El presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa, ha suprimido el abono de dietas a directivos a raíz del escándalo de su antecesor en el cargo, José Luis Sáez, que cobraba sistemáticamente esta remuneración adicional a la vez que se le pagaban todos los gastos de alojamiento, manutención y desplazamiento que generaba su actividad. Todo ello al margen de su sueldo de 186.815 euros y de otros 40.000 euros anuales en concepto de “comisiones».

Entre las debilidades que pone de manifiesto el auditor en su informe sobre las cuentas anuales de la FEB correspondientes al ejercicio de 2015 figura la duplicidad de gastos que generó Sáez, investigado por un juzgado de Madrid por apropiación indebida, malversación de caudales públicos, administración desleal y falsedad documental. Esta misma deficiencia ya la reveló la auditoría complementaria ordenada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a finales del pasado año a raíz de la denuncia presentada por el Comité de Auditoría de la FEB por presuntas irregularidades en la gestión económica de José Luis Sáez, como reveló este diario el pasado 23 de septiembre.

“La Federación ha pagado gastos de manutención, estancia y desplazamiento del presidente devengándose adicionalmente gastos en concepto de dietas”, reitera el auditor en el informe correspondiente a las cuentas de 2015, recomendando la implantación de un procedimiento que permita “el control de los gastos” a fin de “evitar duplicidades en la cuenta de pérdidas y ganancias”.

El auditor constató que el ex mandamás cobró 76.887 euros sólo en dietas entre 2011 y 2015

Lejos de mostrar su desacuerdo, la FEB se compromete a corregir esta anomalía que supone pagar los gastos por partida doble. “El presidente electo [en alusión a Jorge Garbajosa, máximo responsable desde el pasado 9 de julio] ha suprimido los pagos por este concepto para aplicarlo a partir del comienzo de su mandato”, detalla el informe. Garbajosa marca así distancia con Sáez, quien lo incorporó al organigrama directivo de la Federación en junio de 2012 tras poner fin a su etapa de jugador.

Extracto del informe de auditoría 2015 en el que la FEB dice que Garbajosa ha eliminado las dietas.

Extracto del informe de auditoría 2015 en el que la FEB dice que Garbajosa ha eliminado las dietas. EL INDEPENDIENTE

Tras el análisis de los gastos consignados en las cuentas de la FEB, la auditoría complementaria identificó en el libro diario el cobro de dietas por parte del anterior mandamás del baloncesto español por un montante de 76.887 euros en los últimos cinco años. El desglose es el siguiente: 20.861 euros en 2011, 18.782 euros en 2012, 17.204 euros en 2013, 9.888 euros en 2014 y 10.470 euros en 2015.

El técnico llamó la atención sobre el hecho de que Sáez cobrara dietas al tiempo que la FEB corría con todos sus gastos. En concreto, sufragó 60.615 euros en el citado periodo en concepto de gastos de desplazamientos entre Sevilla –su lugar de residencia– y Madrid –sede de la Federación– y 229.612 euros en gastos de restauración entre 2011 y 2013. El auditor hace constar que no se facilitaron datos correspondientes a 2014 y 2015 “al desaparecer las referencias JLS y Sáez del concepto del libro diario de la FEB”.

Al cruzar los datos, el técnico constató que Sáez cobró dietas durante 141 días en 2011, año en que se fechan en la contabilidad 311 asientos de restauración. La situación se mantuvo en los ejercicios siguientes: 95 días con dietas y 356 facturas de comidas en 2012, y 125 días con dietas y 266 asientos de restauración en 2013.

En el año 2012, Sáez pasó a la Federación facturas de comidas en 356 días y cobró dietas en 95

“Durante los ejercicios objeto de análisis, la FEB ha pagado los gastos de manutención, estancia y desplazamiento del presidente y, simultáneamente, ha devengado dietas a favor del presidente por dichos conceptos”, concluyó el auditor. Su informe fue determinante para que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) acordara el pasado 14 de julio poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía General del Estado, antes de que el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid abriera diligencias previas.

La duplicidad de gastos del anterior presidente no es la única debilidad que detalla el informe de auditoría correspondiente a 2015. El trabajo, en manos ya del juez que instruye la causa, pone el foco en otra de las irregularidades por las que Sáez es investigado judicialmente: el cargo de gastos de carácter privado a la cuenta de anticipos de la Federación.

El técnico es tajante sobre este particular al concluir que “la Federación no debería realizar pagos de naturaleza privada, aunque no se registren como gastos en la cuenta de pérdidas y ganancias”. En su respuesta, la FEB anunció su intención de “revisar los procedimientos” para establecer un sistema que garantice que “no se produzcan pagos de naturaleza particular en las cuentas de anticipos”.

En su escrito de alegaciones a la denuncia presentada por el Comité de Auditoría ante el CSD, la Federación reconoció la imputación a dicha cuenta de gastos particulares generados por José Luis Sáez durante sus años de mandato. Tras revisar los apuntes contables, el auditor dejó constancia de que los directivos “no solían justificar la finalidad ni el destino final de los gastos incurridos”, por lo que la FEB no tiene la certeza de que dichos gastos estuvieran relacionados con el desempeño del cargo.

Los directivos no justificaban ni la finalidad ni el destino final de los gastos en que incurrían

“De los movimientos habidos en cada uno de los ejercicios [2011-2015] se observa que existe una actividad sistemática de solicitar anticipos en efectivo y de proceder al cargo de determinados gastos particulares o no afectos a la actividad que se registraban en dicha cuenta. El importe máximo adeudado por el [entonces] presidente a la FEB ha llegado a alcanzar la cifra de 61.014,74 euros y el saldo medio de los cinco ejercicios estudiados ha ascendido a un importe ligeramente superior a los 30.000 euros”, se detalla en la auditoría complementaria. El mismo día -10 de diciembre de 2015- que trascendió que el CSD había ordenado revisar las cuentas de la Federación de Baloncesto por las presuntas irregularidades, Sáez devolvió 25.000 euros.

En el informe correspondiente a las cuentas de 2015, el auditor pone de manifiesto también que la FEB sigue sin subsanar una de las debilidades de las que venía advirtiendo en ejercicios anteriores: el hecho de que los gastos en los que incurría Sáez no requirieran de autorización previa, lo que revela una falta de segregación de funciones. La Federación alegó que su departamento de Administración realiza una revisión técnica de estos gastos en el momento de su contabilización y pago y se limitó a anunciar que revisará los procedimientos para que “no se produzcan incidencias de autorización o revisión en relación con este tipo de gastos”.

Retribuciones no declaradas

Tampoco pasa por alto el técnico al fiscalizar las cuentas de la FEB del pasado ejercicio la existencia de retribuciones en especie no declaradas, en alusión al servicio de limpieza y al pago del alquiler de las viviendas madrileñas en las que residían Sáez; su secretario general-director económico, Luis Giménez, y el ex director de Eventos Francisco Barranco. Tan sólo entre 2011 y 2015, ello supuso un desembolso para la Federación de 282.483 euros.

En este sentido, el técnico advierte de que la no declaración de estas retribuciones en especie puede dar pie a una incidencia fiscal ante una eventual inspección de los impuestos no prescritos por parte de la Agencia Tributaria, por lo que insta a la Federación a revisar esta situación cara al futuro y a “evaluar el efecto en ejercicios anteriores”.

También constata una incorrecta declaración de importes percibidos por Saéz de la FEB como profesional independiente que podrían tener la consideración de rendimiento del trabajo. Como desveló este diario el pasado 24 de septiembre, la asamblea aprobó que el entonces presidente percibiera 190.000 euros entre 2011 y 2015 –al margen de su sueldo– por las gestiones que realizaba para la consecución de patrocinios.

Alto directivo… y autónomo a la vez

“El presidente acreditó su alta en el régimen especial de trabajadores autónomos y su adscripción como profesional en la Agencia Tributaria. Dado que su base de cotización es la máxima, no tiene incidencia desde el punto de vista de la Seguridad Social. Esta circunstancia ya ha sido eliminada en el 2016”, contestó la Federación al auditor. De esta forma, la FEB reconoce que José Luis Sáez cobraba como alto directivo un salario por su condición de presidente y, a la vez, aquél le facturaba servicios como profesional independiente.

De otro lado, Jorge Garbajosa ha convocado para el próximo 19 de diciembre la asamblea general ordinaria, en la que se someterá a aprobación tanto el presupuesto de la FEB para 2016 -12 días antes de que termine el ejercicio- como la liquidación del presupuesto correspondiente al ejercicio 2015. Como informó este diario el pasado 30 de noviembre, la Federación cerró el pasado año con unas pérdidas de 3.245.007 euros, al tiempo que prevé arrojar un resultado negativo de al menos 2.391.682 euros en 2016.