Los tres meses de plazo para tramitar los puntos clave del acuerdo entre PP y Ciudadanos llega este martes a su fin con una reunión entre portavoces de ambos partidos para tratar tres de las seis condiciones que conformaban ese acuerdo. Mientras Ciudadanos acude con la conciencia tranquila porque, según ellos, ya han cumplido con su parte del acuerdo, existe cierta desconfianza a que el PP lo haga. El coordinador general, Fernando Martínez Maillo, ya avanzó el lunes las dificultades de llevar a cabo lo pactado, aunque este martes ha insistido en que «la voluntad es cumplirlo».

En la reunión de este martes se tratarán algunas de las cuestiones que el coordinador general del PP ve más difícil de cumplir como son el fin de los aforamientos ligados a cargos públicos y la limitación de mandatos al presidente del Gobierno. Éstos, ha precisado, requieren de una reforma constitucional y, por tanto, de la intervención de otros actores políticos. «No es que no queramos cumplir, es que ponemos sobre la mesa las dificultades», ha subrayado Maillo en una entrevista en RNE.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, se ha mostrado más rotundo y ha advertido de que, en estos momentos, su partido no puede aceptar una reforma constitucional que pueda conllevar la celebración de un referéndum, por el temor de que los independentistas catalanes lo quieran utilizar para hacer un plebiscito contra la Constitución. Por eso ha señalado que su partido sólo está dispuesto a aceptar esta reforma si Ciudadanos consigue la firma de 316 diputados comprometiéndose a no apoyar la celebración de una consulta.

Comisión Bárcenas

Otro de los aspectos que Ciudadanos pondrá sobre la mesa es la apertura de una comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular del PP -denominada Comisión Bárcenas-, una iniciativa que la formación naranja pretende llevar al Congreso de forma conjunta con los populares, aunque son conscientes de su dificultad. «El PP arrastra los pies. Es un partido al que le cuestan mucho los cambios», ha señalado Rivera a su llegada al Mobile World Congress de Barcelona.

El presidente de Ciudadanos está convencido de que esta iniciativa se llevará a cabo «con o sin el PP» ya que, si rechazan este punto, su formación estudiará buscar alianzas con otros partidos o incluso sumarse a la comisión de investigación propuesta por el PSOE sobre este asunto. «Si el PP no cumple, ya lo decíamos, que no tienen remedio, pero no tiene mayoría absoluta y se va a hacer con ellos o sin ellos», ha advertido Rivera.

El pacto no se cumple

A las tres cuestiones que tratarán esta tarde ambos partidos hay que sumar otras tres que debían ponerse en marcha en los tres primeros meses de legislatura. Una de ellas es la referente a la salida de los imputados por corrupción política, un aspecto que no es está cumpliendo. En cuanto a la reforma de la Ley Electoral, la formación de Albert Rivera pedía incrementar la proporcionalidad; listas desbloqueadas y desaparición del voto rogado. Para cumplir este punto ya se ha creado una subcomisión en el Congreso que, según Rivera, apoyarán PP y PSOE. De los seis puntos, el único que a día de hoy se cumple es la eliminación de los indultos a condenados por corrupción política.