Los seres humanos pensamos linealmente. Intuitivamente tendemos a usar la experiencia pasada para predecir el futuro y asignamos un potencial de crecimiento constante. Sin embargo, en esta época de cambio acelerado la tasa de crecimiento no es lineal sino exponencial. Determinados ámbitos o negocios multiplican sus ingresos, su capacidad y dividen sus costes. Si no nos adaptamos a esta nueva realidad nos estamos perdiendo algo extraordinario, la economía exponencial.

Hace algunas semanas tuve la oportunidad de ser invitado a un evento para inversores con el título de Megatrends, patrones emergentes que podrían tener un impacto revolucionario en el mundo tal y como lo conocemos hoy en día. Se trataba de, aislándose de las tendencias cortoplacistas que influyen en el ciclo económico, identificar algunos cambios de calado que inevitablemente afectarán a la sociedad en el largo plazo.

La ponencia estrella fue realizada por un miembro de Singularity University que venía a hablar de Exonomics, había cierta expectación en la sala, aunque yo no había oído hablar del ponente ni de esa universidad. La Singularity University es una entidad creada en 2009 en Silicon Valley, financiada por Google y la Nasa con el objetivo de resolver los grandes desafíos de la humanidad.

Fue extraordinaria. Lo mejor que he oído en años. Empezó afirmando que una de las grandes tendencias para los próximos años es la aceleración de la tasa de cambio. Va en la línea del anuncio de una compañía de telecomunicaciones en la que Steve Wozniak se clasifica a sí mismo, co-fundador de Apple y un genio, como becario. Somos novatos en la era digital, en 4 días hemos alcanzado cosas que no podíamos imaginar, y, todavía no sabemos casi nada, somos principiantes de un mundo mejor.

El mercado que empieza a desarrollarse a finales de los 90 ha alcanzado cotas inimaginables entonces

Hace unos años preguntaban a varios expertos en el mercado de telefonía móvil por el crecimiento esperado de ese mercado para el año siguiente. El consenso preveía que el mercado crecería un 14%. Al año siguiente repitieron la encuesta y la respuesta fue que el crecimiento sería del 12%, y, al siguiente la predicción de los sesudos expertos y analistas era de un 10%.

Pues bien, este mercado, que empieza a desarrollarse a finales de los 90 ha alcanzado cotas inimaginables allá por la frontera del siglo XXI. Hoy en España hay más líneas de celulares que habitantes. En el año 2002 había 1.000 millones de usuarios de móviles, parecía que el margen de crecimiento era limitado después de la explosión previa, sin embargo, hoy más de 5.000 millones de personas en el mundo disponen de un móvil; es decir, se multiplicó por cinco. Si consideramos la potencia y velocidad de los aparatos móviles que tenemos hoy respecto a los de hace cinco años la multiplicación es por cientos de veces.

En los últimos 20 años los cambios han sido extraordinarios, en los próximos 20 lo serán mucho más, en todos los campos. Cambiarán más las cosas en los 20 años venideros que en los 2.000 precedentes. Nos mostraron un vídeo impactante de un coche autónomo que era capaz de avisarte de un accidente un segundo y medio antes de que sucediera. Gracias a la robótica, a la inteligencia artificial, al internet de las cosas, la transformación será espectacular en sanidad, automoción, transporte o educación, entre otros. Se podrá detener el envejecimiento, tendremos la posibilidad de saber las enfermedades que tendremos en un futuro. Da vértigo, pero son procesos imparables. Estos señores se han dado cuenta que hay unas células que son inmortales, las del cáncer, las extraes del individuo y siguen desarrollándose. A partir de ahí puede estar la clave de la vida eterna. Alucinante.

En este mundo tan cambiante es mucho más importante la capacidad de adaptación que la inteligencia

En este mundo tan cambiante es mucho más importante el AQ respecto al IQ, es decir, el coeficiente de adaptación respecto el coeficiente de inteligencia. Ponía un ejemplo de un hombre al que le daban una bici, pero para girar hacia un lado había que mover el manillar hacia el contrario. El señor tardaba 2 semanas en conseguir dominarlo. Un niño de 6 años tardaba 2 días.

Probablemente el 70% de las empresas del Fortune 500 desaparecerán en los próximos 10 años. No se asusten, no es una visión apocalíptica sino todo lo contrario. La economía exponencial pretende facilitar la conexión entre las personas contribuyendo a mejorar la prosperidad. Los cambios en los últimos años han sido mayores que en toda la historia de la humanidad; en los próximos la velocidad de cambio será incluso mayor, por lo que no limitemos nuestra imaginación, los sueños más inalcanzables pueden convertirse en realidad.

Los cambios principalmente alcanzan muchos diversos ámbitos que se pueden resumir en las 7 P’s: personas, propiedad, producción, precio, poder, política y prosperidad.

Personas: la tecnología está contribuyendo a democratizar las oportunidades. El acceso al conocimiento fomenta el emprendimiento y mejora la productividad.

Propiedad: la tecnología está cambiando las dinámicas de la propiedad gracias a la economía colaborativa (coches, alojamientos turísticos, etcétera) y lo puede hacer mucho más. Si existen coches autónomos y puedes ir leyendo, estudiando, viendo la televisión o haciendo los deberes con tu hijo vía digital hasta tu casa tal vez no te importe vivir más lejos, con las potenciales implicaciones sobre el valor del suelo. En definitiva, tendencia a la virtualización, a la descentralización y pérdida de importancia de la propiedad con posibles implicaciones en reducción de costes.

Producción: los costes de producción están reduciéndose y el común denominador es la economía colaborativa.

La fijación de precios determinada según el método de cruce entre oferta y demanda perderá su sentido

Precio: la fijación de precios determinada según el método tradicional de cruce entre oferta y demanda perderá su sentido. Las compañías deben ser capaces de adaptar dinámicamente su oferta y de discriminar en precios.

Poder: muchas de las compañías que se han incorporado al índice S&P 500 en los últimos años son plataformas en vez de servicios o negocios tradicionales. Una plataforma se convierte en la referencia en su segmento y disfruta de poder de mercado en el largo plazo.

Política: la falacia del crecimiento. Los políticos facilitan aquellos negocios que mejoran el PIB, que crean más demanda, pero con una visión limitada ya que no se fijan en la eficiencia en sí misma de esos negocios. Es necesario fomentar aquellas tecnologías disruptivas que redundarán en el largo plazo en bienestar económico.

Prosperidad: todos los cambios de los últimos años han permitido que por primera vez en la historia de la humanidad menos del 20% de la población sufra pobreza extrema.

Enhorabuena al equipo de Nomura por la organización de un evento tan interesante y por hacernos pensar. No sé Wozniak, pero yo no llego ni a becario. Nuevos horizontes. Se está fraguando un nuevo mundo a gran velocidad. Es un momento mágico, vivimos el momento más extraordinario en la historia de la humanidad, prepárense para despedir a lo conocido, sueñen a lo grande. Los castizos siempre lo han tenido claro, jugador de chica perdedor al mus. Suerte.


Kike González es exidirector de Renta Variable en Ahorro Corporación