Estimado Pablo,

Quisiera comenzar esta misiva confesando que jamás pensé que iba a dedicarte las palabras que a continuación vas a leer, palabras que, créeme, me va a costar escribir.

Mi mente, en este preciso instante, me lleva a la primera vez que nos vimos, ¿recuerdas? Fue en un local de Madrid, al lado del Reina Sofía, donde al entrar podía leerse un cartel que rezaba “el mejor bocadillo de calamares en Madrid”. Aún guardo la foto del que me comí mientras tú repasabas tu discurso y fuera, la plaza vibraba de emoción. Se sentía sí, mucha emoción en la noche, aquella noche del fin de campaña para las Europeas en la que, a muchos, nos hiciste creer en un nuevo comienzo, en un Cambio, así, con mayúsculas.

Aquello era un sueño para mí que llevaba tan sólo unas semanas en Podemos: Echenique, Villarejo, Errejón, Teresa, Lola, Monedero y tú a mi lado. Recuerdo ver en la barra a Íñigo hablando con alguien y pensar: “¿Este es el famoso Errejón?”. La persona que me había invitado a estar allí, como si me leyera la mente, me susurró: “Es impresionante lo inteligente que es para la edad que tiene”, y yo asentí sin mucho convencimiento.

Aquella noche, lo recuerdo como si fuera ahora, cuando empezó el mitin yo estaba a unos metros de vosotros. Había conseguido una silla muy bien situada pero no era capaz de estar sentado. Me aproveché, lo reconozco, de la desorganización del comienzo, cuando todo estaba desbordado de ilusión, y me acoplé junto a los promotores y futuros líderes para hacer fotos junto a los chicos de la prensa. Más de una vez pensé que iban a echarme de allí pero tuve suerte. Recuerdo que Germán Cano asomaba su cabeza a veces y me impedía encuadrar a mi gusto y sobre todo Jorge Lago. Estábamos todos electrificados. Llenos de energía. Te hice muchas fotos —os hice muchas fotos—, repasando vuestros cuadernos o charlando distendidamente entre vosotros antes de hablar, fotos que luego mi querido Ardanuy, con todo el honor que eso conlleva, usó en redes para ilustrar algunos eventos.

Costaba defender ciertas posiciones, pero nos pasaban argumentarios por Telegram. Había margen pero, querido Pablo, eso se acabó

Recuerdo lo que sentí cuando oí hablar por primera vez a Juan Carlos, a Íñigo o a Teresa, ese monstruo de la política que lo mismo se atropellaba de rabia que se arrancaba a cantar. Nos hizo volar Pablo, en serio, pero sobre todo recuerdo cuando tomaste la palabra y fuiste desgranando tu discurso, cuajado  de verdades, de desafío, de denuncia, de silencios y, sobre todo, de esperanza. Recuerdo, no lo olvidaré jamás, cuando gritaste ese “¡SON GATOS!”. Un escalofrío me recorrió la espalda y sentí que formaba parte de algo que estaba muy por encima de mí, que me sobrepasaba, y entonces me acordé de mi padre, lo que habría sentido si es que hubiera podido verme en aquel momento. Lo que hubiera sentido si hubiera estado a mi lado participando de toda esa electricidad, en ese instante en el que el futuro, por fin, mostraba un rayo de luz con el que iluminarnos a todos los millones de personas que exigíamos un nuevo tiempo para nuestro país. Una nueva manera de hacer las cosas.

Yo no estaba indignado compañero. Esa palabra se me quedaba corta, te lo aseguro. Yo estaba achicharrado. Yo acababa de volver de Londres de pasar lo peor de mi vida, y de dejarme la salud limpiando mesas por 6,5 libras la hora a pesar de tener una licenciatura y algún que otro talento. Yo, como muchos, exigía satisfacciones y culpaba de mi situación a eso que antes llamabais casta: esa horda de privilegiados que habían hundido sus garras en lo que los políticos llamáis ‘lo público’. Yo quería dimisiones, encarcelamientos y un desmantelamiento del Régimen, también con mayúsculas. Y ahí estabas tú, capitaneando esa posibilidad con tu camisa del Alcampo y esos ojos que derramaban sinceridad de la que hace vibrar el alma.

Recuerdo cuando se consiguieron los cinco escaños en Europa. También los resultados en mi pueblo, tercer lugar, no estaba nada mal para un partido recién creado por perroflautas y cómo el sueño comenzó a hacerse real: ya estábamos en las instituciones. Algún día llegaríamos al Congreso y hasta me imaginaba, llámame iluso, que llegabas a ser presidente.

