El 31 de diciembre, los gobiernos de España y Reino Unido llegaron a un preacuerdo que sienta las líneas básicas del acuerdo formal entre el Reino Unido y la Unión Europea sobre Gibraltar. Según el diario El País, cuya relación con nuestro gobierno es excelente, se trata del «mayor acontecimiento registrado en los últimos 300 años». Sorprende que un preacuerdo de tantísima significación haya sido remitido a Bruselas sin que las Cortes lo haya discutido previamente. Los diputados y senadores, los representantes de la soberanía nacional, se enteraron de su existencia por la prensa.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate