«Estaré donde mis compañeros crean que soy útil y defendiendo un PSOE unido, cohesionado y ganador». Así se ha pronunciado este martes Susana Díaz durante una visita institucional a Puerto Real (Cádiz). La presidenta de la Junta no ha querido contestar a las preguntas de los periodistas sobre si se presentará a las primarias frente a Pedro Sánchez y si cree que el secretario general debe dimitir. Pero entre líneas ha dejado ver una respuesta afirmativa a ambas cuestiones.

«Yo quiero a este partido, esté donde esté, en la cabeza o en la cola, donde me pongan mis compañeros», ha asegurado, lanzando su proyecto para el PSOE: «Entiendo en primera persona que la mayor responsabilidad que tenemos los que estamos al frente es mantener el partido unido, siempre cohesionado, y no poner dilemas falsos sobre la mesa que tiendan a dividir y a enfrentar a los compañeros. Hacer del PSOE lo que siempre fue, un partido ganador, y en esa tarea siempre estaré donde me pongan los compañeros, en la cabeza o en la cola».

Acusa a Sánchez de plantear «dilemas falsos» para «dividir» al partido

Ante la pregunta de si se presentará a las primarias, la baronesa andaluza también ha sido ambigua: «Ahora toca España y los ciudadanos no entenderían que estuviésemos en cuestiones internas en un congreso a prisas y corriendo. Llevo en este partido 20 años, siempre estaré donde sea útil y defendiendo un PSOE unido, cohesionado y ganador», ha respondido.

Susana Díaz ha calificado la propuesta de Sánchez de primarias como «maniobra de distracción» y ha querido desvincular el debate interno de la cuestión institucional y el bloqueo político que sufre España. Frente a esta tesis del secretario general, que asegura necesitar un liderazgo claro, una «voz única», para intentar formar Gobierno, la presidenta andaluza apunta a que la cuestión de fondo es otra: «El PSOE tiene un problema, que estamos concatenando derrotas electorales. Las últimas son las de Galicia y Euskadi, pero no son las únicas. El PP nos ha ganado en muchísimos sitios y Podemos también. Tenemos un problema», ha insistido.

«En Andalucía ganamos elecciones»

Sobre la forma de afrontar este problema también discrepa de Ferraz: «La salida no es acusar a unos compañeros de ser subalternos o no del PP. Me parece que ningún socialista lo es. Ninguno quiere serlo y mucho menos en el PSOE de Andalucía, que está además en la primera línea de la batalla contra el PP. Aquí, los socialista andaluces hemos sufrido ataques inimaginables. Aquí, el subalterno al PSOE es el PP, que está en la oposición porque le hemos ganado las elecciones y bien, y eso es lo que debería pasar en toda España. Deberíamos plantearnos por qué no es así», ha explicado.

En esta línea, ha señalado directamente la responsabilidad de Sánchez, aunque no ha pedido abiertamente su dimisión: «El PSOE está en una situación mala y difícil. Cuando todas las alternativas son malas, alguna responsabilidad tiene que tener la dirección. Y no me parece de recibo culpar a aquellos que ganamos elecciones», ha asegurado, antes de defender que el debate sobre el liderazgo interno no toca ahora ni se puede imponer unilateralmente por Ferraz.

«En enero y en abril todos decidimos que primero España y después el PSOE y sus intereses orgánicos. Yo sigo pensando lo mismo y lo haré siempre: primero nuestro país, ser útil a los ciudadanos, y luego las cuestiones internas. No entiendo que se cambie de criterio unilateralmente. Llevamos demasiadas derrotas consecutivas», ha aclarado.

El último reproche de Díaz a Sánchez viene por la crisis de los gobiernos manchego y extremeño por la retirada de apoyo de Podemos. La presidenta andaluza ha lamentado que la dirección federal no haya salido en defensa de sus presidentes autonómicos socialistas y que permita que Podemos intente «entrometerse» y plantear «injerencias» al debate interno del PSOE con el «chantaje» a gobiernos autonómicos. «Es muy grave intentar desestabilizar y chantajear a dos Gobiernos, y utilizar de rehenes a los ciudadanos de Castilla La Mancha y Extremadura», ha denunciado.

 Madina, contrario a la decisión de Sánchez

Varios diputados socialistas han mostrado este mediodía sus discrepancias con Pedro Sánchez en los pasillos del Congreso. Mientras Micaela Navarro se mostraba contraria a la fecha propuesta por el secretario general para la celebración de un Congreso Federal, Eduardo Madina se unía a esta visión en términos más duros.

“El PSOE necesita un Congreso Federal desde hace tiempo y eso no se resuelve en 20 días”, ha asegurado. “Mi posición es contraria a la celebración de los plazos que ha propuesto la Comisión Ejecutiva Federal”, ha insistido, para señalar que “tiene que ser un Congreso serio, con un debate serio y en profundidad. Para eso hace falta más tiempo”.

El PSOE fue creado para aportar la solución y no para enquistar problemas», señala Madina

Madina ha mostrado su convicción de que el Comité Federal tumbará este sábado las fechas propuestas por Sánchez, haciendo una alusión velada a las aspiraciones del secretario general: “Primero son los intereses del país, después los intereses del PSOE, y luego los intereses particulares de algunos miembros, y no al revés”, ha apuntado, a la vez que ha dicho estar «convencido de que el partido este sábado apostará por esta vías» y de que «el Congreso está lejos”, puesto que “lo primero es ver cómo hacemos para evitar el esperpento de que en 11 meses se acuda por tercera vez a elecciones”. Madina también ha aprovechado para recordar que “el PSOE fue creado para aportar la solución y no para enquistar problemas de este país”.

El ex presidente de Castilla-La Mancha y diputado socialista José María Barreda ha instado a Pedro Sánchez a dimitir en caso de que pierda la votación. “En mi cultura no cabe que un secretario del partido que perdiera una votación en el máximo órgano del partido entre congresos, que es el comité federal, pretenda seguir siendo secretario general. No es aceptable, no es democrático”, ha apostillado.

Somos determinantes, ¿lo seremos tras unas terceras elecciones o empeoraremos?», se pregunta Barreda

Además, ha vuelto a apuntar hacia una abstención, recordando que “no es mejor socialista el que más se opone sino el que más consigue”, ha señalado. Barreda ha asegurado que “85 escaños son muy pocos” pero permiten ejercer un papel decisivo en cuanto a la aprobación y derogación de leyes. “Ahora somos determinantes, la pregunta es si lo seguiremos siendo después de unas terceras elecciones, o empeoraremos como lamentablemente parecen indicar los resultados de Galicia y País Vasco, que han sido muy malos”, se ha preguntado el ex presidente.

Barreda ha pedido “valentía y claridad” a Sánchez, puesto que, a su juicio, “no se puede halagar continuamente a la militancia para decirles lo que quieren oír”, y porque la  “responsabilidad de un dirigente es la de dirigir, no la de ser arrastrado por lo que opinan unos y otros”.