Las piezas del puzzle del nuevo Gobierno comienzan a encajar. El Consejo de Ministros va a nombrar este viernes a Roberto Bermúdez de Castro como nuevo secretario de Estado de Administraciones Territoriales, y será la mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría en la relación con las comunidades autónomas, especialmente con Cataluña. Allí, habrá nuevo delegado del Gobierno, que será el hasta ahora portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, que sustituirá a María de los Llanos de Luna, tal y como avanzó El Independiente. Además del relevo de la cúpula de Seguridad en Interior, hoy será nombrado Mario Garcés como sustituto de Susana Camarero en la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad.

Bermúdez de Castro (Huesca, 1971) ha presentado este viernes su renuncia como diputado en el parlamento autonómico aragonés. Ha sido diputado provincial, concejal y portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Huesca, presidente de la Comarca Hoya de Huesca – Plana de Uesca y senador por la provincia oscense También ha desempeñado distintos cargos institucionales en el Partido Popular, en la actualidad es miembro del Comité Ejecutivo Nacional y Coordinador Adjunto a la Presidencia en el Partido Popular de Aragón.

Ex senador y antiguo consejero del Gobierno de Aragón durante la presidencia de Luisa Fernanda Rudi, la elección de Bermúdez de Castro, se considera “un buen fichaje” por su conocimiento de la política autonómica y de los mecanismos de diálogo entre el Estado y los entes territoriales.

Este diplomado en Ciencias empresariales y vinculado al mundo de las energías renovables, fue consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno de Aragón y era diputado autonómico, acta que dejó esta misma mañana. Sáenz de Santamaría ha optado por un conocedor de la materia aunque con un perfil político algo bajo, al que le toca uno de los departamentos que se antojan fundamentales en la presente legislatura.

El nuevo delegado del Gobierno en Cataluña

El hasta ahora portavoz del PP en el Parlamento catalán, Enric Millo (Tarrasa, 1960), también ha presentado esta mañana su renuncia al acta de diputado, con la vista puesta en el equipo que, dirigido por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asumirá las negociaciones con la Generalitat para reconducir la relación entre ambas instituciones y desactivar el desafío independentista liderado por el Gobierno de Carles Puigdemont. En ese contexto se inscribe la renuncia del veterano dirigente popular, que ocupará la Delegación del Gobierno en Cataluña.

Millo, número uno del PP en Girona, se incorporó al partido en 2003 de la mano de Josep Piqué, procedente de Unió Democrática. Gracias a esos origenes se le ha presentado siempre como  la cara más «catalanista» del PP catalán, donde ha ostentado la portavocía parlamentaria primero con Alicia Sánchez Camacho y ahora con Xavier García Albiol.

La Delegación del Gobierno será una de las piezas clave de la relación con la Generalitat en la estructura del nuevo Gobierno, que se ha fijado Cataluña como uno de sus objetivos prioritarios. Durante el anterior mandato su actual titular, Llanos de Luna, ha ejercido un férreo marcaje sobre las iniciativas de indepedentistas especialmente en el ámbito local -las Delegaciones del Gobierno tiene potestad sobre los ayuntamientos, que les deben rendir cuentas, no así los gobiernos autonómicos- convirtiéndose en ariete del Gobierno frente a los desafíos de la Associació de Municipis Independentistas (AMI).

Un papel que durante los últimos cuatro años ha permitido al PP defender una gestión de mano dura ante el independentismo que evitara nuevas fugas de votos hacia Ciudadanos, pero que ha dejado una bolsa de más de 300 electos locales denunciados por iniciativas asociadas al proceso independentista. Iniciativas que van desde no respetar la ley de banderas a aprobar declaraciones de apoyo a la resolución del 9-N suspendida por el Tribunal Constituciona o, más recientemente, los alcaldes que el pasado 12 de octubre decidieron abrir las puertas de sus consistorios para protestar contra la celebración del Día de la Hispanidad. Las demandas presentadas por la Delegación en estos casos son ahora uno de los principales argumentos de las entidades independentistas, que acusan al Gobierno de judicializar la política.

Garcés, de Fomento a Servicios Sociales

Garcés, nacido en Jaca (Huesca) en 1967 y hsta hoy subsecretario de Estado de Fomento, es licenciado en Derecho, diplomado en el Instituto de Derechos Humanos de Estrasburgo, inspector de Finanzas de Hacienda del Estado e interventor y auditor del Estado. Fue nombrado el 30 de diciembre de 2011 subsecretario de Fomento, cargo al que accedió cuando era consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, donde también ocupaba la presidencia de la Corporación Empresarial Pública de esa comunidad.

De 2000 a 2004 compatibilizó su actividad como profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid con la de vocal asesor del Presidente del Gobierno de España. Entre 2004 y 2011 fue auditor nacional en la Dirección de la Oficina Nacional de Auditoría del Ministerio de Economía y Hacienda.

También fue presidente de la Asociación de Interventores y Auditores del Estado en el periodo de 2009 a 2011, vicepresidente de la Federación de Cuerpos Superiores de la Administración del Estado (FEDECA) entre 2009 y 2011, y auditor nacional en la Dirección de la Oficina Nacional de Auditoría.

Por su parte, Camarero dejará el cargo al que llegó en marzo de 2014 en sustitución de Juan Manuel Moreno, presidente del PP de Andalucía, y procedente del Congreso de los Diputados donde fue portavoz parlamentaria de Asuntos Sociales del PP