Cuidadanos quiere zanjar el debate iniciado ayer, tras la muerte de Rita Barberá, sobre el punto 93 del acuerdo firmado con PP,  que establece la «separación inmediata» de los cargos públicos tras ser imputados en casos de corrupción. Algunas voces de la formación planteaban ayer la posibilidad de revisar esta fórmula, y finalmente se impuso la opción de mantenerla en un debate que se produjo este jueves por la tarde. Hoy C’s ha anunciado esta decisión y ha descartado la opción de modificar la exigencia, aunque sí se ha abierto a introducir fórmulas de readmisión en la vida pública a los cargos que dimitieron tras ser imputados, y cuya causa sea archivada o sean absueltos, tal como adelantó El Independiente.

La salida de Barberá fue el sello entre el pacto anticorrupción firmado entre PP y C’s

Es lo que ha confirmado el secretario de Organización, José Manuel Villegas, en declaraciones a periodistas en el Congreso, que ha definido esta propuesta -la de retirar de las listas e instituciones públicas a cargos imputados- como un «gesto» dirigido a «recuperar la confianza que los ciudadanos». «No va a haber ninguna revisión de este criterio», ha zanjado, después de que varias voces populares reprocharan este jueves la salida de Barberá en septiembre, cuando el Tribunal Supremo abrió na investigación contra ella.

La senadora, que abandonó su grupo pero se negó a dejar el escaño, al considerar que sería «admitir» los hechos, recibió presiones de sus filas para que abandonara el partido, según ha reconocido el propio portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando. La salida de Barberá fue el sello del pacto firmado dos semanas antes entre PP y Ciudadanos, al igual que lo fue la salida de los ex presidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán dos semanas después de que Susana Díaz fuera investida.

Confirma la opción de readmitir a los cesados absueltos para «resarcir ese daño»

El diputado sí se mostró dispuesto a negociar mecanismos de reparación del daño para los políticos que, envueltos en un momento dado en un caso de corrupción, ven archivada su causa o son absueltos. Así, ha admitido que su grupo está «dispuesto a hablar» de cómo volver a situar a los cargos cesados con el objetivo de «poder resarcir ese daño a su imagen»; un objetivo que, a su juicio, «no se está consiguiendo».

En este sentido, Villegas ha explicado que los «salpicados por corrupción» conservan una «mancha en el pecho» y ha propuesto que, en caso de que los tribunales no consideren la culpabilidad, tendrán que ser «capaces de que vuelvan a la vida pública» para que esa figura quede «limpia». Un punto en el que, ha expuesto, «hay camino que recorrer» y sobre el que tendrían que hablar con el resto de grupos.