Estados Unidos | Internacional

Nikki Haley deja la carrera para la nominación republicana y despeja el camino a Trump

Nikki Haley, en Concord (New Hampshire).

Nikki Haley, en Concord (New Hampshire). EFE

Nikki Haley, de 51 años, ha aguantado todo lo que ha podido en la carrera de las primarias, pero el Supermartes ha dejado la carrera por la nominación republicana lista para sentencia. El ex presidente Donald Trump se ha impuesto en todos los estados en juego salvo en Vermont, de modo que para la ex gobernadora de Carolina del Sur era imposible sumar los delegados suficientes. Finalmente, desde Charleston, en su estado natal, ha anunciado que se retira.

"Ha llegado el momento de suspender mi campaña", ha dicho Haley al anunciar su decisión en una breve intervención en Charleston, Carolina del Sur. "Dije que quería que los estadounidenses hicieran oír su voz. Lo he hecho. No me arrepiento de nada". De momento no ha pedido el voto para Trump.

Nuestro mundo está en llamas por la retirada de América (...) Si nos retiramos, habrá más guerra, no menos"

nikki haley, ex gobernadora de Carolina del sur y ex aspirante a la casa blanca

"Felicito a Trump y le deseo lo mejor. Como deseo lo mejor a todo el que pueda ser presidente de EEUU", ha señalado. Nikki Haley ha dicho a Trump que debe ganarse el voto de quienes hasta ahora ha estado de su lado. "Thatcher dio un buen consejo cuando dijo: nunca te limites a seguir a la multitud. Decide siempre por ti mismo. Ahora le toca a Donald Trump ganarse los votos de quienes en nuestro partido y fuera de él no lo apoyaron. Y espero que lo haga".

Pero ha añadido que va a luchar por aquello en lo que cree. "Nuestro mundo está en llamas por la retirada de América. Ponernos del lado de nuestros aliados en Ucrania, Israel y Taiwán es un imperativo moral. Incluso es más que eso. Si nos retiramos, habrá más guerra, no menos".

Trump versus Biden, segunda parte

De esta forma, el próximo 5 de noviembre se repetirá la batalla por la Casa Blanca entre el presidente Joe Biden, que será el candidato de los demócratas para optar a un segundo mandato, y su antecesor, Donald Trump. El ex presidente se negó a aceptar la victoria de Biden y alentó a sus seguidores a asaltar el Capitolio el 6 de enero de 2021, cuando las Cámaras se disponían a confirmar la designación del demócrata.

A pesar de que hace frente a cuatro juicios con más de 90 cargos en su contra, Trump ha recibido un apoyo contundente en las primarias y caucus de los republicanos. De hecho, Nikki Haley, que fue su embajadora ante la ONU, solo ha ganado en Vermont y Washington D.C.

Durante la campaña ha insistido en que era la única republicana que podía vencer a Biden en unas elecciones generales. Solía recordar a sus votantes: "Los republicanos han perdido las últimas siete de las ocho votaciones populares para presidente: no es nada de lo que estar orgullosos". Trump perdió el voto popular contra Hillary Clinton en 2016, y luego resultó derrotado en voto popular y de los estados en 2020. La mayoría de los candidatos a los que apoyó en las elecciones de medio mandato en noviembre de 2022 también resultaron un fiasco.

Aunque aún no ha logrado la mayoría de los delegados, solo Trump puede superar la barrera de los 1.210 delegados (ahora roza el millar), de modo que en el verano la Convención Republicana le designará como candidato, salvo sorpresas. Pero sorpresas puede haber cuando los contendientes son dos ancianos y uno de ellos está inmerso en un jaleo judicial piramidal.

Haley fue gobernadora de Carolina del Sur entre 2012 y 2017. Tras la victoria de Trump en 2016 fue designada embajadora de EEUU en la ONU. Por sorpresa, Haley renunció a su cargo de embajadora de Estados Unidos ante la ONU en 2018. Ya entonces se especuló que aspiraba a competir por la Presidencia.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar