En la carrera hacia las primarias del PSOE, los aspirantes mantienen dos agendas: una pública, centrada en los medios de comunicación, y una privada, que busca apoyos orgánicos y de sectores decisivos como el mundo de la cultura y la economía. Susana Díaz lleva más de dos años cultivando la segunda, mientras que Pedro Sánchez nunca la tuvo en cuenta. El tercero en liza, Patxi López, el único que ha anunciado formalmente su candidatura, comienza a combinar ambas.

El ex lehendakari está celebrando una ronda de encuentros privados con grupos reducidos de militantes. El objetivo es escucharles, permitir que se «desahoguen» sin tapujos y tomarle el pulso a las bases. Ya ha cerrado dos agrupaciones socialistas del norte en este tipo de reuniones y su equipo está muy satisfecho con el formato. La ausencia de medios de comunicación permite un debate sincero en el que están saliendo a la luz todos los traumas del Partido Socialista.

El ‘ex lehendakari’ conoce de primera mano las quejas de militantes y concejales

Además de con militantes, López se está reuniendo con pequeños grupos de concejales y cuadros medios del partido en los territorios. El fin es el mismo: «escuchar a la militancia», uno de los lemas de Pedro Sánchez. De esta manera, el equipo del diputado vasco intenta tomar ventaja sobre el ex secretario general en su terrerno: las bases.  Tras hacerse con el apoyo de los barones socialistas críticos con la Gestora, Patxi López se lanza así a intentar conquistar a la militancia.

El último bastión que le quedaba al ex secretario general en Madrid, Manuel Robles, alcalde de Fuenlabrada, también respalda a Patxi López, junto a la secretaria general de la federación madrileña. Ambos le arroparán en un acto este viernes en el centro Tomás y Valiente de la localidad.

Los reproches de Pedro Sánchez

El equipo de López defiende que es un acierto lanzar su candidatura antes que el resto de aspirantes, ya que puede formular sus propuestas mientras el resto se enzarzan en cábalas y quinielas sobre su participación en las primarias. No obstante, las quejas y reproches lanzados por el ex secretario general por lo que considera una «traición» han sentado muy mal entre sus antiguos hombres de confianza, que no dejan de destacar que se «han dejado la vida» en la Ejecutiva de Sánchez.

Su candidatura se completará con cinco conferencias que se celebrarán en lugares simbólicos y con personas «con mensaje». En ellas, López presentará su modelo de partido; su propuesta económica; su apuesta por los derechos y libertades; su idea de Europa y el modelo territorial que propugnará para España.

Susana Díaz pinchó en Castilla y León, pero volvió satisfecha

Por su parte, Susana Díaz también ha iniciado su «testeo» sobre su popularidad entre la militancia fuera de Andalucía. Su primer fin de semana en Castilla y León ha estado repleto de encuentros con militantes, concejales y cuadros medios, en los que ha podido recibir su opinión sobre la situación del PSOE. La presidenta andaluza volvió a Sevilla satisfecha con los resultados, a pesar de que son mucho más pobres de los que logra en cualquier acto de Despeñaperros para abajo.

Este sábado participará junto a Elena Valenciano en la conmemoración del 130 aniversario de la agrupación socialista de Alcalá de los Gazules, donde es posible que coincida con Alfredo Pérez Rubalcaba, que ofrece una conferencia en el mismo foro el viernes por la tarde.

Ese mismo sábado, y a la misma hora, las 12,30, Pedro Sánchez reaparecerá en Sevilla. Tras meses de dudas y titubeos sobre su futuro, el ex secretario general quiere volver a sentir el apoyo de la militancia, prácticamente el único que le queda para dar la batalla. Tras el abandono de sus apoyos orgánicos, Sánchez acudirá a la agrupación de Dos Hermanas para «dar la voz a los que no la tienen», los militantes, cuya participación en la vida del PSOE se ha convertido en el leit motiv de su proyecto.