Este ha sido un juego entre un listillo curtido en mil lances y un ingenuo panoli inexperto en estas lides. El listillo curtido ha sido el Partido Popular, que a la altura de las tantas de la madrugada de un día de la semana pasada acaba firmando un acuerdo con el partido novato, Vox, por el que el primero se compromete a adjudicar al segundo «concejalías de gobierno» sin entrar a precisar que en esa acepción entran también las concejalías delegadas y otras de rango ejecutivo menor, como las de distrito.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS