Este Gobierno está demostrando una capacidad inusitada para meter la pata. La destitución fulminante del coronel Diego López de los Cobos, a la que ya me he referido en estas páginas, ha sido el último episodio, y probablemente el más grave, de una serie de errores que ponen de manifiesto su falta de rumbo y su debilidad congénita.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate