Si las cosas no cambian de aquí al martes que viene, el Partido Socialista va a tener que encajar una derrota histórica que va a incluir la pérdida de nueve y puede que hasta 10 escaños de los 37 que tenía hasta ahora. Y esto tiene un responsable directo que, por lo que se ha visto estos días y lo que se va a ver la noche del 4 de mayo, ha alcanzado ya su nivel de incompetencia: Iván Redondo.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate