Conocida ya la composición del nuevo Gobierno, se trata ahora más que de augurar futuros e inexorables fracasos, esperar a ver cómo se desenvuelve este equipo recién constituido por Pedro Sánchez y en el que parece evidente que ha tratado de levantar una empalizada de ministerios y competencias en torno al mini gobierno encabezado por Pablo Iglesias, que queda así, al menos en apariencia, seriamente disminuido en su capacidad de brillar por cuenta propia y amortizar para el futuro su participación en el poder.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate