El Gobierno se abre al Parlamento. Consciente de la dificultad que entraña esta nueva legislatura, la primera con Podemos y Ciudadanos en el Congreso, el Ejecutivo de Mariano Rajoy quiere hacer cumplir sus promesas de diálogo y de “negociar cuanto sea necesario”. La elegida para abrir el contacto directo con Podemos, tercera fuerza parlamentaria, ha sido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que el jueves se reunió con su portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, en Moncloa. Fuentes conocedoras de la reunión explicaron que ambos pactaron no revelar el contenido del encuentro, para el que se exigió total discreción, a instancias de la vicepresidenta. Asimismo, enmarcaron el encuentro en una ronda de contactos iniciada por Sáenz de Santamaría con motivo del inicio de la nueva legislatura.

“La vicepresidenta se ve con mucha gente”, señalan fuentes consultadas por este periódico. Aunque la reunión no consta en la agenda de la vicepresidenta, con esta iniciativa, el Gobierno se abre a negociar con Podemos sus principales objetivos en el arranque de la legislatura: sostenibilidad de las pensiones, pacto sobre educación, crecimiento y creación de empleo, financiación autonómica, corrupción y modelo territorial. En este último aspecto se sitúa la mayor discrepancia entre el Ejecutivo y el partido de Pablo Iglesias.

La crisis del Partido Socialista, segunda fuerza parlamentaria, con motivo de su abstención en la investidura de Mariano Rajoy, dificulta el entendimiento entre el Gobierno y el PSOE. De hecho, aunque se han producido “contactos” entre la nueva dirección socialista y el PP en materia económica y presupuestaria, el portavoz del PSOE, Antonio Hernando, ha asegurado que es “imposible” que el PSOE apoye los Presupuestos Generales del Estado.

Esta negativa ha llevado al Gobierno a explorar otras posibilidades de acuerdo, incluido Podemos, que disputa al PSOE el liderazgo de la oposición en el Congreso.

Manuela Carmena e Iñigo Mendez de Vigo

Manuela Carmena e Iñigo Mendez de Vigo, durante la comida del jueves. EFE

Curiosamente, también el jueves, día de la reunión entre Sáenz de Santamaría y Errejón, comieron juntos el ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Fue, eso sí, un encuentro alejado de los temas de la actualidad política, según desvelaron ambas partes, en los que predominó la conversación literaria en el restaurante Casa Salvador, de la calle Barbieri, en el centro de Madrid.