Un estrecho colaborador durante años de José Luis Sáez describió certeramente la conducta del otrora exitoso presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB): «Le perdió el respeto al dinero». No se puede decir más en menos palabras. Tiempo después de aquellos años de dispendio y despilfarro, con la miel de los éxitos deportivos embriagando la gestión, un juzgado de Madrid ha abierto diligencias previas para determinar si el ex mandamás ha cometido delitos de apropiación indebida y administración desleal. Las sospechas las ha avivado la auditoría complementaria a las cuentas de la Federación que encargó el Consejo Superior de Deportes (CSD) y cuyo contenido desveló El Independiente hace más un mes.

Pasajes de tren y avión para su familia, comidas en restaurantes próximos a sus domicilios en domingos, pagos a la comunidad de propietarios de su residencia veraniega en Sanlúcar de Barrameda, cobro de dietas a la vez que se le pagaban todos los gastos, comisiones por captar patrocinios… Y todo a costa del presupuesto federativo, que fue creciendo al calor de los patrocinios y las medallas conseguidas. Éstas son las principales claves de un escándalo que ya le costó el puesto a José Luis Sáez y por el que con seguridad tendrá que dar explicaciones a la Justicia.

  1. ¿Cómo estalla el ‘caso FEB’? El 21 de octubre de 2015, el secretario del Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las cuentas de la FEB, Joan Fa, informa al presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, de presuntas irregularidades por la imputación de gastos a la Federación por parte de José Luis Sáez. Ya el auditor había lanzado mensajes de advertencia en sus útlimos informes, al llamarle la atención el hecho de que no hubiera ningún órgano en la Federación que autorizara los gastos de Sáez. Cardenal le pide pruebas y Fa le envía a finales de noviembre un dosier con facturas y correos electrónicos de directivos federativos que dejan ver claramente que el presidente imputaba sistemáticamente gastos a la Federación que no tenían nada que ver con la actividad propia de su cargo. En un mail, el ex secretario general-director económico Luis Giménez llegó a reconocer que seguía una doble contabilidad para camuflar los gastos generados por el hijo de Sáez a costa de la Federación. También figuraba una remesa de facturas emitidas por el restaurante sevillano La Montanera, próximo al domicilio de los Sáez Soto en la capital hispalense.
  2. ¿Qué hizo el CSD? El Comité de Auditoría de la FEB entendía que las pruebas eran tan palmarias que Miguel Cardenal -hoy en funciones a la espera de que Rajoy designe su Gabinete- pondría los hechos inmediatamente en conocimiento de la Fiscalía. No fue lo que hizo el máximo supervisor de la gestión del deporte español. El CSD anunció que encargaría una auditoría complementaria para tratar de esclarecer si eran ciertas las sospechas de irregularidades antes de decidir si elevaba el caso al Ministerio Público, pese a admitir indicios de «presuntas prácticas corruptas». «No es el momento procesal oportuno», defendió entonces el CSD.
  3. ¿Cómo reaccionó Sáez? El día (10 de diciembre de 2015) que se conoció que el CSD iba a revisar las cuentas de la FEB correspondientes a los últimos años, José Luis Sáez tomó dos decisiones relevantes. La primera, darse de baja médica, que se prolongó durante dos meses. Volvió para anunciar que había solicitado el adelanto electoral al CSD -al competir la selección de baloncesto en los Juegos Olímpicos de Río, el proceso electoral tenía que llevarse a cabo en el segundo semestre- y que ya no volvería a optar a la reelección, tras permanecer en el cargo desde noviembre de 2004. Aquel jueves también devolvió 25.000 euros a la Federación, como ha puesto de manifiesto el auditor en su informe. Sáez no ha dado explicaciones públicas desde que estalló el escándalo, a pesar de la gravedad de las acusaciones.
  4. ¿Cuándo llegó el caso a la Fiscalía? La auditoría encargada por el CSD se terminó el 22 de abril, si bien tardó semanas en elevarlo al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD). Este organismo no pudo analizar sus conclusiones hasta el 14 de julio. No debe pasarse por alto que el 9 de julio tuvieron lugar las elecciones en las que el ex jugador internacional Jorge Garbajosa alcanzó la presidencia de la FEB tras imponerse a los dos rivales en liza: Arturo Aguado y Alfonso Cabeza. Garbajosa había llegado a la FEB de la mano de Sáez, quien lo incorporó a su directiva como responsable del área de Responsabilidad Social Corporativa tras retirarse en el verano de 2012. ¿Habría ganado las elecciones de haberse conocido antes las conclusiones de la auditoría? El TAD puso el caso en conocimiento de la Fiscalía General del Estado, que llegó a citar a Fa, aunque suspendió la comparecencia al incoar un juzgado las diligencias previas.
  5. Cardenal, ¿doble vara de medir? Es lo que sostiene José Luis Escañuela, ex presidente de la Federación Española de Tenis. Escañuela defiende que el presidente del CSD ha llevado a cabo una «persecución» contra él pese a no haber recibido denuncia del Comité de Auditoría, a diferencia de la actuación seguida contra Sáez tras las pruebas recibidas. Ese informe lo adjuntó a la querella que interpuso contra Cardenal por malversación, prevaricación, revelación de secretos, falsedad en documento oficial e injurias y calumnias, lo que llevó al titular del juzgado de Instrucción 36 de Madrid, Juan Antonio Toro Peña, a deducir testimonio y abrir una pieza separada por apropiación indebida y administración desleal contra Sáez y Luis Giménez.
  6. ¿Expediente de reintegro por la ayuda del CSD? El pasado 4 de febrero, El Mundo desveló que la FEB desvió parte del dinero de la subvención que por importe de 567.840 euros le había otorgado el CSD el 25 de noviembre de 2010 para financiar el proyecto de centro deportivo-educativo para la formación integral promovido por la Federación en Dakar (Senegal). Así, imputó a esa ayuda un lote de canastas -valorado en 5.344,42 euros (sin IVA)- que envió a a finales de 2011 a la República del Congo en el marco de la nacionalización de Ibaka. A la misma ayuda se cargó una partida de material diverso -con un valor de 43.624,03 euros- regalada a Madagascar, organizador en 2011 del Afrobasket. La pasada semana, en declaraciones a los periodistas tras presidir la firma de la renovación de Sergio Scariolo como seleccionador nacional de baloncesto, Miguel Cardenal no supo precisar si el CSD le había abierto expediente de reintegro a la FEB como sí ha hecho con la Federación Española de Fútbol a cuenta de la ayuda que por importe de casi 220.000 euros le otorgó a la entidad que preside Ángel María Villar para construir una escuela de fútbol en Haití, como informó El Mundo. «Está todo remitido a la Fiscalía porque forma parte de la denuncia», aclararon horas después desde el CSD.
  7. ¿Qué pasos ha dado ya el juez? El titular del Juzgado de Instrucción 36 de Madrid ha confiado la investigación policial a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) y ha empezado a tomar declaraciones. Ya lo ha hecho Jorge Garbajosa, sustituto de Sáez en la presidencia de la FEB. Pese a la insistencia de este diario, el actual dirigente se ha negado a hablar del caso Sáez por -según él- «respeto a las jueces». Elindependiente.com ha intentado sin éxito conocer por boca del máximo responsable si la FEB va a ejercer la acusación particular en el caso, como víctima de la presunta apropiación indebida. El instructor ha citado este jueves en calidad de testigo a Joan Fa, quien deberá ratificarse en la denuncia que llevó a Cardenal hace un año.