No sabes cuántas horas dedicamos en el Círculo en el que yo colaboraba a ayudar a Podemos, en cada campaña. Cuántas horas de mi vida entregué a defenderte a capa y espada, siempre con el mismo discurso: “A mí, de momento, Pablo me convence. El día que lo haga mal dejaré de apoyarle”. Había gente que no me entendía: decir que no me fiaba de ningún político y que sólo te daba el beneficio de la duda. Era algo a lo que no estaban acostumbrados. En este país ser de un partido político, tristemente, es como ser de un equipo de fútbol: lo apoyamos haga lo que haga y eso es un error tremendo, Pablo. Un ciudadano se debe lealtad a sí mismo, no a unas siglas.

Yo quiero que os vayáis por habernos arrebatado a millones de personas que confiamos en ti la ilusión. Porque tuvimos una oportunidad real y lo fastidiaste

Así que, entre el espíritu del 15M, ese discurso de chico de Vallekas (con “k”) y la Complutense, sumado a la era de Facebook y twitter, nos comimos la realidad a golpe de click y de ilusión, siempre ilusión, porque ese fue tu gran acierto Pablo: canalizar la ilusión y la indignación de muchos en una herramienta que, ahora me da cierto pudor recordarlo, nos iba a empoderar a todos y a todas.

Os inventasteis los Círculos y con ellos una manera de lograr que muchos que jamás habíamos siquiera imaginado participar en política nos implicásemos. Porque íbamos a darle la vuelta a la tortilla, y para darle la vuelta a la tortilla Pablo hay que meterse en la cocina. Hasta el fondo. Y te defendimos Pablo, como tú a Kichi. Te defendimos de lo de ETA, de lo de las herriko tabernas, los lúmpenes, Venezuela, Irán, las explicaciones políticas al terrorismo, algunas sobradas varias en La Tuerka, tu controvertido ego, los trolls, más Venezuela, etc…

Costaba, créeme, defender ciertas posiciones, informaciones que salían a diario, o, mejor dicho, desinformaciones, pero nos pasaban argumentarios por Telegram con los que luchar contra la caverna, el bipardismo más rancio y, si me apuras, el Ibex 35. Había margen, pero, querido Pablo, eso se acabó.

Yo salí de la política por culpa de una desilusión que fuiste alimentando entre pisada y pisada de moqueta. Vistalegre I fue ya un aviso para navegantes con esa lista plancha que, por mucho que los que aparecían en ella fueran gente de enorme talento, se reía de todo lo que se nos había prometido. Pero tragamos. El desmantelamiento de los Círculos como espacio de análisis y acción política porque, era obvio, suponían un caballo indomable para tu ejecutiva, esa que os afanasteis en verticalizar al más puro estilo estalinista, unido a vuestra negativa de concurrir a las elecciones municipales, mostraron el final del sueño para muchos de nosotros.

Los que no somos fanáticos de un partido que además no teníamos ningún carguito o esperanzas de sillón lo tuvimos claro: no os fiabais de nosotros. No os había dado tiempo a articular suficientemente los Círculos en vuestra ejecutiva. Eso llegó después: los Consejos Ciudadanos y los y las Secretarios Generales. La democracia interna al modo Podemos estaba servida.

Como verás llevo ya una buena parrafada y aún no he hablado del chalé. He querido que entiendas que la petición que voy a hacerte a través de esta carta, no tiene que ver exclusivamente con tu deseo legítimo de formar una familia en el ambiente que tú y tu pareja consideréis más idóneo. No.

Os habéis puesto ‘en manos de los inscritos’ porque estáis absolutamente convencidos de que vais a arrasar en la votación. El que no lo entienda así es que es muy ingenuo

Yo quiero que os vayáis por habernos arrebatado a millones de personas que confiamos en ti la ilusión. Porque tuviste, tuvimos, una oportunidad real —yo al menos aún lo sigo creyendo—, de gobernar este país y lo fastidiaste. Porque no fuiste capaz de dejar tu ego a un lado en el Congreso y no protagonizar bochornosas escenas como la de la cal viva. Porque en vez de aprovechar el descontento de los votantes socialistas, te los pusiste en contra exigiendo vicepresidencias y vendiendo de antemano un sorpasso que jamás llegó, y jamás llegó, querido Pablo y parece mentira que yo tenga que explicarte a alguien tan inteligente como tú esto, porque no puedes menospreciar a un partido político de la manera que lo hiciste y pretender que sus desilusionados viertan sus votos en tu opción. Si yo hubiera sido socialista antes hubiera votado al PP que a ti.

Lo que ocurrió con Olga Jiménez y con la Comisión de Garantías fue también un mojón más, gordísimo este, en una carretera sin retorno hacia el fracaso. De qué manera habéis sido capaces de pervertir una votación legítima en ese otro esperpento que fue Vistalegre II.

La gestión del procés también tuvo su poquito de incoherencia y de chapuza, una más, pero, sobre todo Pablo, no te perdono la de gente que has sacado de este proyecto que, lo creas o no, está por encima de ti, de todos, a base de eso: desilusión, estalinismo, egocentrismo y purgas.

