José Luis Sáez llevó una vida de lujo a costa de la Federación Española de Baloncesto (FEB), cuya presidencia ocupó entre 2004 y 2016. Así lo acreditan las facturas de los gastos efectuados con las cuatro tarjetas federativas de las que disponía y cuyo extracto obra en posesión del Juzgado de Instrucción 36 de Madrid, que investiga a Sáez y al secretario general de la Federación, Luis Giménez, por malversación de caudales públicos, administración desleal o apropiación indebida y falsedad documental. Sáez está citado a declarar el próximo 21 de febrero, casi cinco meses después de que se abrieran las diligencias previas.

Los gastos que constan en el sumario del caso, al que ha tenido acceso El Independiente, se ciñen al periodo analizado por la auditoría complementaria encargada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) -comprendida entre los años 2011 y 2015- a raíz de la denuncia presentada en noviembre de 2015 por el Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las Cuentas de la FEB. Según los auditores, Sáez gastó 180.037,34 euros en dicho periodo con las tarjetas de la Federación, sin acreditarse que todos los gastos estuvieran relacionados con el desempeño de su responsabilidad federativa: “En general se cumple el procedimiento de justificar con extracto de la tarjeta de crédito, factura o similar, la existencia del gasto pero no la necesidad del mismo, y por tanto, que tenga una finalidad federativa”.

Fue ese descontrol el que, como viene informando este diario, permitió que Saéz incurriese en gastos personales de justificación “deficiente”, según confirmó en su informe del 1 de junio de 2016 la Abogacía del Estado. Un informe propiciado por el escrito de denuncia trasladado por el CSD a la FEB el 2 de diciembre de 2015, en el que se hacía notar la dinámica que regía los gastos entre los directivos de la Federación y, en especial, su presidente.

El ex presidente compró puros antes de viajar a Dakar y una vez allí facturó a la FEB dos manicuras en un spa

Es en ese marco en el que los investigadores escudriñan ahora los gastos, sin relación aparente con la FEB, que Sáez cargó a sus tarjetas y cuentas de anticipos. Desde la lista de éxitos de Elvis Presley que adquirió en Spotify por 12,99 euros el 3 de mayo de 2012 hasta las numerosas facturas de restaurantes cercanos a su residencia de verano en Sanlúcar de Barrameda. En esta localidad gaditana, los auditores han situado el pago de 17.605 de los 733.746 euros que la Federación gastó en restaurantes entre 2011 y 2014.

Los gastos de restauración copan buena parte de las facturas que investiga el Juzgado de instrucción 36 de Madrid. Y en concreto las del restaurante Poma, en Sanlúcar, donde Sáez cargó 12 comidas y 9 cenas a las cuentas de la Federación, generalmente en días consecutivos y concentrados tanto en los veranos de 2011 como en los de 2012, tras la finalización de los Juegos Olímpicos de Londres.

Dos de las facturas que investiga el juzgado, abonadas en Sanlúcar de Barrameda en agosto de 2012.

Es precisamente en la capital del Reino Unido, durante la celebración del evento deportivo disputado entre el 28 de julio y el 12 de agosto de 2012 y en el que España consiguió la medalla de plata tras caer en la final ante Estados Unidos, donde se acumulan los gastos más llamativos. Así, José Luis Sáez gastó 898,96 euros -repartidos en tres visitas- en el establecimiento Caviar House & Prunier, situado en el número 161 de la calle Piccadilly. Destacan en esas adquisiciones, cargadas a las cuentas de anticipos de la FEB, los 195 euros que desembolsó por una lata de 50 gramos de caviar St. James o los más de 100 euros destinados a botellas de Chardonnay, una por visita.

Durante los JJ.OO. de 2012, Sáez cargó a la FEB varios gastos en una tienda de caviar.

Durante su estancia en Londres, Sáez efectuó gastos de todo tipo con sus tarjetas corporativas. Por ejemplo, 172,60 euros en regalos de la emblemática tienda de Harrods (el 10 de agosto) o 351,60€ en un jersey, una chaqueta y una cazadora de la marca Hackett (el día 1 del mismo mes).

Hay varias facturas por compra de caviar coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres en 2012

Los gastos en ropa son también un habitual entre la lista de gastos que desglosa la investigación. Una de las primeras facturas investigadas, de hecho, corresponde igualmente a la compra de tres prendas confeccionadas a medida en la camisería Emmett por 333 euros, también en Londres, aunque diez meses antes de los Juegos Olímpicos.

Tres camisas a medida, al precio de 95 libras cada una, en una tienda especializada de Londres.

En cualquier caso, los gastos se producían de la misma manera cuando José Luis Sáez se encontraba en Madrid, desde donde ejercía su cargo como presidente de la Federación. En este sentido, mayo de 2012 fue un periodo especialmente activo según consta en el sumario. El día 6 de dicho mes, el ex dirigente del baloncesto español adquirió dos camisetas por un total de 225 euros en la boutique de Carolina Herrera situada en el duty free del aeropuerto de Barajas.

Quince días más tarde, y ya de vuelta en la capital, Sáez ejecutó una de las compras, por volumen, más relevante de cuantas se investigan. 739 euros en cinturones, pantalones, gemelos y la compra estrella: 395 euros en una chaqueta ‘Spigata’ de lana súper 120 de la firma Boggi Milano, ubicada en pleno Barrio de Salamanca de Madrid. El dispendio, tras aplicar el correspondiente 15% de descuento, quedó en 628,15 euros.

Camisetas, trajes y otras prendas en diversas tiendas de Madrid.

Camisetas, trajes y otras prendas adquiridas en diversas tiendas de Madrid. E.I.

Sáez gastó 739 euros en una compra de cinturones, pantalones, gemelos y una chaqueta

Aquel mes, no obstante, dejaría aún dos cargos más en las tarjetas federativas, quizá los más exóticos. El día 23, Sáez vuela desde Madrid hacia Dakar, la capital de Senegal en la que la FEB inauguró en 2011 el proyecto solidario’ Casa España’ como parte de las actuaciones previas al Mundial de 2014. Antes de embarcar en el vuelo de Iberia, Sáez volvió a acudir al duty free, en esta ocasión para adquirir 163,90 euros en puros de la marca Montecristo. Una vez asentado en la ciudad africana, y hospedado en el lujoso hotel Radisson Blu, el mandamás del baloncesto nacional -identificado en la factura como José Luise Regalado– sufragó dos tratamientos de manicura y pedicura en el spa Buddhattitude, por los que desembolsó en total 69.152,24 francos centroafricanos, unos 105 euros según el tipo de cambio actual.

Se da la circunstancia de que José Luis Sáez viajó a Dakar apenas dos meses después de que su hijo, José Luis Sáez Soto, dejase de ejercer como Adjunto a la Dirección de la Casa España, donde estuvo destinado desde el 8 de febrero de 2011, según su fecha de alta en la Seguridad Social.

Sáez compró un lote de puros antes de viajar a Dakar, donde gastó más de 100 euros en un Spa.

Uso punible de los fondos federativos

Un proceder que fue posible porque, según el análisis de los auditores, en la FEB existía una “sistemática solicitud de anticipos en efectivo” en los que el solicitante firmaba un recibí a cuenta pero sin justificar su finalidad. De este modo, la Federación pagaba “determinadas actividades particulares del presidente” que “se cargaban en su cuenta” y que luego se compensaban, según las alegaciones de Sáez, a través de las dietas devengadas. No obstante, el ex presidente no devolvió nada ni en 2012 ni en 2013, aunque sí lo hizo en 2014 -46.255 euros- y 2015 -44.000 euros, de los cuales 25.000 los aportó el mismo día que El Mundo desveló que el CSD había ordenado la realización de una auditoría complementaria tras la denuncia del Comité de Auditoría de la FEB.

La devolución, sin embargo, no anula el supuesto de utilización indebida de los fondos federativos. Así lo explicaba el propio CSD: “Para la existencia de un uso abusivo punible de los fondos federativos no es necesario que se produzca la apropiación definitiva de dichos fondos por parte del Presidente, tal y como reconoce la sentencia del Tribunal Supremo 905/2014 y reiterada jurisprudencia”.

José Luis Sáez, en su último año al frente de la FEB, cobró un salario superior a los 225.000 euros entre su sueldo base y las comisiones por captación de patrocinios. Diez años antes, en 2006, su sueldo era de 134.341€. Llama la atención que, durante la comisión delegada celebrada por la Federación Española de Baloncesto el pasado 23 de febrero de 2016, el secretario general Luis Giménez se preguntase, según consta en el acta, “quién le va a pedir explicaciones al presidente” al tratar el problema de la autorización de los gastos. Los miembros de las territoriales allí presentes, encabezados por el presidente del comité de auditoría y control, Francisco Martín Micó, respondieron que esa responsabilidad era precisamente del secretario general y del citado comité, en aplicación del Código de Buen Gobierno.

El viaje a Disney, investigado

De otro lado, el titular del Juzgado de Instrucción 36 de Madrid, Juan Antonio Toro, ha ordenado a la Brigada Provincial de Policía Judicial que investigue si el viaje familiar que José Luis Sáez realizó a Eurodisney en junio de 2009 -incluido un almuerzo con princesas- lo sufragó con su dinero o lo cargó al presupuesto de la Federación de Baloncesto.

En el dosier entregado al CSD a finales de 2015, los denunciantes del caso incluían las facturas de tres viajes realizados por el ex presidente de la FEB sin que estuvieran relacionados presuntamente con su cargo de mandamás federativo. Una de ellas es la factura numerada como 001G067596, fechada el 27 de mayo de 2009 y en cuyo concepto se detallaba “Servicios terrestres Disney+París+Almuerzo con princesas”. El importe ascendía a 5.825 euros.

En su escrito de alegaciones al presidente del CSD, José Luis Sáez adjuntó la misma factura (001G067596) pero con fecha, importe y concepto diferentes. Ésta está fechada el 31 de diciembre de 2009, el concepto es ‘Servicio de estancia en hoteles durante el año 2009″ y la cuantía fue de 4.925,20 euros.

En el citado dosier se incluye un correo electrónico que el gerente de la agencia de viajes con la que contrató el servicio envió el 20 de enero de 2010 al secretario general-director general de la FEB del que se deduce que éste le pidió modificaciones en las facturas. “Adjunto te envío copia y relación de las facturas ya enviadas. En email posterior se enviará de nuevo con los cambios solicitados”, responde el representante de la agencia.

En sus alegaciones, Sáez explica que, “tras revisar las facturas, se comprobó que algunas no eran correctas, por lo que se propusieron unos cambios para ajustar las facturas a la realidad de la contratación de los servicios prestados, informándose de tal circunstancia con objeto de que se procediera a su pago”. Según el ex presidente, ese servicio de 4.925,20 euros lo abonó él mediante transferencia bancaria el 9 de febrero de 2010.