El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha clausurado la IV Asamblea General de Ciudadanos, que dio comienzo ayer y en la que se ha definido una nueva estrategia política para los próximos años, presentando a su formación como nuevo partido de centro «después de 30 años». Entre aplausos, Rivera se ha comprometido, como hizo en su día Pedro Sánchez, a «patearse hasta el último pueblo de España para conocer los problemas de la gente».

Rivera se ha referido a algunas de las propuestas aprobadas en la asamblea, como la entrada en los gobiernos a partir de 2019. A este respecto, ha señalado que «sólo falta dirimir si encabezándolos o en coalición». También ha valorado el giro ideológido de la formación con su nuevo cambio de definición, en el que ha eliminado el término socialdemocracia, argumentando que «los liberales defendemos la libertad y los progresistas defendemos la igualdad, y queremos equilibrar esos valores».

El presidente del partido ha sacado pecho por la unidad de su formación y ha rechazado los últimos enfrentamientos internos de otras formaciones, refiriéndose a Podemos. Ciudadanos, ha señalado, quiere ser «el estandarte de la democracia, de la unión y de la libertad».

Ciudadanos en Europa

La clausura de esta primera Asamblea general desde la expansión de Ciudadanos ha contado con la presencia del presidente del grupo de los Liberales Europeos (Alde), Guy Verhofstadt, al que pertenece Ciudadanos en el Parlamento Europeo. En su intervención ha señalado al partido naranja como ejemplo a seguir por los países europeos, que cuentan con partidos “centristas y liberales dispuestos a contraatacar”. Según Verhofstadt, existe un movimiento proeuropeo que está creciendo del que Ciudadanos podría ser un pilar fundamental.

A este último acto también han acudido representantes de otros partidos como el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, y el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez Maíllo, así como el socialista Ricardo Cortés, responsable de Política Exterior y Unión Europea de la Gestora del PSOE. No ha acudido ninguno de los miembros de Podemos, pese a haber sido invitados.

Antes de la clausura, Rivera ha mantenido unas palabras con el padre del opositor venezolano Leopoldo López, que ha acudido como invitado, como también el ex preso político Gabo San Miguel, miembros de la disidencia cubana y opositores al régimen de Obiang Ngema en Guinea Ecuatorial.