El ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional Eugenio Pino ha reconocido que en el Ministerio del Interior se grababa «todo» para que constara «la postura de cada cual» y que las filtraciones de las grabaciones que mantuvo el ex ministro con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, se filtraron para «perjudicar a Fernández Díaz».

Así se manifiesta Pino en una entrevista que publica este miércoles El Mundo y en la que implícitamente avala la investigación de El Independiente, que viene publicando que el ex titular de Interior autorizó que se grabaran sus encuentros en el despacho oficial y que el ex número dos de la Policía fue quien ordenó a un subordinado que proporcionara la minigrabadora con la que se registraron los encuentros entre Fernández Díaz y Daniel de Alfonso en vísperas de la consulta soberanista del 9-N.

«En Interior hay salas donde se graba todo para que conste la postura de cada cual. Ahí el problema es el custodio. Se filtró para perjudicar a Fernández Díaz», declara Eugenio Pino, que señala sin citarlo al comisario Marcelino Martín-Blas como responsable de la filtración de las cintas al diario Público en la recta final de la campaña de las elecciones generales del pasado 26-J. Parafraseándolo, el «custodio» que traicionó al ministro sería ese mando policial, al frente de la comisión que por orden del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid lleva a cabo la investigación del pequeño Nicolás desde abril de 2015.

El ex DAO mantiene un abierto enfrentamiento con Martín-Blas, al que destituyó como jefe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía en marzo de 2015 y del que ha pedido sin éxito que sea apartado de la comisión judicial que investiga el caso del pequeño Nicolás en un escrito que envió al juez que instruye la causa el pasado mes de septiembre.

Cambio de discurso

Las declaraciones de Eugenio Pino son muy relevantes, por cuanto admite abiertamente que era Interior quien grababa las conversaciones -él fue precisamente la persona que convenció a Fernández Díaz de que había que grabar a De Alfonso por si éste se desdecía de lo que le contaba en privado sobre posibles casos de corrupción que afectaban a familiares de políticos independentistas catalanes- y porque da a entender quién fue el responsable de la filtración: el comisario Martín-Blas, en línea con lo que hoy publica El Independiente.

Forzado por las revelaciones de este periódico, un representante de la antigua cúpula de Interior ofrece un cambio de discurso y por primera vez se reconoce que las grabaciones se promovieron desde el Ministerio, lo que explica que ni se haya investigado a fondo este escándalo y que el ex ministro no interpusiera una querella por descubrimiento y revelación de secretos. La incógnita es qué otras conversaciones se grabaron que no se han aireado y dónde se encuentran las cintas, puesto que el ministro actual -Juan Ignacio Zoido- ha admitido que no están ya en el Ministerio las correspondientes a las conversaciones de Fernández Díaz con De Alfonso.

El pasado domingo, El Mundo publicó una entrevista con ex titular de Interior y éste aseguró saber quién le había grabado las conversaciones con el entonces director de la Oficina Antifraude de Cataluña. «Por supuesto», contestó tajante, al tiempo que eludió «hablar del tema».