Para mí el caso más sangrante es el de Errejón. Que hayas sido capaz de defenestrarlo de esa manera a él y los suyos -con el gasto en finiquitos añadido con tal de quitarse adversarios de en medio- uno de los talentos políticos más sobresalientes que ha parido este país, apartado por culpa de tu vanidad y tu ceguera, es imperdonable. El día del #ÍñigoAsíNo sentí vergüenza por primera vez de haber sido de Podemos. Pero no fue sólo Íñigo, ni mucho menos. Llevamos años ya asistiendo al abandono de personas con una valía política y humana que, perdóname la sinceridad, os sobrepasan con mucho a los que aún pilotáis este Titanic. Que tu pareja se siente a tu lado en el Congreso de los Diputados, por mucho que Irene tenga una valía personal y política que yo no cuestiono, no ha ayudado mucho tampoco.

Mi querido Luis Alegre lo expresó con un talento que yo jamás tendré en su artículo “¿Qué está pasando en Podemos?”. Habló como sabes de la deriva de Podemos por culpa de esa cuadrilla de palmeros de la que te has rodeado. Esos que ahora, mientras yo escribo estas líneas, tienen el Telegram y los teclados de sus ordenadores echando humo en campaña para el SÍ, para que os quedéis, para que sigáis usando el aparato en vuestro provecho personal. También los trolls están a marchas forzadas destrozando al disidente y a los que pensamos, hace tiempo, que ha llegado el momento, querido Pablo, de dar un paso atrás. Además de todo eso, es fácil entender que os habéis puesto “en manos de los inscritos” porque estáis absolutamente convencidos de que vais a arrasar en la votación. El que no lo entienda así es que es muy ingenuo. Lo más probable es que os enroquéis por tanto en el puesto y, como todos hacemos, encontraréis razones de peso para sentiros en posesión de la razón, pero no van a ser los inscritos ni la caverna quien te juzgue Pablo. Va a ser la historia quien lo haga, como una persona que, por culpa de su ego, le arrebató una posibilidad de Cambio a todo un país, con todo lo que eso conlleva.

Un partido en el que hay miedo de significarse públicamente para pedir tu dimisión es un partido condenado al que hay que volver a poner a punto

Yo no he leído nunca a Gramsci, lo confieso, y algunos de los que sí lo han hecho en estos días han publicado, bien en prensa, bien en sus redes sociales, sesudos análisis de todo lo que está ocurriendo en torno a tu chalet. Destacaría a mis admirados Diego Pacheco, Rodrigo López o Juan Peris que han expresado, como yo no sé hacerlo, que esto no se trata de hacerle el juego a la derecha ni a la caverna, sino de ser coherente con una imagen que tú mismo te construiste para ti y para nosotros.

Que estamos contigo en que hay límites a la privacidad, que Rivera vive en una casa el doble de grande y costosa que la tuya y a nadie le incomoda y que lo de las ecografías es tan sucio que da ganas de pararlo todo y bajarse. Que ser de Podemos es difícil porque tiran a matar. De esto también sé un poco.

Todo lo anterior es cierto, pero también lo es que, esto sumado a lo anterior hace que tu imagen, lejos de crear ilusión en esas 5 millones de personas que representas, sea, a día de hoy, un lastre. También es cierto que crear una consulta en las bases de un partido para respaldar una decisión privada y personal es más un chantaje que una consulta, teniendo en cuenta además que la imagen de imparcialidad y transparencia de dicho proceso está seriamente dañada.

Un partido en el que hay miedo de significarse públicamente para pedir tu dimisión y en el que en cambio se anima a posicionarse a tu lado desde las RRSS oficiales, vulnerando con ello toda neutralidad, es un partido condenado al que hay que volver a poner a punto, aferrándose de nuevo al código ético, a la limitación de mandatos y de sueldos y en el que la democracia interna sea un eje vertebrador absoluto y no un discurso vacío. Hay territorios en los que aún no se sabe quiénes son los liberados, cuánto cobran y donde no se han entregado aún las cuentas, territorios liderados en la sombra por personas que han recalado desde aparatos de otros partidos de izquierda con toda una experiencia en fontanería de lo más rancia. Pablo, así no.

Para acabar, querido amigo, sólo expresarte mi dolor, por haber tenido que firmar esta carta y por sentir lo que en ella defiendo, y también porque quizás Podemos esté herido de muerte y con tu dimisión o sin ella, pase a ser una fuerza residual que jamás sea capaz de contribuir a ese Cambio que todos estuvimos rozando, durante aquellos preciosos días en los que aun eras todo lo que esperábamos de ti.

Recibe un fuerte abrazo.


Suso Millán, licenciado en Audiovisuales y ex portavoz de Podemos Hellín (Albacete)
@susomillan