El portavoz parlamentario de Podemos y secretario político de esta formación, Íñigo Errejón, sabe que su posible derrota en Vistalegre II puede marcar el principio del fin de su actual posición en el partido que ayudó a fundar hace tres años. Y se prepara para lo peor. Tras trascender que Pablo Iglesias lo quiere mandar a la política madrileña para intentar desactivarle, es consciente de que la portavocía parlamentaria tiene los días contados y ya se ha adelantado a la eventualidad de que le releven de dicha responsabilidad. Si no tiene «autonomía» en el Congreso, «lo deja», aseguran fuentes del entorno del adversario de Iglesias.

«Si se ve atado de manos para diseñar estrategias parlamentarias, para dialogar, para cerrar acuerdos no tendría sentido su continuidad», agregan los medios consultados por El Independiente. Trata de este modo de adelantarse a los acontecimientos, de irse antes de que le echen, porque la presión de los «conspiradores» a los que se refería el ex líder de Podemos en Madrid, Luis Alegre, puede tornarse insoportable.

Si Errejón gana Vistalegre II también tendría que dejar la portavocía para coger las riendas de Podemos

Se trata de la portavoz adjunta y jefa de gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero; de Rafa Mayoral, diputado y secretario de Relaciones con la Sociedad Civil; y el también parlamentario y secretario general adjunto del Grupo, Juanma del Olmo. Todos ellos colocados en puestos muy destacados del Congreso.

Lo cierto es que no corresponde a los portavoces parlamentarios diseñar estrategias sino actuar a modo de «correa de transmisión» de sus respectivos partidos. El llamamiento a la «autonomía» que hace Errejón parece un empeño condenado a la melancolía, cuando todo apunta a que si pierde su pulso con Iglesias, será cuestión de tiempo que deje ese cargo. Si gana, también se verá impelido a hacerlo, puesto que le tocaría hacerse con las riendas de Podemos, aunque, en puridad, Errejón no presenta su candidatura a la Secretaría General sino una lista para el Consejo Ciudadano acompañado de sus propios documentos políticos.

La «errejonista» Rita Maestre y el «anticapitalista» Miguel Urbán avisan a Iglesias que los candidatos se deciden en primarias

Pablo Iglesias ha admitido este martes en el programa Espejo Público de Antena3 que ha hablado «muchas veces» con Errejón sobre la posibilidad de enviarle de candidato a la alcaldía de Madrid. , Ofrecimiento que éste ha rechazado, pues no quiere verse desalojado de la primera línea política y porque, según han recordado otros dirigentes de Podemos como la «errejonista» Rita Maestre o el «anticapitalista» Miguel Urbán, eso no lo decide Iglesias sino que se vota en primarias entre los aspirantes.
Maestre ha señalado a Mañanas de Cuatro que «tanto esta dinámica de filtraciones, como las manifestaciones públicas, como la campaña del día de Nochebuena, indican que hay un cierto entorno alrededor de Pablo que lo que pretende es apartar no solo a Errejón sino a una posición política fundamental en Podemos».