Manos a la obra. El nuevo primer ministro británico no quiere perder ni un segundo, de modo que ha formado su gobierno apenas unas horas después de recibir el encargo del rey Carlos III en el Palacio de Buckingham. Es un gabinete en el que mantiene en su puesto al ministro de Hacienda, Jeremy Hunt, para tranquilizar a los mercados, y a partidarios de Boris Johnson, como el titular de Defensa, Ben Wallace, y el de Exteriores, James Cleverly, para calmar al partido.

Sin embargo, Penny Mordaunt, que intentó competir contra Sunak sin lograr los 100 avales necesarios, seguirá siendo líder del grupo parlamentario en los Comunes, pero no consigue una cartera de peso, según sus aliados. Justo un minuto antes de que terminara el plazo este lunes, Mordaunt anunciaba que se retiraba de la carrera por la sucesión de Liz Truss, de modo que solo quedó un candidato, Rishi Sunak, que pasó a convertirse líder del Partido Conservador.

Cuando todavía resuena la promesa de Rishi Sunak de «profesionalidad, fiabilidad y rendición de cuentas a todos los niveles», la mayor sorpresa ha sido la vuelta al gobierno de Suella Braverman, quien repite en Interior, a pesar de que dejó la cartera que ocupaba con Liz Truss debido a que cometió un error al difundir información confidencial en un correo electrónico.

Fue precisamente la salida de Braverman del gobierno de Liz Truss, junto con una caótica votación en Westminster, lo que puso de manifiesto que la primera ministra había perdido toda autoridad política. Por ello, Truss se vio forzada a dimitir cuando apenas llevaba 45 días en el poder. En su despedida este martes, Truss ha sugerido a su sucesor que sea «audaz», pero no ha reconocido sus errores.

Braverman es apreciada por la derecha euroescéptica del Partido Conservador con la que Sunak quiere estar bien avenido. También es cierto que coincide con ella en su visión del Brexit y la inmigración. Dada la presencia de Brexiters, es previsible que haya problemas con el protocolo de Irlanda del Norte, ya que mantendrá la política de Boris Johnson.

Ahora es Braverman la mujer que tiene un puesto más relevante. Hay apenas medida docena de mujeres, si incluimos a Mordaunt, en este gobierno conservador: Michelle Donelan sigue en Cultura, Thérèse Coffey, viceprimera ministra con Truss, asume Medio Ambiente; Gillian Keegan estará en Educación; Kemi Badenoch, permanece como ministra de Comercio Internacional y lleva las competencias de Mujer e Igualdad, tras respaldar a Sunak en su carrera sucesoria.

Como peso pesado del gobierno, vuelve Dominic Raab, como viceprimer ministro y titular de Justicia, los mismos cargos que tuvo en el gobierno de Boris Johnson. Raab apoyó a Sunak en las primarias del partido para decidir la sucesión de Boris Johnson y también le ha respaldado después de la renuncia de Liz Truss. Otro de sus más fieles escuderos, Oliver Dowden, será su ministro de la Presidencia.

Una docena de ministros de Liz Truss han dejado el gobierno, entre ellos el ministro de Empresas, Jacob Rees-Mogg, el gran defensor de la vuelta de Boris Johnson al 10 de Downing Street. Se hará cargo de esta cartera Grant Shapps, quien pidió el voto por Sunak.

El ex primer ministro Boris Johnson anunció el domingo a última hora de la noche que renunciaba a ser candidato por la sucesión de Truss, aunque sí contaba con más de 100 diputados de su parte y se veía como ganador con vistas a 2024. Reconoció que aún así nadie puede gobernar si no cuenta con el apoyo mayoritario del grupo parlamentario. Este martes ha pedido al Partido Conservador que respalde sin fisuras a Rishi Sunak.

