Opinión

El pueblo ruso es pacífico y paciente hasta que lo amenazan con las armas

Mural patriótico del artista Ilya Demchinko en apoyo a la invasión rusa de Ucrania en el municipio de Reutov, a las afueras de Moscú.

El periódico español El Independiente publicó un artículo destinado a calumniar a los compatriotas rusos ante los ojos del pueblo español, con el que Rusia tiene relaciones de amistad sólidas y de larga duración.

Un poco de historia. Recordemos 1937-38, cuando la Unión Soviética recibió a más de 3.000 niños españoles. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos de ellos dieron su vida por la liberación del mundo del nazismo, y los que sobrevivieron hablan con gratitud del pueblo ruso y consideran a Rusia su segunda patria.

Los extranjeros que viajan por Rusia se sorprenden con la hospitalidad de los rusos

Por ello, los compatriotas rusos expresamos nuestra indignación por los artículos del periodista Ivan Pustovalov, representante de la Asociación “Russia Tomorrow”, cuyas publicaciones contribuyen a avivar la rusofobia en la sociedad española y provocan una actitud negativa hacia todo lo ruso, incluidos los deportes, la cultura y la educación.

El autor, aparentemente, no ha estado en Rusia durante mucho tiempo y no ha hablado con los ciudadanos de a pie que viven lejos de Moscú y San-Petersburgo, de lo contrario no habría hablado de ellos «como incultos, pobres, absolutamente intolerantes con todo lo ajeno, llenos de envidia y odio al prójimo”.

Los extranjeros que viajan por Rusia se sorprenden con la hospitalidad de los rusos, las hermosas ciudades, la deliciosa comida, la cantidad de parques, museos, teatros y centros de entretenimiento, la educación y lo mucho que leen los adultos y los niños.

Se ha creado la educación secundaria obligatoria en Rusia, que diversifica los conocimientos personales, brinda el saber no solo del idioma ruso, matemáticas, física, informática y otras materias, sino que también da a conocer la historia mundial y la cultura de diferentes países del mundo. Los niños de diferentes nacionalidades estudian en las escuelas rusas, y no hay lugar para la manifestación del nacionalismo en ellos. Los estudiantes de las escuelas y las universidades en Rusia ganan los primeros puestos en las prestigiosas Olimpiadas y competiciones internacionales. Los niños que se encuentran en el extranjero, se integran fácilmente en las instituciones educativas locales, mostrando excelentes resultados en sus estudios, lo que hemos escuchado más de una vez de los directores de los colegios españoles donde estudian los rusos.

En este sentido, surge la pregunta: ¿dónde ha visto el autor a los ciudadanos rusos incultos a quienes se les puede educar “en la sensación inimaginable de grandeza y retribución»? ¿De qué grandeza estamos hablando? ¿De qué el pueblo multinacional de Rusia ama a su Patria y hace todo lo posible por su prosperidad? Si esto es patriotismo común y corriente.

Y sí es verdad que la televisión transmite los logros de su gente (estamos seguros de que esto pasa en cualquier país), desde el primer vuelo espacial hasta la primera vacuna contra el coronavirus. ¡Rusia tiene muchas cosas de las que puede estar orgullosa!

Los rusos estamos en contra del nazismo y del genocidio de los pueblos en cualquiera de sus formas, y en Ucrania desde hace ocho años se produce un verdadero genocidio

¿De qué venganza (“retribución”) habla el autor? ¿De que los rusos son intolerantes con las manifestaciones de nacionalismo y nazismo y están tratando de evitar la propagación de esto? No puede ser de otra manera: en la Gran Guerra Patria las pérdidas de la Unión Soviética ascendieron a 26 millones de personas. Cada familia guarda la memoria de aquellos que ayudaron a destruir el fascismo y llegaron a Berlín, liberando a los países de Europa de la «plaga marrón», aquellos que estuvieron en el asedio de Leningrado durante 900 días, aquellas mujeres y niños que pasaron días y días en las fábricas, contribuyendo con su trabajo a la Victoria. ¿Cómo se puede olvidar?

Y por eso queda claro por qué las decisiones del Presidente de la Federación de Rusia despiertan cada vez más apoyo entre los habitantes del país. Los rusos estamos en contra del nazismo y del genocidio de los pueblos en cualquiera de sus formas, y en Ucrania desde hace ocho años se produce un verdadero genocidio: la destrucción sistemática de los pueblos ucraniano y ruso en el Donbás.

A lo largo de los años murieron más de 13.000 civiles, incluidos niños. Se creó la Avenida de los Ángeles en Donetsk. Allí están grabados los nombres de los niños muertos, el menor de los cuales tenía menos de un año.

El pueblo ruso defenderá a su Patria y a sus familias, y luego no habrá quien lo detenga

¿Dónde estuvo el autor todos estos 8 años? ¿Por qué no fue especialmente doloroso para él, “como ruso, y más aún, como patriota de Rusia”, darse cuenta del florecimiento del nazismo en la fraterna Ucrania y no sentir pena por sus compatriotas que fueron exterminados?

Y sí, el pueblo ruso es pacífico y paciente, pero solo hasta que alguien esté en las puertas de su casa y lo amenace con armas a él y a su gente cercana.
El pueblo ruso defenderá a su Patria y a sus familias, y luego no habrá quien lo detenga, ¡y esto ha sido probado más de una vez por la historia!


Irina Chistyakova es miembro de la Junta directiva de la Unión de organizaciónes de compatriotas rusos en España y Andorra. Elena Alexandrova es presidenta del Proyecto Internacional para la Recuperación de la Memoria Histórica Rusia-España

Te puede interesar

Comentar ()