Internacional

¿Por qué la UE debe ayudar a Ucrania mientras Rusia se prepara para la mayor guerra desde Vietnam?

Vladimir Putin en una reunión esta semana. EFE

El 21 de septiembre Vladimir Putin ordenó la movilización «parcial» en Rusia. Se trata de una señal de desesperación del dictador ruso, ya que las fuerzas ucranianas obtuvieron una victoria fulgurante en su reciente ofensiva, capturando más de 6000 kilómetros cuadrados, liberando Balakleya, Kupyansk e Izium. Viendo que las fuerzas rusas ya no pueden contener a los soldados ucranianos, Putin se ve obligado a estabilizar de alguna manera la situación en el frente.

Movilización «parcial» (Que no es parcial en absoluto. Los documentos filtrados afirman que Rusia en realidad está planeando movilizar hasta un millón de hombres), por lo tanto es una señal de que el plan de Putin sobre la invasión de Ucrania empleando tropas regulares ha fracasado dramáticamente.

Él (y probablemente el resto del mundo) ha subestimado enormemente la voluntad de lucha del pueblo ucraniano. No sólo Ucrania no se derrumbó «en tres días» (como algunos analistas occidentales han estado afirmando) sino ha logrado hacer retroceder a las fuerzas rusas lejos de su capital Kiev, incluso antes de que las armas pesadas occidentales hubiesen llegado a Ucrania.

Ucrania ha advertido en repetidas ocasiones que finalmente Rusia va a usar el gas como arma

Durante el verano, Putin jugó su carta de «voy a congelar Europa», cortando la mayoría de los suministros de gas a Europa. La Unión Europea se vio obligada a aplicar estrictas medidas de ahorro, tanto de petróleo como de gas, y a encontrar rápidamente fuentes alternativas de combustible para pasar el invierno. A pesar de que Ucrania ha dicho en repetidas ocasiones que finalmente Rusia va a utilizar el gas como arma.

Y ahora – Putin está escalando una vez más. Porque está perdiendo esta guerra. Porque tiene miedo de perder su poder. Todo lo anterior sólo fue posible porque Europa no se tomó en serio la agresión rusa. Dicho esto, la situación cambió después del 24 de febrero. Polonia, Estonia, Letonia y Lituania son extremadamente activos en su apoyo a Ucrania. Por ejemplo, los países bálticos son los que más ayuda han prestado en términos de porcentaje del PIB y Polonia ha proporcionado a Ucrania unos 500 tanques (más de los que tiene Alemania en su ejército actualmente).

La cuestión es «qué hacemos ahora». ¿Cómo debe responder Europa a esta escalada de Putin? La respuesta es: mostrar una clara señal de que, haga lo que haga Putin, va a perder. Cuanto más tiempo piense Putin que tiene posibilidades de ganar, más costosa será esta guerra (incluso podría llegar a ser nuclear).

La UE debe mostrar una clara señal de que, haga lo que haga Putin, va a perder

Considere la reacción que Europa podría haber tomado desde la anexión de Crimea. En ese momento, ya estaba claro que Putin es hostil. En 2008 invadió Georgia. Más tarde Putin intervino en Siria, ayudando al sangriento dictador Bashar al Asad.

En primer lugar, en 2014 Europa podría haber detenido todas las exportaciones militares y cualquier maquinaria industrial a Rusia. Eso no sucedió y Ucrania ha encontrado miras militares francesas en APCs rusos que fueron suministrados a Rusia después de 2014.

Piensen en ello. La televisión estatal rusa se ha hecho notar en docenas de ocasiones, anunciando que podrían invadir partes de Europa y, sin embargo, algunas empresas de la UE han seguido vendiendo equipo militar a Rusia por valor de cientos de millones de dólares.

En segundo lugar, Europa podría haber adoptado una política de transición para alejarse de los carbohidratos rusos y ser más independiente energéticamente. No sólo no ha sido así, sino que Europa ha aumentado su dependencia del petróleo y el gas rusos.

Europa se enfrenta al invierno más difícil porque no ha reconocido los riesgos que supone Rusia para la seguridad mundial

Tenemos que reconocer que esta guerra continúa, porque Rusia tiene recursos para luchar en Ucrania. Europa se enfrenta al invierno más difícil porque no ha reconocido los riesgos que supone Rusia para la seguridad mundial. En lugar de expulsar a Rusia de la economía mundial, Europa ha pagado cientos de miles de millones de euros a Rusia, que ahora utiliza para disparar su complejo militar (incluido el mantenimiento de su arsenal nuclear).

Ahora Europa siente el peso de la guerra desatada por Rusia por los pagos de gas y electricidad. El think tank Bruegel, con sede en Bruselas, calcula que los gobiernos de la región gastaron más de 500.000 millones de euros para apoyar a los hogares y las empresas durante la crisis energética.

Morgan Stanley calcula que este año los costes del gas y la electricidad en la UE podrían multiplicarse por 7 hasta 1,4 billones de euros frente a los 200.000 millones del año pasado. Por supuesto, todos los gobiernos europeos intentan compensar la carga de la población.

He aquí algunos ejemplos de lo que cuestan sus presupuestos: Alemania – 65.500 millones de dólares (65.000 millones de euros) – 1,8% del PIB, Italia – 65.500 millones de dólares (49.500 millones de euros) – 2,5% del PIB, Francia – 64.500 millones de dólares (64.000 millones de euros) – 2,2% del PIB, España – 27.100 millones de dólares (27.000 millones de euros) – 1,9% del PIB. Y las cifras de ayuda de algunos de estos países a Ucrania durante la guerra (a 6 de septiembre, según el Ministerio de Finanzas de Ucrania): UE – aproximadamente 7.000 millones de dólares, Alemania – 1.37o millones, Gran Bretaña – 58.000 millones, Francia – 33.oo millones o Italia – 33.ooo millones.

Cuanto más prolongue el mundo este conflicto, más caro resultará para todos

¿Sería más barato para los países de la UE financiar la victoria de Ucrania que pagar el chantaje de Putin? La forma más barata y segura de tratar con Rusia habría sido declarar claramente que Rusia será aislada progresivamente del mundo, a menos que renuncie a sus ambiciones hostiles neoimperialistas.

Europa no lo ha hecho. El precio de este error es enorme:

  • Está gastando miles de millones de dólares para ayudar a Ucrania en su guerra con Rusia
  • Está sufriendo los efectos económicos y la alta inflación debido a la guerra en Ucrania
  • Está gastando miles de millones de euros para mitigar la crisis energética a la que se enfrenta ahora porque Rusia está utilizando el gas como arma contra Europa.

Por no hablar del mayor coste de todos: las miles de vidas ucranianas inocentes perdidas en esta guerra. Por lo tanto, cuanto más prolongue el mundo este conflicto, más caro resultará (para todos). El curso de acción correcto es llamar al farol de Putin y proyectar una posición unificada que:

  • Europa está unida y seguirá apoyando a Ucrania el tiempo que haga falta.
  • Que Putin y Rusia están aislados: «Estamos todos contra ti, estás solo».
  • No hay absolutamente ningún escenario en el que Rusia gane. No importa lo que haga Putin.

Sólo entonces Putin se dará cuenta de que está llevando a Rusia al olvido

Sólo entonces Putin se dará cuenta de que está llevando a Rusia al olvido. Porque ahora mismo cree sinceramente que el mundo acabará cediendo y rindiéndose, empujando a Ucrania a negociar con Rusia. Básicamente, la estrategia de Putin es asustar al mundo entero para que se someta. Está utilizando no sólo el ejército, sino un arsenal de guerra híbrida como la desinformación, el chantaje y la corrupción, para romper la unidad de las democracias. Esta es literalmente su única táctica.

La respuesta correcta es mostrarle (y quizás aún más importante que a él, a la élite rusa) que no hay literalmente ninguna manera de que Rusia pueda ganar, o incluso «empatar» en esta lucha.

Si Europa no lo hace, será una señal para todos los dictadores del mundo de que capturar otras naciones soberanas está bien. Que el mundo se dará por vencido y les dejará hacer eso.

Dentro de muy poco, Europa se encontrará con que el mundo entero está ocupado en «redibujar» las fronteras según los líderes locales. Irán puede iniciar una guerra. China está mirando a Taiwán. Corea del Norte puede dar un ultimátum a Corea del Sur. Esto no debe suceder. Hay que detener a Putin aquí y ahora. No sólo es lo correcto, desde una perspectiva moral. También es la forma más barata y más segura de salir de esta guerra.


Mark Savchuk es jefe del Comité de Supervisión Civil de la Oficina Nacional Anticorrupción de Ucrania.

Te puede interesar

Comentar ()