La renovación del Documento Nacional de Identidad (DNI) acumula esperas de más de dos meses en una docena de provincias españolas debido a la falta de personal, lo que ha llevado al Ministerio del Interior a estudiar otras opciones como ofrecer la posibilidad de que se pueda realizar este trámite seis meses antes -frente a los tres de ahora- de que venza la caducidad. Ello permitiría repartir más la demanda y recortar los plazos.

A finales del pasado mes de octubre, la Dirección General de la Policía ofreció la realización de horas extraordinarias de forma voluntaria a agentes y funcionarios de los cuerpos generales para tratar de desatascar el servicio de expedición del DNI, dado el notable incremento constatado en la renovación de documentos. La previsión para este año es de 618.816 documentos -a una media de unos 2.000 al día- y de 1.239.108 en 2018, lo que alargaría el plazo desde que el ciudadano pide cita hasta que se produce la renovación si no se adoptan ya medidas.

Según ha denunciado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Interior ha eliminado a principios de año la posibilidad de realizar horas extra en determinados centros durante el horario de tarde, lo que ha obligado a anular citas para renovar el DNI en marzo en comisarías de toda España.

En 2017 se tienen que renovar casi 618.900 documentos, a una media de 2.000 al día

Igualmente, la Policía solicitó a la Dirección General de la Función Pública -dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública- que autorizara la incorporación de 504 funcionarios de cuerpos generales, de los que -según CSIF- tan sólo una quinta parte terminó reforzando el servicio.

La renovación del DNI supone una larga odisea en muchas provincias de España, con esperas que llegan a alcanzar los 64 días. Era frecuente que se registraran picos de demanda en verano por la mayor disponibilidad de tiempo, pero desde hace meses la situación se prolonga debido a la falta de funcionarios -no se han cubierto 654 plazas debido a la congelación de la tasa de reposición como consecuencia de la crisis económica- y al incremento de las renovaciones.

Así, un ciudadano de la Comunidad de Madrid que pretenda renovar su documento tiene que esperar, como mínimo, dos meses. La primera comisaría que ofrece citas para este trámite es la de Madrid-Usera-Villaverde y lo hace para el 28 de marzo. En otras 17 comisarías de la Comunidad, la fecha más cercana es el 31 de marzo.

La situación es peor aún en la periferia: Alcobendas, Alcorcón, Collado Villalba, Fuenlabrada, Getafe, Majadahonda, Móstoles, Parla, Pozuelo, Rivas Vaciamadrid y las comisarías de San Blas y Chamartín, en la capital, directamente no permiten obtener cita previa, como puede comprobarse en la aplicación de cita previa de la Policía.

En diez provincias, la espera máxima para renovar el DNI se alarga hasta los 64 días

El atasco en Madrid no tiene rival en el resto de España. En ninguna otra provincia hay comisarías saturadas hasta el punto de no ofrecer citas, aunque los tiempos máximos de espera sí se igualan en algunas regiones. En Barcelona, Vizcaya, Tarragona, Burgos, Murcia, Sevilla, Cádiz y Santa Cruz de Tenerife, al igual que en Madrid, algunas comisarías ofrecen cita previa con esperas de hasta 64 días.

Un día menos hay que esperar, como tiempo máximo, en A Coruña y Badajoz, y cuatro días menos en Guipúzcoa. En esas 12 provincias, el tiempo de demora para renovar el DNI supera igualmente los dos meses.

En Barcelona, la situación de atasco también es generalizada: salvo en la comisaría de Igualada, situada a más de 70 kilómetros de la Ciudad Condal, es imposible renovar el DNI durante el mes de febrero. Tampoco hay citas disponibles para el próximo mes ni en Cuenca, ni en Ávila, ni en Burgos, ni en Salamanca, ni en Segovia, ni en Cáceres, ni en Lugo, ni en La Rioja, ni en Guipúzcoa.

Orense, Zamora, Huesca, Guadalajara, Huelva y Málaga, donde se hace el trámite en menos tiempo

En el otro extremo se encuentra Valencia, en cuya capital, así como en las comisarías de Torrent, Quart de Poblet y Sagunto, es posible conseguir cita este mismo lunes. El milagro de la inmediatez también sucede en Motril (Granada), Oviedo, Hellín (Albacete), Astorga (León), Zamora y Orense. De hecho, hay seis provincias en las que la rapidez es la norma: en Orense, Zamora, Guadalajara, Huesca, Huelva y Málaga el tiempo máximo de espera no supera la semana.

Aquellos que se vean en una urgencia, por motivos de viaje, oficiales o de trabajo, deberían desplazarse allí, porque pueden hacerlo: el DNI es renovable en cualquier comisaría del territorio nacional, solicitando antes la cita previa a través del portal telemático dedicado a tal efecto.

La tasa para la expedición del DNI está fijada en 10,60 euros si se trata de una renovación por caducidad, extravío, sustracción, anticipo o deterioro, mientras que en el caso del pasaporte es de 26,02 euros. En ambos casos, está exento de pagar el solicitante que acredite que forma parte de una familia numerosa.