La vicepresidenta del Gobierno en el terreno político y el ministro de Hacienda en el económico, tienen encomendada la negociación presupuestaria, informan a El Independiente fuentes gubernamentales. Es por ello que el Consejo de Ministros no ha aprobado todavía ni el techo de gasto, paso previo sobre el que construir las cuentas del Estado para 2017, y que debe pasar por el Congreso de los Diputados. Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro tienen que asegurarse los apoyos de otros grupos parlamentarios porque «sería muy mala señal que después de tantos meses el Ejecutivo no consiguiera aprobar los Presupuestos Generales del Estado», según ha afirmado el portavoz gubernamental, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa que sigue a la reunión del Consejo de ministros.

Es previsible que el Gobierno cuente con el apoyo de los 32 escaños de Ciudadanos y el de Coalición Canaria. Le gustaría sumar el del PSOE a pesar de que tanto el presidente de la gestora socialista, Javier Fernández, como el portavoz del Grupo Popular, Antonio Hernando, han asegurado que el PSOE votará en contra. Aún así, Moncloa confía en que los socialistas acaben permitiendo unas nuevas cuentas para evitar ir a la prórroga presupuestaria, y cuestionan cómo es posible que adelanten un «no» «sin saber si quiera cómo serán esos presupuestos», afirman fuentes monclovitas.

Moncloa no se explica  la negativa del  PSOE a los Presupuestos sin conocerlos siquiera

En la ecuación presupuestaria también entra el PNV, que podría apoyar con sus cinco escaños las cuentas del Estado para el año que viene. De hecho, Moncloa y PP tuvieron un cuidado exquisito para que en el documento de 150 compromisos rubricado con la formación de Albert Rivera no se  cuestionara ni el concierto económico vasco -que Ciudadanos no quiere- ni el sistema fiscal especial de Canarias, dos cuestiones de especial sensibilidad en cada uno de sus territorios, al objeto de poder sumar a ambas formaciones en la votación presupuestaria.

En este sentido no se descarta que Hacienda aceptara algunas de las enmiendas de los socialistas en el debate parlamentario, de modo que éstos se vieran forzados, al menos, a abstenerse. Cabe recordar que los Presupuestos no son una Ley Orgánica que exija de mayoría absoluta, se tramitan como una ley de rango ordinario, basta que tenga mas votos a favor que en contra, aunque tiene prioridad sobre otras iniciativas de la Cámara.

Los PGE no necesitan de mayoría absoluta, se tramitan como una ley ordinaria

De hecho, es la perentoriedad de los presupuestos, entre otras, una de las razones que explica que Hacienda y Economía hayan completado los nombramientos de sus respectivos organigramas ministeriales. El nuevo secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, correrá con parte de esa negociación en nombre de Montoro y otro tanto hará el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que, con toda seguridad continuará en esta responsabilidad clave de la nueva legislatura.

Se ha confirmado la continuidad de Jorge Moragas como director del gabinete de Presidencia y de María González Pico como directora del gabinete de la vicepresidenta. La principal novedad ha sido el nombramiento del subsecretario del Ministerio de Presidencia, Jose María Jover, cargo sobre el que descansa, entre otras cuestiones, la organización de la compleja  comisión de secretarios y subsecretarios, preparatoria del Consejo de Ministros.

Tejerina recuerda que Estados Unidos ya ha rubricado el acuerdo de París sobre el cambio climático

Además, el titular de Hacienda y el de Economía, Luis de Guindos, ha presentado en el Consejo de Ministros un informe sobre la proyección de las previsiones económicas de la Comisión Europea. Por su parte, la vicepresidenta ha explicado la agenda parlamentaria que incluye la comparecencia de todos los ministros en sus respectivas comisiones del Congreso de los Diputados para explicar los planes de cada uno de sus departamentos, tal y como es habitual al arranque de la legislatura.

Por su parte, el Consejo ha acordado la remisión a las Cortes del Acuerdo de París sobre el cambio climático que ha explicado también en rueda de prensa la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Interrogada precisamente sobre las consecuencias que puede tener para el Acuerdo de París el aterrizaje en la Casa Blanca de un negacionista del calentamiento global como es Donald Trump, Tejerina ha recodado que Estados Unidos «ha ratificado» dicho acuerdo y que todos esperan que este país «mantenga sus compromisos». Las emisiones estadounidenses constituyen entre el 10 y el 11 por ciento de la cantidad mundial.

Por su parte, el presidente del Gobierno, ha pisado el acelerador en su agenda internacional. Esta semana se ve con el primer ministro de Portugal, el socialista Antonio Costas, y con el nuevo secretario general de Naciones Unidas, el también portugués Antonio Guterres. Además, el martes viaja a Marruecos y el viernes a Berlín, donde «despedirá» a Barack Obama junto a Angela Merkel, François Hollande y Mateo Renzi. «Spain is back», afirman en Moncloa sobre un supuesto regreso de nuestro país a la escena internacional.