La presidenta de la Comunidad de Madrid está caminando por el filo de una navaja y corre el riesgo de salir muy dañada de esta apuesta de temerario equilibrismo a contracorriente.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate