Internacional

La central nuclear de Zaporiyia sufre su primera desconexión en cerca de 40 años

Central nuclear de Zaporiyia (Ucrania)

Central nuclear de Zaporiyia (Ucrania) EP

Por primera vez en sus cerca de cuatro décadas de historia, la central nuclear de Zaporiyia ha sido desconectada este jueves de la red nacional de Ucrania como consecuencia de los enfrentamientos que se libran en las inmediaciones de sus instalaciones, ha informado el operador de energía nuclear del país, Energoatom, avivando los temores por su seguridad tras meses de conflicto. A pesar de las informaciones iniciales, Ucrania ha indicado este viernes que la desconexión se mantiene.

Los operarios están tratando de reanudar el funcionamiento de dos reactores de la central, según el gobernador regional Oleksandr Starukh. Un sexto reactor de la planta está funcionando al 10% de su capacidad, mientras que el quinto reactor está en proceso de reanudar sus operaciones.

«Ucrania comunicó al OIEA que la ZNPP, la mayor central nuclear de Europa, perdió al menos dos veces la conexión a la línea eléctrica durante el día, pero que en estos momentos estaba de nuevo en funcionamiento», ha puntualizado el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en un comunicado.

“Las acciones de los invasores provocaron la desconexión completa de la central nuclear de Zaporiyia de la red eléctrica, por primera vez en la historia de la planta», señala la compañía en un comunicado. Según la empresa ucraniana, la última línea eléctrica que conectaba la central con la red sufrió dos cortes por los incendios en los pozos de cenizas de una central de carbón cercana. Otras tres líneas ya habían sido interrumpidas previamente, a lo largo los meses de escaramuzas.

Desde que comenzara la invasión rusa de Ucrania, el destino de la central nuclear de Zaporiyia, la mayor de Europa, ha provocado acusaciones cruzadas de los actores en liza por los sucesivos ataques que ha sufrido. Controlada por los rusos pero gestionada por técnicos ucranianos desde los primeros compases del conflicto, la intensificación de los bombardeos en sus inmediaciones ha elevado en las últimos semanas la tensión entre muestras de inquietud de la comunidad internacional y los expertos.

La central nuclear precisa de electricidad para el funcionamiento correcto de los sistemas de refrigeración de los reactores y el almacenaje del combustible gastado. La desconexión obliga ahora a recurrir a generadores alimentados con diésel a partir de los que obtener la energía. En caso de avería, los ingenieros ucranianos que permanecen en las instalaciones solo disponen de 90 minutos para evitar el sobrecalentamiento y una fusión nuclear.

Imagen aérea de la la central nuclear de Zaporiyia. Planet Labs

La misión del OIEA, «muy cerca»

La versión rusa, en cambio, atribuye la desconexión a un ataque firmado por las tropas ucranianas. La rusa Energoatom ha asegurado que se ha producido la interrupción en el suministro eléctrico en toda la región a raíz de un cortocircuito causado por un incendio, consecuencia de un bombardeo ucraniano, precisa la agencia de noticias Interfax.

La principal preocupación es el sistema de refrigeración del reactor, pilar básico para la seguridad del vasto complejo y que precisa del suministro eléctrico continuo. Fue la pérdida de suministro eléctrico la causante del accidente nuclear de Fukushima (Japón) en 2011, tras el terremoto y el tsunami. Los ministros de Defensa de Rusia y Francia ha abordado la situación este jueves, tras la conversación telefónica que mantuvieron la semana pasada Vladímir Putin y Emmanuel Macron.

El incidente se produce después de que Kiev acusara a Rusia de trazar un plan para la desconexión permanente de la central de la red ucraniana y sustituirla por la red rusa, entre llamadas de la comunidad internacional a desmilitarizar la zona y permitir el acceso de una misión de expertos para determinar los daños sufridos por la central tras seis de conflicto bélico.

El presidente ucraniano Volodímir Zelenski ha recriminado a Rusia haber puesto al mundo «al borde de una catástrofe radiológica». «Los militares rusos convirtieron el territorio de la mayor central nuclear de Europa en una zona de combate. Ahora toda Europa y todas las regiones vecinas están bajo la amenaza de la contaminación por radiación», ha declarado en su alocución diaria, antes de instar al OIEA a tomar «el control permanente» de las instalaciones.

Ambos bandos se ha acusado mutuamente de haber bombardeado el emplazamiento, alimentando la inquietud internacional por la posibilidad de un accidente nuclear. Según la inteligencia británica, existe la posibilidad de que Rusia esté dispuesta a explotar cualquier actividad militar ucraniana cerca de la central con fines propagandísticos. «El 21 de agosto las imágenes indicaban que Rusia mantenía una presencia militar reforzada en el emplazamiento, con vehículos blindados de transporte de personal desplegados a menos de 60 metros del reactor número cinco. Las tropas rusas probablemente intentaban ocultar los vehículos estacionándolos bajo tuberías y pórticos aéreos», señala el informe del ministerio de Defensa británico.

Tenemos que ir allí; tenemos que estabilizar la situación; tenemos que asegurar la presencia del OIEA pronto

Precisamente este jueves el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha declarado hallarse «muy cerca» de lograr su objetivo de enviar una delegación de funcionarios. «Estamos muy, muy cerca de ese escenario», ha manifestado Rafael Mariano Grossi, jefe del OIEA, que confía en lograr un acuerdo en los próximos días aunque -ha advertido- la misión es «extremadamente compleja».

Sobre la mesa aún están asuntos como el alcance exacto del mandato de la misión, pues el OIEA carece de capacidad para obligar a una parte u otra a abandonar la zona. Los inspectores sí tendrán competencias en materia de seguridad para esclarecer, por ejemplo, los ataques que puedan producirse. «Tenemos que ir allí; tenemos que estabilizar la situación; tenemos que asegurar la presencia del OIEA pronto», ha señalado Grossi.

Te puede interesar

Comentar ()