Pablo Iglesias contraataca. El secretario general de Podemos ha lanzado este martes un vídeo que ha sido el pistoletazo para una campaña en apoyo a su propuesta de cara a Vistalegre II. Bajo el hashtag #PodemosParaTodas, sus seguidores han defendido  en las redes, a través de mensajes y vídeos, las votaciones simultáneas de caras y proyectos en la Asamblea Ciudadana Estatal, una opción que imposibilitaría que su secretario político, Iñigo Errejón, pueda competir con sus propuestas sobre el modelo de organización. Este movimiento llega cuatro días después de que los considerados errejonistas lanzaran un manifiesto pidiendo la separación de debates. Ambas propuestas se votarán en el referéndum sobre la organización del cónclave, que se votará entre el 18 y el 20 de diciembre.

En el vídeo lanzado por Iglesias, de más de cuatro minutos de duración, el líder de Podemos narra un relato de Mario Benedetti del que extrae algunas conclusiones, y aprovecha para hacer alabar a las otras dos corrientes del partido, anticapitalistas y errejonistas, a quienes se dirige. «Benedetti nos enseña el valor de la unidad, la importancia de reconocernos y cuidarnos aunque en algunas cosas pensemos diferente», comienza Iglesias. «Así, como candidato a seguir siendo el secretario general, yo le digo al ‘errejonista’: ‘Qué razón tienes en pensar en los que faltan’; y le digo al ‘anticapi’: ‘Fuisteis los únicos que jamás os olvidasteis de que además de partido, hay que ser movimiento».

Tras estas alabanzas iniciales, el actual secretario general de Podemos vuelve a defender su propuesta para la organización de la Asamblea Ciudadana.  Así, Iglesias vuelve a insistir en que «no puede haber ningún debate sobre personas que no este asociado a los debates y proyectos que defienden esas personas», y vuelve a apelar a los movimientos sociales y a la relación con Izquierda Unida, uno de los asuntos que más distanciaron a los considerados pablistas y errejonistas.

Un Podemos que camine codo con codo con amigos de otras formaciones», defiende Iglesias

«Quiero un Podemos con identidad propia pero que siga caminando codo con codo con amigos de otras formaciones», señala Iglesias, que lanza varias ideas sobre su idea de partido. En este punto, se refiere también a otro de los debates que más han distanciado al líder de su número dos: la disyuntiva entre calle e instituciones; tanto uno como otro han defendido que estos dos extremos no son incompatibles, pero Iglesias sí marca la diferencia en su vídeo, dándole más énfasis al movimiento social. «Quiero un Podemos que trabaje en las instituciones pero también en las movimientos sindicales», aseguraba.

Entre quienes se han pronunciado a favor de Pablo Iglesias están, entre otros, el secretario general de Podemos Madrid, Ramón Espinar, el secretario de organización del partido, Pablo Echenique; su jefa de gabinete, la diputada Irene Montero; o la secretaria de Análisis Político y Social, Carolina Bescansa.

Los anticapitalistas proponen una votación para unir Podemos

La corriente anticapitalista de Podemos ha puesto hoy sobre la mesa una propuesta sobre el método de votación para la próxima Asamblea Ciudadana Estatal con la que busca un «consenso amplio», ya que cree que puede ser aceptada por todas las partes y permitir el debate político sin enquistarse en las normas.

La propuesta parte de la iniciativa «Podemos en movimiento» puesta en marcha por los anticapitalistas, y suscrita por sus más conocidos representantes como el eurodiputado Miguel Urban, la secretaria general en Andalucía, Teresa Rodríguez, y la diputada de la Asamblea de Madrid Beatriz Gimeno.

La propuesta parte de la iniciativa «Podemos en movimiento» puesta en marcha por los anticapitalistas

En pleno pulso entre el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y su número dos, Íñigo Errejón, sobre cómo debe organizarse el debate y las votaciones de la Asamblea Ciudadana, los anticapitalistas intentan dar protagonismo al debate político sin «maniqueismos» ni «caricaturas» de las diferencias. El sistema que proponen coincide con el planteamiento de Pablo Iglesias de conformar «listas con proyectos políticos vinculados», pero pide separar las votaciones de los documentos organizativos y éticos, que se elegirían en una primera fase antes de la presentación de las propuestas políticas y las candidaturas a la dirección.

Asimismo, mantiene el principio de listas abiertas y desbloqueadas, introduce mecanismos de proporcionalidad para garantizar el «respeto de las minorías» y la corrección de género para asegurar que habrá al menos un 50 por ciento de mujeres. Según ha manifestado Urbán, buscan «un consenso amplio en Podemos» y se marcan como prioridades la «pluralidad y representatividad en los nuevos órganos», coherencia entre la dirección electa y la política, un modelo organizativo y ético construido en común y una apuesta por la descentralización.

Asimismo, abogan por que la Asamblea Ciudadana que se celebrará el segundo fin de semana de febrero «mire hacia fuera», y por que de ella salga «un compromiso radical con la igualdad y el feminismo». «El objetivo es evitar que nos enquistemos en las normas y poder avanzar hacia el debate político», ha continuado Urban, quien cree que Podemos debe afrontar este proceso «desde el compañerismo, la claridad y la sana confrontación de proyectos, sin maniqueismos ni caricaturas de las posiciones diferentes».