Internacional

La ex ministra Trujillo contraataca: "La libertad de expresión está más amparada en Marruecos que en España"

María Antonia Trujillo durante la conferencia este viernes en Tetuán. E.I.

La ex ministra española María Antonia Trujillo ha roto semanas de silencio, tras sus polémicas declaraciones en una universidad de Tetuán exigiendo la renuncia de España a Ceuta y Melilla, con un ataque abierto a la prensa española, a la que acusa de imponer «el pensamiento oficia único».

«En España no existe libertad de expresión cuando te separas del pensamiento oficial único como decía antes», señala la socialista, declarada persona non grata en las ciudades autónomas y residente en el reino alauí, en una entrevista publicada por un medio marroquí. «Evidentemente la libertad de expresión e información está más amparada en Marruecos que en España. Ya me gustaría que España tomara ejemplo de este país y no se desinformara y manipulara tanto», denuncia.

Las nuevamente polémicas declaraciones de Trujillo coinciden con la publicación de un informe del Comité para la Protección de Periodistas que denuncia el hostigamiento continuo de los periodistas marroquíes que tratan de ejercer su trabajo y de sus familias, sometidas permanentemente a la vigilancia de Pegasus o la fabricación de cargos judiciales con el objetivo último de silenciarlos.

Los datos de las organizaciones internacionales derriban los argumentos de la que fuera ministra de Vivienda en la época de José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa. Según el índice mundial de libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras, Marruecos ocupa el puesto 136 entre 180 países. La organización califica de «desierto informativo» la situación del periodismo en los territorios de la ex colonia española ocupados desde 1976 por Marruecos.

Agujero informativo

En el informe «Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo», publicado hace tres años, Reporteros Sin Fronteras denunció la “persecución y constante represión de los reporteros saharauis que intentan hacer periodismo alternativo al margen de la oficialidad marroquí, muchas veces condenados a desorbitadas penas de cárcel”.

La mordaza informativa también se aplica a los periodistas extranjeros, expulsados casi de forma inmediata cuando acceden al territorio. Además de la cárcel o la expulsión, los profesionales que intentan ejercer su derecho a informar son víctimas de arrestos, calumnias, torturas, malos tratos o amenazas a su entorno familiar. A juicio de la organización, ejercer la profesión periodística en esa parte del mundo es todo un “acto de heroísmo”.

«Mentiría si dijera que no esperaba una reacción así de la prensa española ante mis posiciones. A pesar de ser considerada como una de las democracias más avanzadas del mundo en España no existe amparo ante las injurias y calumnias contra aquellos que hemos desempeñado responsabilidades públicas. No se diferencia entre la vida privada y la vida pública, entre la academia y la calle», lamenta Trujillo, afincada en el norte de Marruecos tras dejar, entre denuncias de inoperancia, el cargo de consejero de Educación de la embajada española en Rabat.

En la entrevista, en la que se repiten extractos de la conferencia que impartió en Tetuán, Trujillo se reafirma en la supuesta soberanía marroquí de Ceuta y Melilla en una semana en la que la misión marroquí ante la ONU aseguró por carta que el reino carece de «fronteras terrestres» con España. «[Lo de la persona non grata] es una tontería, cosas de políticos que se pelean por obtener votos, y no tiene nada que ver con un derecho fundamental en el que es la libertad de circulación. También declararon personas no gratas en su día a Manuel Fraga en Melilla y a Santiago Abascal. En esa división no juego. A mí me gusta el debate científico, la razón y no la ruindad», replica.

«Durante muchos años España ha olvidado la historia, la geografía y el ADN que nos une a Marruecos», indica tras celebrar el histórico cambio posición del Gobierno español respecto al conflicto del Sáhara. Y agrega, por si quedaran dudas de su posición: «Ha llegado el momento [de abrir el dossier de Ceuta y Melilla]. Ya no se puede mirar más hacia otro lado. Marruecos ha reivindicado estos territorios en muchas ocasiones hasta el día de hoy: en todo tipo de foros, internacionales y nacionales, y por múltiples actores. Sin ir más lejos, concretamente el pasado jueves día 13 de octubre, la Carta de Marruecos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la posterior aclaración sobre las fronteras terrestres/puntos de paso de esas ciudades ha vuelto a abrir el debate en España. El tema está sobre el tablero».

Te puede interesar

Comentar ()