Aunque existe la posibilidad de que los Presupuestos Generales del Estado prosperen con el apoyo del PNV, desde el Gobierno y el PP siguen insistiendo en la necesidad de atraer a los socialistas para que, bien con un sí o con su abstención, permitan que las cuentas salgan con cierta holgura. No deja de ser, además, una manera de ejercer presión sobre las filas del PSOE, a pesar de que sus principales dirigentes han insistido por activa y por pasiva en que Mariano Rajoy no puede contar con su apoyo.

Distintos medios consultados aseguran que «estamos en un momento muy preliminar», todavía faltan, aducen, los informes presupuestarios de los ministerios, en lo que trabaja a contrarreloj cada departamento. Otra cosa es el techo de gasto y ahí sí puede haber acuerdo con el PSOE, cuyos barones territoriales presionan para poder sacar adelante sus propias cuentas, hoy paralizadas. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el portavoz del Grupo socialista, Antonio Hernando, han mantenido distintas conversaciones para avanzar en este capítulo, según ha podido saber El Independiente de fuentes gubernamentales. Del techo de gasto depende también que se liberen los Fondos de Liquidez Autonómica (FLA) del que dependen las Comunidades para pagar a sus proveedores.

Del techo de gasto depende que se liberen los fondos FLA mientras Rajoy anuncia una «flexibilización» del déficit a las Comunidades

A ello se une el anuncio que Mariano Rajoy hizo ayer desde Marrakech respecto a la flexibilización del déficit para las Comunidades. Los objetivos de déficit del 0,3% para este año y del 0,1% para  2017 «serán, sin duda alguna, flexibilizados». Y anunció una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera «para distribuir el déficit al que tiene que llegar España y hacerlo de una manera razonable».

Para un siguiente paso, la idea del Gobierno pasa por poner sobre la mesa medidas de calado social en los Presupuestos, alusivas, por ejemplo, a la Dependencia, o aceptar enmiendas del grupo socialista previa derrota de las enmiendas a la totalidad que, sin duda, presentarán tanto el PSOE como Unidos Podemos. «Nuestro deseo es sacar esto con Ciudadanos y PSOE», aseguran fuentes del grupo popular. De momento, van avanzando distintas conversaciones. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se reunió ayer con el portavoz del Grupo vasco, Aitor Esteban, y ya lo ha hecho también con Íñigo Errejón, tal y como adelantó El Independiente, aunque todos los portavoces han sido contactados «al menos telefónicamente».

También tiene que pasar por Moncloa, si es que no lo ha hecho ya, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, que asumirá la interlocución con la «número dos» del Gobierno, en lugar de Juan Carlos Girauta, según el reparto interno que han decidido. Lo que no ha habido seguro es una nueva conversación entre el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el líder del partido «naranja», Albert Rivera. Éste ya tiene un equipo negociador que está a la espera para entrar ya en concreciones.

El PNV pide al Gobierno que quite «chinitas» para allanar el camino

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, quiso ayer marcar distancias con el Gobierno en el que fue su primer contacto, conocido, para hablar de las cuentas del Estado para el año que viene. Esteban se reunió en el Congreso con la vicepresidenta. De momento se ha cumplido el guión. El PNV asegura que todavía no se han movido del no, pero sin cerrar ninguna puerta, pura escenografía que necesita de «gestos» por parte del Ejecutivo, de quitar «chinitas» en el camino en alusión a los recursos presentados por el Ejecutivo central contra decisiones del gobierno vasco.

En este sentido, la vicepresidenta apeló a la «sensibilidad foral» del Ejecutivo y a la voluntad de Moncloa de «hablar, ver la actuación de unos y de otros y evaluar». Explicó a la prensa tras su reunión con Esteban, que se trata de una «primera aproximación» en un asunto complicado, donde expuso los próximos pasos que tiene que dar el Gobierno y sus compromisos con la Unión Europea.

Sáenz de Santamaría apela a la «sensibilidad foral» del Gobierno

Coincide con la versión del vasco en el sentido de analizaron la situación económica general, pero que, para jugar el partido de los presupuestos, dijo Esteban, «hace falta tener balón, y le hemos dicho mil quinientas veces al PP que hace falta otro tipo de actitud con respecto a lo que son las instituciones y el hecho vasco y no lo hemos visto en ningún momento». Por ello, insistió, mientras no haya un cambio en este sentido «no vamos a entrar ni a discutir» los presupuestos de 2017.

La vicepresidenta no puso ni una cifra sobre la mesa, a decir del portavoz vasco, de modo que no se ha avanzado gran cosa. Esteban, fiel a su estilo, echó mano del refranero en su conversación con la prensa al sentenciar que «si bien me quieres Juan, tus hechos me lo dirán». Asimismo, sugirió que no se saque de la ecuación presupuestaria al PSOE, porque que ellos están «lejos» de un acuerdo, pero en ningún momento dio por condenada la puerta. «Me pueden llamar a muchas reuniones y pasarme la mano por el lomo, pero si acaba la leña y empieza el grano, lo vamos a notar enseguida», apuntó de manera muy gráfica.

De este modo, el portavoz vasco emplaza al gobierno a que actúe para facilitar su apoyo a las cuentas del Estado, un apoyo que el PNV ha prestado en muchas ocasiones a gobiernos del PP y del PSOE indistintamente, pero para ello hay que echar cuentas y retirar recursos.