La pugna por el liderazgo en Podemos Madrid entra en su recta final. Con el horizonte puesto en la fecha de votación de primarias el 9 de noviembre, la candidatura Reinicia Podemos ha puesto en marcha un proceso de acercamiento con otras iniciativas, y después de celebrarse los primeros encuentros, ya han salido a la luz las primeras diferencias irreconciliables. En un comunicado, Reinicia Podemos, el proyecto de la facción Anticapitalista liderado por Miguel Urbán, describía a Proceso Adelante -donde se integran Rita Maestre o Tania Sánchez, cercanas a Iñigo Errejón-, como un proyecto que ve las instituciones “como un fin en sí mismo” y con el que, por tanto, no se podría llegar a acuerdos.

Frente a esto, desde Reinicia Podemos sí reconocen afinidad con Podemos Escucha, la iniciativa oficialista impulsada por Ramón Espinar y apoyada públicamente por el secretario general del partido, Pablo Iglesias. Las conversaciones entre las distintas candidaturas comenzaron la semana pasada y podrían culminar en acuerdos puntuales o en una fusión total; de darse este último extremo y tras la imposibilidad de acuerdos con la propuesta errejonista, los anticapitalistas y oficialistas podrían hacer un solo frente y fusionarse en única candidatura, dejando la batalla de Podemos en Madird dos principales frentes: pablistas y errejonistas.

En realidad, la disputa en Madrid escenifica, a nivel autonómico, las distintas corrientes que conviven en la dirección de Podemos. El argumentario que separa a los proyectos en Madrid es el mismo que distanciaron a pablistas y errejonistas. Mientras Pablo Iglesias defendía un viraje a la izquierda, con un impulso de movilización social y la llamada “vuelta a las plazas” y reclama un trato “de igual a igual” con el PSOE, al que propuso un acuerdo de Gobierno, su número dos y secretario político, Iñigo Errejón, abogaba por una postura más flexible con el PSOE y abogaba por dar más peso a las instituciones como instrumento de cambio social.

Después de una primera ronda de contactos, y a falta de que se presenten la próxima semana los documentos oficiales, las discrepancias entre unos y otros ya se han puesto de manifiesto. Las tres principales iniciativas mantienen estos días conversaciones sobre tres aspectos: políticos, organizativos y de igualdad. En esta primera semana de contactos, sólo se ha abordado el primero de los puntos, pero Reinicia Podemos ve las diferencias suficientes como para descartar ya posibles acuerdos. “No se podrá transaccionar si no hay acuerdo político, como con Proceso Adelante”, reza el comunicado.

Fuentes de Proceso Adelante aseguran estar “sorprendidos” por estas afirmaciones y creen que la reacción ha sido “precipitada”. En este sentido, lamentan que la iniciativa anticapitalista plantee los acuerdos como un “todo o nada”. Pese a todo, insisten en que no cierran puertas a alcanzar acuerdos puntuales con los mismos que ahora les acusan, puesto que aún queda una semana para presentación de documentos finales. Las coincidencias estarían en la parte organizativa, aún no discutida, puesto que las dos organizaciones plantearían un régimen de incompatibilidades y mayor democracia interna en la organización.

Las diferencias

Desde Reinicia Podemos reprochan a Proceso Adelante que intenten hacer un “combate de nombres”, y acusan de plantear aspectos de organización por delante de los proyectos, tal como preveía el calendario. Desde ambas candidaturas, la anticapitalista y la errejonista, admiten “bastantes diferencias” en el aspecto político. Isabel Serra, una de las portavoces de Reinicia Podemos, describe como una de las principales discrepancias la relación con los partidos tradicionales.

Para Serra, Podemos Madrid debe ser “impugnatorio con el bipartidismo y presentarse como una alternativa” a lo ya existente, algo que anularía cualquier tipo de acuerdo con el PSOE para no verse anulados políticamente y no convertirse en “subalternos” de los socialistas. Los anticapitalistas mantienen así una postura dura con otros partidos que va en línea por la defendida con los oficialistas de Escuchando Podemos, y que se distancia del proyecto de Rita Maestre. De nuevo, se pone sobre la mesa el debate sobre la flexibilidad que defendía Errejón frente a la dureza de Iglesias.

Pensar continuamente en el PSOE es lo que nos convierte en subalternos”, afirman desde Proceso Adelante

Desde Proceso Adelante reconocen esta diferencia y creen que Reinicia Podemos quiere un Podemos “a la defensiva, como de resistencia”. “Es un mensaje político demasiado de trincheras”, sostienen desde el proyecto. “Nos obsesionamos con el PSOE. Ser una formación que piensa continuamente en el PSOE es lo que nos convierte en subalternos”, señalan. La candidatura de Rita Maestre mantendría una política más “flexible” y “abierta” para atraer también a votantes descontentos de otros partidos, en una postura más trasversal, y lejana a la radicalidad que defienden tanto Iglesias como los anticapitalistas.

Otro punto de desacuerdo estaría, como señala el comunicado, en el peso concedido a las instituciones y a movilización social. “Entendemos que hay diferencias políticas con Adelante”, señala Reinicia Podemos en un Comunicado, puesto que ellos defienden “utilizar las instituciones como un medio para el empoderamiento ciudadano y no como un fin en sí mismo”. Los anticapitalistas defienden la tesis ya proclamada por el secretario general, que ha abogado en ocasiones anteriores por dar más peso a la movilización social y más poder de decisión a las bases; un punto en el que también coincide la candidatura de Ramón Espinar, señalan fuentes de la candidatura. Proceso Adelante responde a estas acusaciones alegando, como ya hiciera en su día Iñigo Errejón, que la movilización social y las instituciones “no guardan una relación de contraposición”, sino que debe establecerse entre ellas “una relación virtuosa”.