Pedro Sánchez mantiene su hoja de ruta y persiste en su plan inicial de convocar primarias el 23 de octubre y un Congreso Federal que avale la decisión que tomará la militancia en esa consulta. La renuncia de 17 miembros de su Ejecutiva no ha alterado sus planes, y el Congreso, que ahora tiene carácter Extraordinario tras la cadena de dimisiones, se adelantará al 12 y 13 de noviembre, frente a la fecha prevista inicialmente de primeros de diciembre, según ha anunciado el PSOE en un comunicado tras la reunión mantenida este jueves por lo que queda de la Ejecutiva Federal, compuesta ahora por 18 miembros fieles al secretario general.

Así, la crisis interna que surgió ayer en el seno del partido sólo ha reforzado el argumentario de los sanchistas, que han hecho una interpretación de los Estatutos por la que, en lugar de una gestora -tal como defendían los críticos-, las renuncias desencadenaban la convocatoria de un Congreso y reafirmaban la apuesta de Sánchez de darle la voz a los militantes socialistas.

El comunicado del PSOE se refiere al artículo 36.0 de los Estatutos, que establece que «cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Federal afecten a la secretaría general o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar un Congreso Extraordinario para la elección de una nueva Comisión».

De esta forma, la formación convoca este sábado 1 de octubre un Comité Federal «a los únicos efectos de que éste a su vez convoque el Congreso Federal que, como máximo órgano del partido, elija una nueva dirección». Este Congreso se daría para ratificar lo acordado en primarias, «con el fin de elegir un nuevo secretario general y una nueva Comisión Ejecutiva Federal», reza el documento.

Calendario del Congreso Federal Extraordinario

  • 1 de octubre. Convocatoria y cierre censal y apertura del plazo para la presentación de precandidaturas.
  • 2 – 11 de octubre. Recogida de avales.
  • 3 de octubre. Apertura del plazo para la solicitud de voto desplazado.
  • 12 – 13 de octubre. Proclamación y recursos.
  • 13 – 22 de octubre. Campaña de información.
  • 23 de octubre. Jornada de votación y elección de delegados por las agrupaciones a congresos provinciales/insulares (autonómicos uniprovinciales)
  • 24 – 25 de octubre. Proclamación y recursos.
  • 4-6 de noviembre. Congresos provinciales/insulares (autonómicos uniprovinciales), elección de delegados y debate de enmiendas.
  • Máximo el 10 de noviembre. Remisión de documentación a la CEF.
  • 12 y 13 de noviembre. Congreso Federal

La Ejecutiva defiende su legitimidad

La Comisión Ejecutiva está formada originalmente por 38 miembros. Este jueves sólo se han reunido 18 de ellos, después de las dimisiones y tras la muerte de Pedro Zerolo y la renuncia de otros dos dirigentes. Ésta es la razón por la que los críticos  lanzaron ayer su ofensiva: para provocar la caída de la Ejecutiva al completo y la entrada de una gestora que, en último término, evitaría un hipotético pacto de gobierno con fuerzas independentistas y que podrían favorecer la abstención a favor del PP.

Sin embargo, este miércoles noche César Luena ya dio pistas de lo que iba a ser la postura oficial del partido: cerrar filas en torno al secretario general y cerrar puertas -en el sentido literal- a quien dejaron voluntariamente de ser parte de la Ejecutiva. Así, agarrándose estrictamente a lo que establece el estatuto frente a lo que suele producirse en la práctica, ven resuelto el conflicto interno de la dirección socialista y se reivindican como el «único órgano legítimo» de decisión, según ha expresado Francina Armengol, presidenta balear, a la salida de la reunión.

Iratxe García también se ha pronunciado a su salida, hacia las tres de la tarde, para mandar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos y repetir una idea en la que la actual dirección socialista va a cerrarse en banda en los próximos días: que hable la militancia.

El Comité de Garantías y la guerra argumental

Uno de los aspectos que defendían los críticos era que el Comité de Garantías del PSOE, formado por una mayoría de críticos aunque presidido por Isabel Celáa, más cercana a la postura oficial, decidiera la deriva del partido y, en todo caso, desviara la convocatoria de un Congreso hacia la creación de una gestora. A media tarde de jueves, los tres miembros críticos del Comité de Garantías -formado en total por cinco personas- han registrado un escrito en el que reclaman la convocatoria urgente de este órgano y han advertido: si no se convoca, emitirán una «opinión fundada en Derecho» sobre la situación del partido. Estos miembros -María Jesús Montero, Inés Ayala y Wilfredo Jurado, han dado un plazo de 24 horas para que se produzca la petición de convocatoria «en sesión extraordinaria».

La posibilidad de que se convoque el Comité de Garantías toma de esta forma algo de fuerza, sólo horas después de que fuera descartada de facto. El plan de los críticos era que, ante el vacío de poder creado, según este argumentario, por la deslegitimación de la Ejecutiva actual, fuera la presidenta del Comité Federal -el máximo órgano del partido entre Congresos-, Verónica Pérez, quien asumiera las riendas del partido.

Con esta idea llegó a las diez de la mañana a Ferraz la también secretaria del PSOE en Sevilla, cercana a Susana Díaz y crítica con Sánchez. A las puertas de la sede socialista y antes de que comenzara la reunión de la Ejecutiva, Pérez se autoproclamó “la única autoridad» del partido. «La única autoridad que existe en el PSOE es la presidenta del Comité Federal, que les guste o no a algunos, soy yo”, reclamó.

Lo hizo antes de entrar en la sede de Ferraz para registrar una petición de convocatoria urgente de la Comisión Federal de Ética y Garantías que dirimiera los siguientes pasos. Horas después de entrar en la sede socialista, y tras mantener varias conversaciones telefónicas en el hall del edificio, salió a la calle para denunciar que nadie le había «atendido» y que no había podido reunirse con los miembros de la Ejecutiva.

Casi en paralelo llegó el contraataque de la presidenta del Comité de Garantías, Isabel Celáa, que a través de otro comunicado denunciaba el llamamiento «unilateral» de la presidenta de la secretaria andaluza, a lo que Pérez respondió más tarde, declarando que contactó con todos los miembros de este Comité a excepción de su presidenta, que no le cogió la llamada.

En su respuesta, Celáa apuntaba también que dicho órgano sólo podría convocarse «a instancias de su Presidente», es decir, ella misma. Así, quería acabar con toda posibilidad de alternativa en el PSOE más allá de la dictada por el secretario general, en una guerra de argumentos que no ha hecho más que empezar y que, advierten fuentes de Ferraz, podría acabar en sede judicial.