Podemos Andalucía camina firme hacia su refundación como partido autónomo. Aunque no existe un plazo determinado para la ‘independencia’ de la organización andaluza, sus dirigentes estudian el nuevo marco de relaciones que se establecerá con Podemos estatal. A expensas de que el partido finalmente pudiera organizarse de forma confederal con sus confluencias territoriales, Podemos Andalucía ha tomado como modelo el Partit dels Socialistes de Catalunya y sus relaciones con el PSOE.

El protocolo de unidad entre ambos, que ahora se revisa, ha funcionado durante 38 años, permitiendo al PSC defender una autonomía que Podemos Andalucía anhela. Las constantes injerencias del aparato estatal ha generado un clima de desconfianza en la organización andaluza, que además aspira a aumentar las cuotas de soberanía de la comunidad, para que abandone su lugar subsidiario y periférico en la política y la economía nacional.

Podemos Andalucía quiere ser un partido autónomo y federado

En una carta a Pablo Iglesias enviada el 15 de noviembre, Rodríguez anunció su intención de constituir un partido “autónomo y federado” con estatuto, censo, CIF y recursos propios. Tras su contundente victoria en las primarias del partido, Teresa Rodríguez ha puesto esta condición a su apoyo a Pablo Iglesias en el congreso de Vistalegre 2, que se celebrará en enero o febrero. La alianza de ambos frente a los errejonistas ha sido coyuntural y terminó el día de las votaciones de las primarias.

Para renovarla, la secretaria general de Andalucía ha puesto sus demandas sobre la mesa: autonomía y soberanía. En principio, la respuesta de Iglesias parece receptiva: “Es un orgullo recibir esa propuesta de los compañeros andaluces. Andalucía es la nación olvidada muchas veces y que la propuesta venga de ellos es una buena noticia“, aseguró el líder del partido.

Centralismo del PC

Esa respuesta ha sorprendido a la organización andaluza, que está acostumbrado a la cultura de partido centralista del Partido Comunista que tiene el equipo de Pablo Iglesias. No obstante, en Andalucía entienden que el secretario general no se puede permitir el lujo de romper con el ala más izquierdista de la organización, el sector anticapitalista, cuando quiere renovar su liderazgo en el próximo congreso.

En este sentido, Teresa Rodríguez también defenderá en la asamblea de Vistalegre la confluencia política con Izquierda Unida. Es decir, que la coalición electoral del 26-J se consolide como una nueva fuerza política formada por ambos partidos. La sintonía entre la dirigente gaditana y el coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo, que dirige la federación más fuerte de su partido, es fundamental en ese sentido. Rodríguez y Maíllo ya trabajan en la confluencia andaluza, con el objetivo de que se extienda al resto del partido. Su influencia sobre Alberto Garzón, líder nacional de IU y delfín de Pablo Iglesias, contribuye a ese objetivo.

Avanzar en la confluencia política con IU

De hecho, la inclusión de IU en Podemos es uno de los ejes centrales del debate congresual, y el principal conflicto entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. El secretario político de Podemos sigue defendiendo la transversalidad que llevó a Podemos a conseguir 71 diputados en dos años. Por su parte, Iglesias defiende una organización identificada con la izquierda española, volviendo a sus orígenes.

Por otro lado, Podemos Andalucía abogará por realizar un balance de la experiencia griega de Syriza, para aprender de sus errores a la hora de construir una alternativa de Gobierno.