El buen rollo que se vivió en la sesión de investidura entre el PSOE y Unidas Podemos -recuerden a la bancada socialista recibiendo en pie con un cerrado aplauso a Pablo Iglesias antes incluso de su intervención, los abrazos con Sánchez del líder de Podemos, que se han convertido en un clásico, etc.- tiene un límite. No vayamos a pasarnos.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate