Internacional

Balance de la venganza rusa: 11 civiles muertos, 39 bloques destruidos y ciudades a oscuras

Coches calcinados tras el ataque con misiles al centro de Kiev.

Coches calcinados tras un ataque con misiles al centro de Kiev. EFE

El lanzamiento indiscriminado de misiles contra las principales ciudades ucranianas se ha saldado este lunes con al menos 11 civiles muertos, 39 bloques residenciales destruidos y 29 infraestructuras críticas golpeadas, según los balances provisionales de las autoridades en Kiev.

Los misiles rusos han golpeado en bloques de viviendas, parques infantiles e incluso una escuela. Con el objetivo reconocido de responder y minar la moral de la población ucraniana, que hacía meses que no sufría estos bombardeos en las grandes ciudades, Moscú también ha golpeado contra infraestructuras ucranianas, especialmente eléctricas.

Según un balance recogido por el canal militar Rybar, sólo en Kiev se han golpeado cuatro subestaciones eléctricas, mientras otras tres han permanecido intactas. «O no fueron incluidas en la lista de objetivos, o los sistemas de defensa aérea de Ucrania funcionaron parcialmente», analizan.

Además, los misiles rusos también causaron daños y cortes de luz en ciudades como Rivne, Khmelnitsky, Ternopil, Sumy, Járkov, Krivói Rog, Zitomir, Ivano-Frankovsk y Lviv, a menos de 60 kilómetros de la frontera entre Ucrania y Polonia.

«Quienes hayan dado la orden de una derrota masiva por fuego deben tener en cuenta que todo el daño infligido aún puede repararse. Si el propósito era causar una conmoción a corto plazo, funcionó. Pero si el objetivo es sobrecargar el sistema energético de Ucrania para provocar un pánico prolongado entre la población, una caída en la moral de las tropas ucranianas y una victoria en el campo de batalla, éstas acciones deben repetirse», concluía el informe de este canal militar ruso.

Cabe destacar que este sábado, tras el golpe al puente de Crimea, que Rusia utiliza para abastecer a las tropas del frente sur en la invasión de Ucrania, los ‘duros’ reclamaban a Vladimir Putin una respuesta que «hunda a Ucrania en la oscuridad».

A nivel eléctrico, ese objetivo lo han conseguido parcialmente. A primera hora de la tarde, los canales oficiales de la ciudad de Kiev pedían «limitar el uso de electricidad de 17:00 a 22:00» tanto a los negocios como a los ciudadanos, muchos de los cuales han pasado el día en refugios.

«Ayudemos a la ciudad a sobrevivir a las sobrecargas en la red eléctrica. Ganemos juntos», reza el mensaje distribuido a la población.

Te puede interesar

Comentar ()