Uno de los dos grandes errores de Santiago Abascal en la moción de censura, planeada concienzudamente para presentar su candidatura a liderar la derecha española, fue despreciar a Europa. Recurrió a Miguel de Unamuno para refutar a Ortega y Gasset: «El problema es Europa; España, la solución».

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate