El PSOE ya no puede negar que negocia en secreto con el PP. Hasta la secretaria general del PSOE vasco, Idoia Mendía, se ha quejado este martes de enterarse «por la prensa» de las decisiones del partido. A los acuerdos para aprobar el techo de gasto, base de los Presupuestos Generales del Estado de 2017 que Mariano Rajoy necesita para gobernar, se suma ahora una iniciativa contra la pobreza energética.

El grupo socialista ha anunciado este martes un principio de acuerdo que se cerrará este miércoles en una reunión del portavoz del PSOE, Antonio Hernando, con el ministro de Energía, Álvaro Nadal, en el Congreso de los Diputados. El objetivo es establecer una «tregua social» para prohibir por ley los cortes de luz a las familias más vulnerables.

El PSOE apoyará el Real Decreto del Gobierno a cambio de la protección a familias vulnerables

El Gobierno tiene previsto aprobar antes de fin de año un Real Decreto que regulará la financiación del bono social eléctrico. El PSOE apoyará ese decreto a cambio de que por ley se establezca la prohibición de interrumpir el suministro eléctrico a las familias en riesgo de exclusión social. Además, el PSOE propone que los consumidores más vulnerables tengan la electricidad a un precio acorde con sus ingresos y no en función del mercado.

Alianza parlamentaria

La potente imagen del portavoz socialista reunido con el ministro se producirá en un contexto de alianza política entre los dos grandes partidos, que el PSOE se niega a calificar como ‘gran coalición’. El propio presidente de la Gestora socialista, Javier Fernández, ha reconocido la sintonía entre ambos frente a los nuevos partidos que suponen un riesgo electoral para el bipartidismo.

«Hay cuestiones en las que estamos más cerca de un partido constitucionalista, como es el caso del PP, y además en asuntos que son cruciales para la democracia española, y hay otros, que tienen que ver fundamentalmente con lo social, en donde tenemos aproximaciones en las ideas con Podemos o con otras fuerzas de la izquierda», ha explicado Fernández en una entrevista en Onda Cero.

Contrapartidas para el PSOE

Todos estos acuerdos con el Gobierno tienen una contrapartida de imagen para el PSOE. Fuentes de la dirección del PP explican que el Gobierno permite a la Gestora que se «ponga medallas» sociales y «construya un relato» sobre su utilidad en la oposición que justifique la abstención en la investidura de Mariano Rajoy y la consecución de nuevos pactos.

Rajoy prefiere mantener la alianza con el PSOE a tener que buscar el apoyo de terceras fuerzas políticas para sacar adelante sus iniciativas con el apoyo de Ciudadanos, grupo con el que no alcanza la mayoría. El presidente del PP hace ver así al partido de Albert Rivera que no es imprescindible ni tiene la llave de la gobernabilidad del país.

PP y PSOE intentan dejar a Podemos y C’s en la irrelevancia

Por su parte, el PSOE de la Gestora justifica así su posición política e intenta marcar distancias con Podemos, que hasta ahora basa su oposición en gestos y la movilización en la calle. Los socialistas quieren proyectar así una imagen de utilidad pública gracias a medidas como la paralización de las reválidas de la Lomce, la subida del salario mínimo interprofesional y ahora la «tregua social» energética.

En este sentido, el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha admitido desconocer el acuerdo entre el Gobierno y el PSOE. El partido de Albert Rivera firmó un acuerdo de investidura con el PP que está siendo soslayado por la alianza con los socialistas.

Por su parte, el portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, ha lamentado la falta de ambición del acuerdo y ha defendido ir más allá de «treguas» porque «las eléctricas nos deben 3.500 millones de euros». «Es una reforma que llega tarde y mal», ha protestado, antes de abogar por «poner fin a los abusos tarifarios» y realizar una «auditoría de costes y transmisión  de la elctricidad».