Feijóo es un PP tan moderado que se presentó a las elecciones sin que se le vieran las siglas del PP, sólo con su monograma, como una marca de bolsos con monograma. Pero un partido no puede despreciar a alguien que le gana tantas mayorías absolutas, aunque sea con sosería y refranes, o sea pareciéndose demasiado a Rajoy. Si Feijóo es moderado, Casado tiene que ser moderado, o mejor dicho, fue siempre moderado, como fue siempre de centro aunque quisiera llevar toreros al Congreso como a una calesa de toreros con gran pesebrón de caoba. Es justo lo que ha dicho ahora Casado, que él y el PP fueron siempre moderados. Incluso aunque no sepa muy bien en qué consiste esa moderación. Incluso aunque no pudiera encontrar ningún torero de centro, que es algo así como encontrar un torero con gafas.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate