El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, dejará el cargo que ostenta desde enero de 2012. Él mismo lo ha anunciado esta mañana en una comparecencia ante los medios acompañado por el director general de Deportes, Óscar Graefenhain.

Como informó El Independiente, el todavía presidente del CSD fue imputado el pasado mes de septiembre por presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos, revelación de secretos, falsedad en documento público e injurias y calumnias tras la querella formulada por el ex presidente de la Federación Española de Tenis José Luis Escañuela. Una querella que ayer mismo fue archivada.

En su comparecencia, Cardenal ha insistido en que es una decisión meditada, que lleva meses analizando, y que ayer decidió comunicar al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. «Este es el trabajo más bonito que he tenido en mi vida. He valorado la opción de seguir un tiempo para acabar algunos temas pendientes, pero entiendo que hay que tomar decisiones importantes que condicionan el ciclo”, ha confesado.  Ha explicado que comunicó su decisión al ministro tras conocer el archivo de la querella interpuesta contra él por Escañuela: «En la Federación de Tenis hemos promovido una reforma de estatutos que impulsaba la limitación de mandatos a ocho años y sería poco coherente alargar mi etapa en este organismo tanto tiempo».

Miguel Cardenal también ha querido hacer balance de estos años que ha estado al frente del Consejo Superior de Deportes: “Han sido cinco años maravillosos en los que hemos conseguido avances importantes para el deporte español, pero hay temas pendientes y es justo que esas decisiones las adopte la persona que vaya a quedar condicionada durante los próximos cuatro años”. Una a una, ha ido enumerando las reformas que se han impulsado.

La primera, el desarrollo del Real Decreto Ley que permite destinar el 1% de los ingresos de los derechos audiovisuales del fútbol al pago de la Seguridad Social de los deportistas de Alto Nivel. También se ha referido a las medidas que se han llevado a cabo para sanear a los clubes de fútbol: “Era un problema endémico y hoy podemos decir que la deuda con Hacienda está prácticamente solventada. Creo que, gracias a lo que hemos hecho, el panorama del fútbol español ha cambiado radicalmente y es una referencia mundial”.

Miguel Cardenal permanecerá en el cargo hasta que el ministro Íñigo Méndez de Vigo nombre a un sustituto.