El Juzgado de Instrucción 36 de Madrid ha archivado la querella que interpuso el ex mandamás del tenis español José Luis Escañuela contra el presidente en funciones del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, por delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, revelación de secretos, falsedad en documento público e injurias y calumnias al «no ser los hechos denunciados constitutivos de ilícito penal». Las actuaciones también se sobreseen contra Ana Muñoz Merino, ex directora general de Deportes del CSD.

Según ha informado este lunes el CSD en un comunicado, el juez Juan Antonio Toro decretó el sobreseimiento provisional el pasado viernes, dos semanas después de que Cardenal prestara declaración en calidad de investigado. El fiscal ya había pedido el archivo de la causa al entender que la querella carecía de «solidez y rigor”.

«Desde el primer momento subrayé la tranquilidad con la que afrontaba acusaciones que están basadas en una sucesión de mentiras. Por eso, como la querella que interpuso el presidente de la RFEF [Real Federación Española de Fúbol], el Sr. Villar, esta denuncia estaba destinada a no tener ningún recorrido. En mi opinión, la finalidad que buscaba era la de hacer daño a mi reputación y, con ello, intentar que el Consejo Superior de Deportes rebajara su exigencia en el cumplimiento de la Ley, especialmente respecto del uso de los recursos económicos de las federaciones”, ha valorado Miguel Cardenal.

El capertazo se produce en vísperas de que el ministro ratifique a Cardenal en el cargo

El carpetazo a la querella contra el secretario de Estado en funciones y máximo responsable del CSD se produce en vísperas de que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, lo ratifique en el cargo. Cardenal ocupa el cargo desde el 13 de enero de 2012, en la etapa de José Ignacio Wert como ministro.

En su querella, Escañuela acusaba al jefe del deporte español de haber incurrido en malversación al haber utilizado fondos del CSD -dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte- para pagar la indemnización por el despido de Gala León, capitana del equipo español de Copa Davis que sustituyó en septiembre de 2014 a Carlos Moyá y que fue destituida del cargo en vísperas de la eliminatoria que España disputó a Rusia en julio de 2015 en Vladivostok.

A la espera de que el ex mandamás de la Federación Española de Tenis decida si recurre el auto, su querella ha servido para imputar al ex presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) José Luis Sáez. Escañuela adjuntó la denuncia que el Comité de Auditoría, Seguimiento y Control de las cuentas de la FEB presentó el 27 de noviembre de 2015 ante el CSD contra Sáez por imputar gastos personales y de su familia al presupuesto federativo.

La querella de Escañuela ha propiciado la investigación contra el ex mandamás del Baloncesto

Con esta prueba, que llevó al juez Toro a deducir testimonio para la apertura de una pieza separada, pretendía demostrar la “persecución” que ha sufrido de Cardenal a diferencia del trato que éste habría dado a Sáez tras recibir documentos que demostrarían cómo el anterior presidente del Baloncesto había hecho un uso indebido de los fondos federativos.

El instructor ha tomado ya declaración tanto al actual presidente de la FEB, Jorge Garbajosa, como al secretario del Comité de Auditoría, Seguimiento y Control de las cuentas de la Federación de Baloncesto, Joan Fa. También han comparecido ya los técnicos de BDO que elaboraron la auditoría que ha acreditado que José Luis Sáez cargó a la FEB al menos 11.219,63 euros en gastos personales y de su familia.

Sáez ya está personado en la causa en calidad de investigado, lo que permitió a su abogado interrogar la pasada semana a Fa cuando prestó declaración. Fuentes jurídicas aseguran que el magistrado sigue recabando pruebas y que aún no ha citado a Sáez.