan para defenderse es posible que ganen. Lo que es importante no es solo alcanzar una paz que dure unos meses, sino una solución duradera, que consiste en la victoria de Ucrania. Cualquier otro escenario es la victoria de Putin y no podemos permitir que suceda. Sería una amenaza existencial a todo el continente europeo.

P.- Y no ve posible que ese final llegue en la mesa de negociaciones sino en el campo de batalla...

R.- En este momento no creo que sea posible una negociación. Putin fingió que tenía voluntad de negociar mientras sus tropas seguían bombardeando ciudades y atacando civiles y violando mujeres. No es sincero. Putin solo quiere ganar y nosotros no podemos permitir su victoria.

P.- ¿Qué ocurrirá si finalmente gana Putin?

En Europa hemos de darnos cuenta de que la Rusia de Putin no es un socio fiable. No podemos pactar ni negociar con el Kremlin"

R.- Si gana Putin, no va a parar en Ucrania. Atacará otros países más pequeños. Ya hay países bajo mucha presión como Moldavia, el Cáucaso o los Bálticos. Y eso solo sería un inicio de otros conflictos. Es la naturaleza del régimen ruso. Es un país criminal. Su ideología se basa en imponerse a los más débiles. Si no les paramos, ellos no pararán. Nos tenemos que dar cuenta en Europa de que la Rusia de Putin no es un socio fiable. No podemos pactar con este régimen, ni hacer negocios.

P.- Polonia está dispuesta a cortar la dependencia energética de Rusia. ¿Cómo lo van a hacer?

R.- Eso es fruto de un trabajo que llevábamos haciendo desde hace seis o siete años. Empezamos a instalar nueva infraestructura energética de gas natural y para el petróleo. Hemos de hacer más inversiones en toda Europa para ser cada vez más independientes. Polonia será libre del gas, carbón y petróleo ruso a finales de año a más tardar. Así indicamos la vía a otros países europeos. Si queremos ser independientes, la independencia energética es una condición básica.

P.- España aspiraba a desempeñar un papel clave pero el giro del gobierno sobre el Sáhara ha derivado en tensión con Argelia y eso puede perjudicar su aspiración de convertirse en un hub energético para Europa.

R.- Conocemos los conflictos con Marruecos y Argelia. Son asuntos que hay que resolver como la situación en el Golfo o con Irán. Pero en un momento de amenaza tan grande es razonable buscar soluciones aunque no siempre es fácil. Hay que diversificar las fuentes de energía porque de ello depende nuestro futuro.

La ilusión de la vuelta al 23 de febrero

P.- En Francia se celebra la segunda vuelta de las elecciones este domingo y Marine Le Pen, que ha sido aliada de Putin, tiene más opciones que nunca antes de ganar. Le Pen se ha referido a que hay que buscar fórmulas para asociarnos con Rusia después de la guerra. ¿Creen que una eventual victoria de Marine Le Pen sería un peligro para Europa?

Putin no es un presidente como otros. Es un dictador brutal que ha matado a miles de personas en Chechenia o Georgia y ha asesinado a sus enemigos políticos en Rusia"

R.- Desafortunadamente, muchos políticos europeos, no solo Marine Le Pen, incluso Macron aunque haya criticado luego a Putin, viven en una ilusión. Francia vendió armas a Rusia a pesar de las sanciones europeas después de 2014. Hay muchos políticos europeos, en la izquierda, el centro o la derecha, que creen que se puede pactar o resolver los problemas de forma razonable con Putin. Pero Putin no es un presidente como otros, es un dictador brutal que ha matado a miles de personas en Chechenia, en Georgia, que ha asesinado a sus enemigos políticos en Rusia. No tiene nada que ver con otros líderes europeos. Es totalmente ilusorio pensar que se puede pactar o negociar con Rusia. Es el error más grande de la política europea de los últimos 20 años.

P.- Otro dirigente europeo que ha sido muy cercano al gobierno de Polonia es el primer ministro húngaro, Viktor Orban, que acaba de ser reelegido. Orban se opone a endurecer las sanciones contra el Kremlin. ¿Acabará con los avances que ha logrado la Unión Europea al actuar unida?

R.- No es solo Viktor Orban quien pone obstáculos, son algunos más. Desafortunadamente el gobierno alemán, un país más grande, tampoco quiere ir más allá con las sanciones por razones que no podemos entender. Hay intereses económicos de algunas empresas pero en estos días de guerra, cuando nos acecha el mayor peligro desde los años 40, no es razonable anteponer los intereses económicos a los intereses de seguridad. Con Orban tuvimos buenas relaciones pero en este asunto no estamos de acuerdo. Estamos trabajando para que cambie su posición. También lo hacemos con Alemania. Estoy seguro de que si Alemania deja de bloquear las sanciones, saldrán adelante.