Boris Johnson sigue siendo diputado, aunque estaba en el Caribe cuando estalló la crisis política que desembocó en la renuncia de Liz Truss. Tras sacrificar a su ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, por aplicar una política económica que los mercados respondieron con una convulsión histórica. La libra esterlina ha alcanzado su mejor valoración en semanas en el primer día de Sunak en el poder.

Al final de la jornada ha mantenido conversaciones telefónicas con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por esa relación especial que mantienen Londres y Washington, y con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, a quien ha prometido mantener la ayuda que ya le prestaban el gobierno de Johnson y de Truss.

Queda por saber qué hará Boris Johnson a partir de ahora. Según el Financial Times, Boris Johnson, quien en su comunicado aseguraba que creía que aún tenía mucho que ofrecer al país, pasará más tiempo en Washington para asegurar el mayor apoyo posible a Ucrania, ya que está muy preocupado por la guerra. «Está muy preocupado por la situación en Ucrania. Cree que el gasto en defensa de EEUU es la mejor baza de Ucrania y quiere asegurarse de que seguirá como hasta ahora», señala un amigo cercano al diario británico.

En sus primeras palabras como primer ministro, ante el 10 de Downing Street, Rishi Sunak ha reconocido que está en el puesto porque se habían cometido errores y su misión será corregirlos. También ha advertido que el Reino Unido afronta una profunda crisis económica y tendrá que tomar «decisiones difíciles». Ha rendido homenaje a Boris Johnson, quien le catapultó desde el número dos de Hacienda al Ministerio en febrero de 2020, pero ha recordado que la victoria de diciembre de 2019 no pertenece a nadie en particular, sino a todo el Partido Conservador. Ha citado como compromisos, expresados en el manifiesto conservador: «Fortalecer NHS (seguridad social), mejores escuelas, calles más seguras, control de nuestras fronteras, protección de nuestro medio ambiente, apoyo a nuestras fuerzas armadas e igualdad territorial (level up)».

Ha concluido su intervención con un toque de esperanza: «Juntos podemos conseguir cosas increíbles. Crearemos un futuro digno de los sacrificios que tantos han hecho y llenaremos de esperanza el mañana y todos los días posteriores».

De momento, ha arrancado con un intento de contentar a todos en el Partido Conservador para conseguir el mayor apoyo posible en el grupo parlamentario. Va a necesitarlo porque enderezar la economía, con la inflación en un 10,1% y las facturas de la energía al alza, será doloroso para muchos.

Gobierno de Rishi Sunak

  • Dominic Raab: viceprimer ministro y titular de Justicia
  • Jeremy Hunt: ministro de Hacienda (Chancellor)
  • Suella Braverman: ministra del Interior
  • James Cleverly: ministro de Asuntos Exteriores
  • Ben Wallace: ministro de Defensa
  • Grant Shapps: ministro de Empresas y Energía
  • Gillian Keegan: ministra de Educación
  • Mel Stride: ministro de Trabajo y Pensiones
  • Thérèse Coffey: ministra de Medio Ambiente
  • Steve Barclay: ministro de Sanidad
  • Michael Gove: ministro de Igualdad Territorial
  • Kemi Badenoch: ministra de Comercio Internacional
  • Mark Harper: ministro de Transporte
  • Oliver Dowden: ministro de la Presidencia
  • Nadhim Zahawi: ministro sin cartera, presidente del partido.
  • Penny Mordaunt: líder del grupo parlamentario
  • Lord Nicohas True: líder de los Lores
  • Michelle Donelan: ministra de Cultura
  • Chris Heaton-Harris: ministro de Irlanda del Norte
  • Alister Jack: ministro para Escocia
  • David TC Davies: ministro para Gales
  • Tom Tugendhat: ministro de Seguridad
  • Gavin Williamson: ministro sin cartera
  • Robert Jenrick: ministro de Inmigración
  • Andrew Mitchell: Ministro de Desarrollo
  • Johnny Mercer: ministro de Asuntos de Veteranos