El Consejo Ciudadano de Podemos Madrid ha decidido este viernes la destitución del José Manuel López como portavoz de la Asamblea de Madrid. La decisión ha sido tomada en la reunión en la que se han aprobado los cambios en el consejo tras la llegada a la secretaría regional de Ramón Espinar. Su sustituta será Lorena Ruiz-Huerta. Fuentes del consejo aseguran que «no se trata de un castigo», sino que es una «decisión normal» tras los cambios a raíz del proceso electoral en el que el candidato oficialista se impuso a Rita Maestre.  En total, Espinar obtuvo 13.686 apoyos con su candidatura, Juntas Podemos, que ya fue avalada por Iglesias en sus comienzos y donde se integraron los anticapitalistas y los oficialistas.

Esta decisión no ha sido bien recibida entre el sector errejonista y ha sido el secretario político uno de los primeros en manifestarse al respecto: «Éste no es el camino», ha señalado en su cuenta de Twitter. También el diputado por Sevilla Sergio Pascual ha mostrado su descontento y ha tachado este gesto de «golpe de autoridad», además de recordar que este cese «recuerda a formas de hacer política con mucha naftalina». Pascual ha querido mostrar su apoyo al ya ex portavoz, al que ha calificado como dialogante «hasta la extenuación» y preocupado por buscar soluciones.

«Yo me presenté en otra lista. Para generar pluralidad. No tiene la lógica con respecto a lo que estuvimos diciendo ayer respecto a la unidad. Es todo lo contrario», ha declarado el «errejonista» López, visiblemente contrariado en declaraciones a La Sexta. «Voy a pelear muy fuerte por el Podemos en que yo creo», ha añadido para concluir que seguirá trabajando dentro de la formación. Ha defendido el trabajo realizado desde 2015, que «no se ha visto cuestionado en ningún momento» y ha lamentado que, tras ser elegido consejero el pasado mes de diciembre, ha sido destituido «por haber apoyado una lista al Consejo Ciudadano Autonómico diferente a la ganadora, pero que obtuvo un apoyo nada desdeñable».

La destitución culmina el proceso de depuración en Madrid de los partidarios del número dos de la formación, que ayer perdió por ecaso margen la votación previa al congreso de Vistalegre. El pasado 16 de diciembre, varios dirigentes de Podemos en la ciudad de Madrid afines a Errejón denunciaron su expulsión de la dirección de Ahora Madrid por decisión de Jesús Montero, pablista y secretario general del partido morado en la capital. Horas después de estas destituciones, un trabajador del partido a nivel estatal fue despedido por diferencias políticas.

Desde la llegada de Espinar a la secretaria regional, quedó pendiendo de un hilo la continuidad de López como portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid. Los ganadores apuntaron “la necesidad de una renovación” en las responsabilidades del Grupo con el fin de “que se adecúe a la línea política que se votó”. Este órgano ya aprobó previamente “un reglamento más ágil que facilite el trabajo en el Grupo Parlamentario”. Mientras el oficialismo tiene una amplia mayoría en el Consejo -el 80% de los representantes-, en el grupo parlamentario tiene una mayoría pero más ajustada. Según el nuevo texto, la elección del portavoz no necesita ya de dos tercios del grupo para resultar elegido, sino que basta con una mayoría simple, lo que permitiría sustituir sin grandes esfuerzos a López, que participó en la candidatura de Rita.

Una anticapitalista en lugar de López

Lorena Ruiz-Huerta, sustituta de López, era uno de los miembros de ‘Juntas Podemos’, la candidatura que selló la alianza de Espinar con los anticapitalistas del partido. Licenciada en Derecho en la Universidad Carlos III y con un diploma de Estudios Avanzados (DEA) en Derecho Público del Estado, Ruiz-Huerta ha ejercido como abogada especializada en derecho penal y de familia desde 2005.

Fue presidenta de la Asociación libre de abogados de 2011 a 2013 y candidata a las elecciones del Colegio de Abogados de Madrid en 2012.

También ha trabajado como profesora asociada del área de Derecho Penal de la Universidad Carlos III de Madrid y del máster de acceso a la Abogacía de la Universidad Autónoma de Madrid.

Abandonó su labor docente para dedicarse de forma exclusiva a su faceta de parlamentaria, tras las elecciones regionales de mayo de 2015. De trato afable, asegura que su interés por la política le viene de lejos, aunque su primera experiencia en un partido fue en Podemos.

Anteriormente, como activista, destaca su participación en ‘No Somos Delito’, la plataforma contra la reforma del Código Penal, la Ley de seguridad ciudadana y la Ley de seguridad privada.

Su tío Alejandro Ruiz-Huerta es el único superviviente de la matanza de los abogados de Atocha de 1977, un hecho que influyó en la vocación de la diputada, que entonces era sólo un bebé.

En la Asamblea de Madrid, Ruiz-Huerta era hasta ahora portavoz adjunta del grupo parlamentario de Podemos.