P.- En el caso de España hay ministros en el gobierno que se oponen al envío de armamento pesado a Ucrania.

R.- Sucede porque hay políticos de todas las ideologías que creen que se puede volver al statu quo, a lo que había antes del 24 de febrero. Es un error. Era un error creer antes de la guerra que Rusia es un país razonable, pero es un error aún mayor creerlo ahora, después de haber visto cómo han cometido crímenes de guerra. No es razonable continuar con esa política equivocada. Nosotros vamos a continuar nuestro trabajo político y diplomático para aumentar la presión con las sanciones y ayudar a Ucrania en todo lo que necesite para ganar la guerra. Ucrania hoy no solo está defendiendo su soberanía sino también está defendiendo a la Unión Europea. A todo esos políticos que en España, Hungría, Alemania, o Francia, tienen dudas les insto a cambiar porque estamos ante una prueba. Vivimos un momento histórico y hemos de estar a la altura.

La amenaza permanente

P.- En este sentido destaca el liderazgo del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. ¿Qué le parece el papel que está desempeñando?

R.- Está demostrando que es el líder que necesita su gente. Muchos le habían infravalorado pero está siendo un referente. Está organizando la defensa de su país. Lo que está logrando pocos líderes lo logran. Es impresionante.

P.- Es un momento que recuerda al de entreguerras. Hay cierto vértigo por el riesgo de una nueva guerra mundial...

R.- Es totalmente posible que este conflicto, que ahora se desarrolla en territorio ucraniano, se extienda y desestabilice a muchos más países europeos. No es que vaya a pasar hoy, pero si permitimos que Putin gane esta guerra, es cuestión de tiempo que ataque de nuevo.

P.- Esta guerra o acaba con Putin o acaba con Europa.

R.- Creo que sí. La derrota del régimen de Putin es la única opción para nosotros. Hemos de acabar con este régimen porque si continúa, seguirá amenazando a Europa y nunca podríamos vivir en paz y seguridad. Ahora la situación ha cambiado. Muchos países de Europa Central habían avisado antes de la guerra que hay que tener mucha precaución, que no hay que pactar con Rusia, hacer negocios. Desafortunadamente teníamos razón antes y no queremos tener razón en el futuro. Pero tenemos que actuar ahora mismo para evitarlo.

P.- Polonia ha pasado de ser un país que planteaba problemas sobre el Estado de Derecho en la UE a estar en vanguardia en este enfrentamiento con el régimen de Putin. ¿Ha cambiado la UE o ha cambiado Polonia?

Después del 24 de febrero, cada vez más gente se está dando cuenta de dónde están los valores europeos... Hoy está claro que es en Ucrania donde se está luchando por los valores europeos"

R.- Después del 24 de febrero, hay cada vez más gente que se está dando cuenta sobre qué son y dónde están los valores europeos. Eran debates sin fin en las instituciones europeas. Hoy está claro que Ucrania está luchando por los valores europeos. Esto es lo que vale. Sería mejor seguir con los debates de antes, pero la situación ha cambiado y hemos de estar más unidos que nunca.

P.- Polonia también es el país por el que han salido más ucranianos: 2,7 millones. Pero hubo críticas porque había discriminación. ¿Cómo están organizando esta operación?

R.- No es verdad que hubiera doble rasero. En los primeros días hubo caos, eso es cierto y había quienes no podían llegar. Estamos admitiendo a quienes llegan a la frontera sin discriminar a nadie. Los acomodamos, los ayudamos, buscamos colegios y facilitamos su integración. Han pasado 2,7 millones y aún permanecen más de dos millones. Para asistirlos convenientemente necesitamos fondos de la UE, fondos adicionales. La Unión Europea ha de demostrar que está a la altura. Lo ha hecho en cuanto al apoyo político, y también incluso con armamento. Hay que apoyar más ahora también la acogida de refugiados. Es lo que estamos tratando con la Comisión Europea.

P.- ¿Ve a Ucrania en la Unión Europea una vez que acabe la guerra?

R.- Ucrania quiere entrar en la Unión Europea y no será cosa de un mes pero hemos de dar contenido a nuestras declaraciones. Ha de seguir un proceso pero al final ha de entrar. Hemos de ser creíbles porque la credibilidad es nuestra riqueza. Si decimos que vamos a aceptar a Ucrania, hemos de hacerlo al final del proceso, ya sea en un año o dos.

P.- Por último, ¿cuándo y cómo acabará la guerra?

R.- Ojalá sea lo antes posible. Pero no soy optimista. Rusia no va a tener fácil ganar por lo que va a incrementar el terror. Habrá más muertes brutales. Es la táctica de Putin. Por ello, hemos de apoyar a Ucrania para que pueda defenderse. Hemos de aprobar más sanciones. Hemos de eliminar las fuentes de financiación del régimen ruso. Es la única solución.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar